Campus

Un nuevo modelo ortotópico permite descifrar los mecanismos moleculares asociados a la metástasis del sarcoma de Ewing

Laura Lagares-Tena, Santiago Rello-Varona y Oscar M Tirado

Sarcoma Research Group. IDIBELL (Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge), L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, Spain

 

El sarcoma de Ewing es el segundo cáncer óseo más común en niños y adolescentes. Imagen: Ed Uthman (CC BY 2.0, https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/).

El sarcoma de Ewing es el segundo cáncer óseo más común en niños y adolescentes. Imagen de una muestra patológica: Ed Uthman (CC BY 2.0, https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/).

El sarcoma de Ewing (SE) es el segundo cáncer óseo más común en niños y adolescentes. La tasa de supervivencia a cinco años se reduce drásticamente de un 60-70% de los pacientes con enfermedad localizada a un 20-45% en pacientes con enfermedad metastásica. Las células de SE presentan una translocación cromosómica característica que origina la fusión de dos genes. La más común es EWS/FLI1 (en el 85% de los casos) y actúa como factor de transcripción aberrante, promoviendo, a través de diferentes genes diana, la iniciación, mantenimiento y progresión tumoral.

Uno de estos genes diana es caveolina 1 (CAV1). En una publicación reciente en la revista Oncotarget, el Grupo de Investigación en Sarcomas del Institut d’Investigació Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), ha descrito cómo esta proteína promociona la capacidad metastásica del SE mediante la regulación de la proteína metaloproteinasa 9 (MMP-9) a través de la vía de las MAP quinasas ERK1/2.

Utilizando técnicas de silenciamiento génico de CAV1, observaron una inhibición en la fosforilación de ERK1/2 y de su activador MEK1/2, que correlaciona con la inhibición de la expresión y actividad de MMP-9. Estos resultados fueron replicados con el uso de un fármaco inhibidor específico de MEK1/2, U0126. La conexión entre CAV1 y la vía de las MAP quinasas se explica a través de la implicación de una proteína de andamiaje, conocida como IQGAP1. Dicha proteína interacciona tanto con ERK1/2 y MEK1/2 y los investigadores probaron la co-localización de CAV1 con IQGAP1. Mediante el silenciamiento estable de IQGAP1, los autores obtuvieron de nuevo el fenotipo ya visto para el silenciamiento de CAV1: una inhibición en la fosforilación de ERK1/2 y MEK1/2, una disminución en la expresión de MMP-9 y una reducción de la capacidad migratoria e invasiva de estas células.

La vía de las MAP quinasas puede ser activada por diferentes señales. Los investigadores del IDIBELL analizaron el perfil de fosforilación de una serie de receptores tirosina-quinasas y diferentes nodos de señalización intracelular en uno de los modelos de silenciamiento de CAV1. Sorprendentemente, el único cambio significativo que obtuvieron fue una menor fosforilación de la proteína ribosomal RPS6. Sin embargo, al comprobar la fosforilación de esta proteína en una matriz de tejidos de pacientes de SE, encontraron una correlación entre niveles altos de fosforilación de RPS6 y una mayor supervivencia. Al ser RPS6 un centro de integración de múltiples señales, este resultado destaca la complejidad de intentar inferir relaciones lineales entre procesos moleculares y clínicos.

CAV1 regula la expresión y la actividad de MMP-9 a través de la vía de ERK1/2, con la participación de IQGAP1. Imagen: Grupo de Investigación en Sarcomas, IDIBELL.

CAV1 regula la expresión y la actividad de MMP-9 a través de la vía de ERK1/2, con la participación de IQGAP1. Imagen: Grupo de Investigación en Sarcomas, IDIBELL.

De entre las vías que permiten la activación de RPS6, la conexión con la vía iniciada por ERK1/2 pasa a través de la proteína RSK1. Al silenciar su expresión no se detectaron variaciones significativas en la fosforilación ni de ERK1/2 ni de RPS6, ni diferencias en la expresión o actividad de MMP-9. Sin embargo, las células con RSK1 silenciada sí mostraron una menor capacidad migratoria e invasiva in vitro. Para entender el papel de RSK1 en la capacidad metastásica in vivo, los investigadores emplearon dos modelos en ratones nude atímicos. Con el primero, un modelo de metástasis experimental mediante la inyección de las células en la vena de la cola, no obtuvieron diferencias significativas en la capacidad de colonizar los pulmones. Al ser el modelo de inyección en vena una aproximación sencilla a la metástasis, los investigadores optaron por desarrollar una versión modificada de un modelo ortotópico previamente descrito, que reproduce más fielmente los procesos de desarrollo tumoral y metástasis. En este modelo se inyectan las células en el músculo grastrocnemio y se deja crecer el tumor primario hasta un tamaño determinado. Entonces, se procede a resección del gastrocnemio para permitir la supervivencia de los ratones por un período suficiente para el desarrollo de metástasis. Mediante este modelo sí encontraron una menor incidencia de metástasis pulmonares en los ratones inyectados con las células con RSK1 silenciado.

En resumen, este trabajo: (i) demuestra que CAV1 regula la expresión y la actividad de MMP-9 a través de la vía de ERK1/2, con la participación de IQGAP1; (ii) muestra que CAV1 media en los niveles de fosforilación de RPS6; (iii) relaciona la fosforilación de RPS6 con la progresión general del SE, de la que puede servir de marcador; (iv) identifica RSK1 como nuevo agente participante en la metástasis del SE, cuya relación con el resto de los elementos resta por clarificar. Por último y en clave metodológica, los investigadores presentan un nuevo modelo de experimentación animal que puede ser muy útil para el estudio del proceso metastásico no sólo en SE, sino también en otras entidades tumorales.

Referencia: Lagares-Tena, et al. Caveolin-1 promotes Ewing sarcoma metastasis regulating MMP-9 expression through MAPK/ERK pathway. Oncotarget. 2016 Jul 28. doi: 10.18632/oncotarget.10872.

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal