Campus

Convirtiendo células de la piel en plaquetas

 

Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMR[B])

 

Buenas noticias en biomedicina se publican hoy en la prestigiosa revista científica Cell Reports. Un estudio muestra que es posible convertir células de la piel en megacariocitos con las mismas funciones que los que se encuentran en el cuerpo humano, capaces de producir plaquetas, los tipos celulares responsables de la coagulación normal de la sangre. Esta conversión fue inducida mediante un cóctel de 6 factores y en sólo 2 semanas. Las células generadas en este proceso fueron exitosamente transplantadas en ratones, dando lugar a plaquetas normales dentro de los organismos de los animales. Además, los investigadores combinaron este protocolo con la terapia génica en células de la piel de pacientes con reducido nombre de plaquetas y mostraron que plaquetas sanas pueden ser generadas en el laboratorio. Este trabajo, liderado por Ángel Raya (Profesor de Investigación ICREA en el CMR[B] y miembro de CIBER-BBN), abre nuevos caminos para la producción de células con un beneficio potencial para los pacientes de una manera rápida y eficaz.

Actualmente, las fuentes de plaquetas para la transfusión son insuficientes y pueden estar asociadas con riesgo de rechazo inmunológico e infecciones sanguíneas. Buscando una alternativa a las transfusiones convencionales, los autores usaron una tecnología recientemente desarrollada en colaboración con investigadores de la Universidad de Lund en Suecia (publicado hace 3 meses, también en Cell Reports) para generar glóbulos rojos. En el estudio publicado hoy, los investigadores del CMR[B] llevaron esta tecnología más allá consiguiendo producir megacariocitos que pueden ser usados en el laboratorio para producir plaquetas. Por otro lado, los megacariocitos producidos de esta manera pueden ser trasplantados en animales, donde se injertan y se diferencian dando lugar a plaquetas funcionales que circulan en la sangre de los ratones juntamente con las suyas propias.

Imagen microscópica con contraste de fases de un megacariocito transdiferenciado a partir de células de la piel. El megacariocito fue capturado en un estadio muy maduro, mostrando las típicas proyecciones largas y finas (protoplaquetas) desde donde las plaquetas son liberadas. Imagen cortesía del CMR[B].

Imagen microscópica con contraste de fases de un megacariocito transdiferenciado a partir de células de la piel. El megacariocito fue capturado en un estadio muy maduro, mostrando las típicas proyecciones largas y finas (protoplaquetas) desde donde las plaquetas son liberadas. Imagen cortesía del CMR[B].

Con tal de probar la posible aplicación clínica de este protocolo de conversión, los autores recorrieron a un contexto en el que la generación de megacariocitos puede ser clínicamente relevante. La anemia de Fanconi es una enfermedad genética rara en la cual la mayoría de pacientes sufren una reducción severa en el número de plaquetas. En colaboración con el grupo de Juan Bueren del CIEMAT de Madrid, miembro del CIBERER y experto mundial en esta enfermedad, los investigadores usaron el nuevo método en células de la piel procedentes de pacientes con anemia de Fanconi. Después de la corrección genética de las células de los pacientes, el cóctel de 6 factores fue capaz de convertirlas en megacariocitos sanos, los cuales a su vez podían ser usados para producir plaquetas sanas en el laboratorio.

“Los resultados de nuestro estudio demuestran que se pueden obtener megacariocitos con potencial clínico mediante la transdiferenciación directa de muestras fácilmente accesibles como lo son las células de la piel, como alternativa a la generación de células madre pluripotentes inducidas (iPSC). Qué tecnología será finalmente utilizada en el entorno clínico (si es el caso) es difícil de prever, pero la transdiferencicación directa es sin duda más rápida, más económica y más eficiente. En cualquier caso, que podamos cambiar completamente la identidad de un fibroblasto y convertirlo en megacariocito con tan solo 6 factores es un fenómeno que aún no entendemos bien mecanísticamente, pero que es biológicamente asombroso”, destaca Ángel Raya.

Aunque este estudio es un gran paso adelante hacia la translación clínica de este tipo de tratamientos, aún hace falta mucha más investigación para constatar la seguridad y eficiencia para los pacientes.

Plaqueta producida en el laboratorio a partir de la transdiferenciación de células de la piel y visualizada usando microscopía electrónica. El tamaño, la forma y el contenido de estas plaquetas generadas en el laboratorio son remarcablemente similares a las de las plaquetas reales. Imagen cortesía del CMR[B].

Plaqueta producida en el laboratorio a partir de la transdiferenciación de células de la piel y visualizada usando microscopía electrónica. El tamaño, la forma y el contenido de estas plaquetas generadas en el laboratorio son remarcablemente similares a las de las plaquetas reales. Imagen cortesía del CMR[B].

“Este estudio es producto de un proyecto de colaboración intenso y fructífero entre numerosos grupos de investigación y representa haber subido un peldaño más hacia la generación de megacariocitos y plaquetas con aplicaciones clínicas directas. Los futuros estudios tendrían que permitir la mejora en la eficiencia y la seguridad de este sistema”, añade Julián Pulecio, primer autor de este estudio.

El CMR[B], un centro de referencia en España en células madre y medicina regenerativa

El Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMR[B]) es un centro de investigación creado en 2006 a través de un acuerdo entre el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya y el Instituto de Salud Carlos III (ISC III). La misión del CMR[B] es llevar a cabo investigación fundamental de excelencia para avanzar en la translación clínica de la medicina regenerativa. Desde el 2008, la Institución ha centrado sus esfuerzos en el campo de la reprogramación de células somáticas, convirtiéndose en un referente a nivel mundial para la generación de células iPS específicas de paciente para terapia celular y para el modelado de enfermedades.

Este estudio ha sido posible gracias al soporte parcial a Julián Pulecio por parte del programa Juan de la Cierva (MINECO) y del soporte adicional procedente de las subvenciones del MINECO (SAF2015-69706-R), de ISCIII/FEDER (Red de Terapia Celular – TerCel RD12/0019/0019 and RD12/0019/0023), de AGAUR (2014-SGR-1460) y de la Fundació La Marató de TV3 (201534-30).

portada_cmrb

Publicación de referencia:

Julián Pulecio, Oriol Alejo, Sandra Capellera-Garcia, Marianna Vitaloni, Paula Río, Eva Mejía, Ilaria Caserta, Juan A. Bueren, Johan Flygare, Ángel Raya (2016). Direct conversion of fibroblasts to megakaryocyte progenitors. Cell reports

Centros participantes:

Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMR[B]), Centro de Investigación Biomédica en Red. Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN), Lund Stem Cell Centre (Lund University, Suecia), Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CIBERER), Fundación Jiménez Díaz (UAM), Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (ICREA).

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal