¿Los genes de la soledad? Un estudio de asociación a lo largo del genoma identifica la soledad como rasgo genético

Sandra Sánchez Roige,

Department of Psychiatry, UC San Diego

 

Genes de la soledad. El sentimiento de soledad es un rasgo hereditario. No obstante ningún gen único es responsable del mismo. Imagen: Dan Musat.

El sentimiento de soledad es un rasgo hereditario. No obstante ningún gen único es responsable del mismo. Imagen: Dan Musat.

Un estudio de asociación del genoma completo en la universidad de UC San Diego identifica la soledad como un rasgo hereditario, asociado con el neuroticismo y síntomas depresivos, pero ningún gen único (sino una constelación de variantes genéticas comunes de contribución pequeña) es responsable de dicha asociación.

La soledad es un rasgo que disminuye la salud física y mental, capaz de predecir muerte prematura de forma más precisa que la obesidad. Para identificar individuos con mayor riesgo a sentirse solos, nuestro grupo de investigadores, liderado por Dr. Abraham Palmer (profesor de psiquiatría de UC San Diego, y  vicepresidente de Investigación Básica), realizamos el primer estudio de asociación del genoma completo (GWAS, Genome-Wide Association Study) de la soledad – un rasgo que se mantiene estable a lo largo de la vida. Descubrimos que el riesgo a sentirse solo tiene base genética, aunque el ambiente juega un papel incluso más importante. Nuestro estudio de más de 10,000 individuos, publicado en Neuropsychopharmacology, reveló que el riesgo genético a sentirse solo también está relacionado con otros rasgos de personalidad, como el neuroticismo, y síntomas depresivos.

De la misma forma que el dolor físico nos alerta sobre un posible daño y promueve a que nos cuidemos físicamente, sentirse solo (la discrepancia entre las relaciones que mantiene un individuo, y aquellas que le gustaría mantener) forma parte de un sistema biológico de alerta, que ha evolucionado para alertarnos de posibles amenazas o daños hacia nuestro ‘cuerpo social’.

No todo el mundo percibe la soledad de la misma forma. Para dos personas con el mismo número de amistades y familiares, uno puede percibir su estructura social de forma satisfactoria, pero el otro no. Cuando identificamos ‘predisposición genética a sentirse solo’, queremos saber por qué, a nivel genético, una persona tiene mayor susceptibilidad a sentirse sola en comparación a otras, incluso ante una misma situación.

Que la soledad tiene bases genéticas se descubrió previamente mediante estudios de gemelos, así como otros estudios incluyendo gente de varias edades (niños, adultos): la soledad tiene entre 37-55% de base genética. Previos estudios intentaron identificar la contribución de genes específicos que contribuyen a la soledad, centrándose en genes relacionados con neurotransmisores como la dopamina, serotonina, u otros sistemas celulares relacionados con el apego, como la oxitocina. Sin embargo, el número de participantes incluidos en dichos estudios es limitado, y eso disminuye el poder de detectar asociaciones de forma robusta.

Nosotros usamos una mayor muestra de gente: recolectamos información genética y de salud de 10,760 individuos de edad mayor (50 años o más), participantes del estudio de Health and Retirement Study, un estudio longitudinal patrocinado por the National Institute on Aging (National Institutes of Health). Los participantes respondieron a tres preguntas, validadas para medir el nivel de soledad. La escala no usa el término ‘soledad’, ya que mucha gente se muestra reticente a indicar que se sienten solos, sino que las preguntas fueron:

  • ¿Con qué frecuencia se siente desesperadamente necesitado de compañía?
  • ¿Con qué frecuencia se siente ignorado y excluido por los demás?
  • ¿Con qué frecuencia siente aislado de los demas?

En nuestro estudio controlamos por el género, edad y estado civil de los participantes, ya que la gente casada tiende a sentirse menos sola. Los resultados fueron los siguientes: soledad, o la tendencia a sentirse solo a lo largo de la vida (más allá de una circunstancia temporal), es un rasgo moderadamente hereditario. Variantes comunes genéticas son capaces de explicar entre 17 y 27% de la soledad. Esta cifra es menor que estimaciones previas (37 to 55%). Uno de los factores por los que la contribución genética a sentirse solo es menor en nuestro estudio puede ser debido al método que utilizamos: nuestro método (‘chip-heritability’) sólo incluye variaciones genéticas comunes, pero no es capaz de capturar variantes genéticas no comunes (o de menor frecuencia en la población).

También encontramos una asociación genética entre soledad y neuroticismo (tendencia a tener un estado emocional negativo) y síntomas depresivos. Menor evidencia sugirió una asociación entre las bases genéticas de soledad y condiciones psiquiátricas como la esquizofrenia, trastorno bipolar y depresión mayor. No encontramos ningún gen candidato relacionado con la soledad, como previamente se había sugerido para genes que regulan dopamina u oxitocina.

De todas formas, nuestros resultados pueden diferir de previos estudios sobre la genética de la soledad, parcialmente porque nos centramos exclusivamente en gente mayor de los estados unidos, mientras que otros grupos de investigación se han centrado en jóvenes adultos europeos.

Nuestro próximo trabajo está en encontrar un predictor genético (una específica contribución genética) que nos permita obtener más información sobre los mecanismos moleculares que regulan la soledad.

Entre los coautores de este estudio se incluyen: Jianjun Gao, University of Chicago and UC San Diego; Lea K. Davis, Vanderbilt University; Amy B. Hart, Janssen R&D; Sandra Sanchez-Roige, UC San Diego; Lide Han, and John T. Cacioppo, University of Chicago. Este estudio está parcialmente patrocinado por the National Institutes of Health (becas R37-AG033590 y KL2TR000431).

Referencia: Gao J, et al. Genome-Wide Association Study of Loneliness Demonstrates a Role for Common Variation. Neuropsychopharmacology. 2016 Sep 15. doi: 10.1038/npp.2016.197.

 

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

2 Responses

  1. Asunción dice:

    Me ha parecido de gran interes
    Este estudio.

  2. Asunción dice:

    Me ha parecido muy interesante este articulo.

Deja un comentario