Danagen

Identificadas las causas genéticas de un nuevo desorden multisistémico

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Un estudio revela una base genética común para la diabetes de tipo I y la diabetes de tipo 2, basada en la inducción de fragilidad en las células productoras de insulina. Imagen:  Museo de Ciencias de Londres. Imagen: John Goode (CC BY 2.0).

El análisis genómico ha permitido esclarecer las causas genéticas de un nuevo síndrome multisistémico que cursa con problemas cutáneos, problemas gastrointestinales y alteraciones del tejido conectivo. Imagen:
Museo de Ciencias de Londres. John Goode (CC BY 2.0).

En ocasiones, condiciones fisiológicas atribuidas a diferentes  causas se manifiestan de forma conjunta en las personas que las presentan, e incluso siguen un patrón de herencia concreto en las familias afectadas. Identificar y caracterizar a nivel molecular estos síndromes podría facilitar el diagnóstico de aquellos que lo sufren, así como facilitar el camino hacia el desarrollo de tratamientos para estas personas.

Un equipo de investigadores del Instituto Nacional de Salud de los EE.UU. acaba de describir uno de estos síndromes, caracterizado por la presencia de problemas cutáneos, dolor crónico, dismotilidad gastrointestinal y alteraciones del tejido conectivo. Los investigadores habían observado previamente familias en las que este conjunto de características se heredaba de forma conjunta a niveles elevados de enzima triptasa en suero. Sin embargo no habían establecido una causa genética responsable.

A partir de estudios de ligamiento realizados con ADN de 35 familias los investigadores acotaron la región cromosómica responsable del complejo síndrome. Posteriormente, mediante otras técnicas moleculares encontraron y confirmaron que aquellas personas afectadas de las familias estudiadas tenían un número aumentado de copias del gen TPSAB1 que codifica para la α-triptasa. Las personas con una sola copia del gen en cada cromosoma 16 tenían niveles basales normales de triptasa. Por el contrario, aquellas con una duplicación del gen en los dos cromosomas o una triplicación en uno de ellos, tenían niveles elevados. Además, aquellas personas con una triplicación en uno de los cromosomas mostraban los síntomas del síndrome de forma más acusada.

La concentración de triptasa en suero es un rasgo bioquímico común que con frecuencia se hereda de forma autosómica dominante, y está correlacionado con el número de copias del gen TPSAB1. Además, este rasgo está asociado a un aumento en la prevalencia de un síndrome multisistémico. Imagen: Estructura molecular de la triptasa alfa en humanos. Proteindatabase 1LTO, NLG viewer.

La concentración de triptasa en suero es un rasgo bioquímico común que con frecuencia se hereda de forma autosómica dominante, y está correlacionado con el número de copias del gen TPSAB1. Además, este rasgo está asociado a un aumento en la prevalencia de un síndrome multisistémico. Imagen: Estructura molecular de la triptasa alfa en humanos. Proteindatabase 1LTO, NLG viewer.

Para confirmar los resultados obtenidos, los investigadores analizaron los niveles de triptasa en suero y el número de copias en dos cohortes adicionales de personas sanas. En los individuos analizados encontraron que los niveles basales de triptasa elevados estaban asociados a la duplicación del gen TPSAB1. Los investigadores observaron también que la presencia de niveles elevados de triptasa en suero es un rasgo común en la población general, y que muchas personas con múltiples copias del gen habían reportado síntomas similares a los de las familias originales estudiadas.

“Las familias que estudiamos originalmente podrían estar entre los más gravemente afectados dentro de un espectro de enfermedad, mientras que algunas personas con duplicaciones en el gen de la alfa triptasa experimentan pocos o suaves síntomas,” indica Jonathan Lyons, investigador en el Instituto Nacional de Alergias o Enfermedades Infecciosas de EE.UU. (NIAID) y primer autor del trabajo. “Adicionalmente, es importante hacer notar que mucha gente con niveles normales de triptasa también sufren de estos problemas. Esperamos que nuestro estudio abra la puerta a futuros trabajos para entender la causa de sus síntomas también.”

Los resultados del trabajo indican que la concentración de triptasa en suero es un rasgo bioquímico común que con frecuencia se hereda de forma autosómica dominante, y está correlacionado con el número de copias del gen TPSAB1. Además, este rasgo está asociado a un aumento en la prevalencia de un síndrome complejo que se presenta con enrojecimientos cutáneos, dolor crónico y dismotilidad gastrointestinal entre otros síntomas.

Los mecanismos por los que el aumento en los niveles de triptasa en suero interviene en el desarrollo de los múltiples síntomas del síndrome observado en las familias analizadas, no están claros y deberán investigarse en profundidad. Los autores del trabajo plantean también como posible la contribución de otras variantes genéticas.

De momento, el desarrollo de una prueba molecular para detectar el número de copias de TPSAB1 llevado a cabo en el estudio por parte de los investigadores  y la posibilidad de utilizar la α-triptasa como posible candidato terapéutico ofrecen aplicaciones clínicas directas del estudio, a optimizar en el futuro cercano.

 “Estas familias habían ido durante años sin un diagnóstico médico y a muchas se les había dicho que algunos de sus síntomas estaban en su cabeza,” señala Joshua Milner, director de la sección de Genética y Patogénesis de las Alergias y director del trabajo. “Si podemos idear un modo de bloquear la alfa triptasa, podríamos ser capaces de aliviar algunos de los síntomas relacionados con los niveles elevados de triptasa.”

“Este trabajo sugiere que múltiples copias del gen de la alfa triptasa podrían ser la causa de los problemas de salud que afectan a un sustancial número de personas,” concluye Anthony S. Fauci, director del NIAID. “Identificar una causa genética para los niveles elevados de triptasa nos abre la puerta  a desarrollar estrategias para diagnosticar y tratar a las personas que son portadoras de este cambio genético.”

Investigación original: Lyons JJ, et al. Elevated basal serum tryptase identifies a multisystem disorder associated with increased TPSAB1 copy number. Nat Genet. 2016 Oct 17. doi: http://dx.doi.org/10.1038/ng.3696

Fuente: NIH scientists uncover genetic explanation for frustrating syndrome. https://www.nih.gov/news-events/news-releases/nih-scientists-uncover-genetic-explanation-frustrating-syndrome

http://www.nature.com/ng/journal/vaop/ncurrent/full/ng.3696.html

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal