Identificadas regiones cromosómicas asociadas a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Dos estudios genómicos, publicados recientemente en Nature Genetics han identificado nuevas regiones cromosómicas asociadas a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica ampliando sustancialmente el conocimiento de las bases moleculares de la enfermedad y revelando nuevas potenciales dianas terapéuticas.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica es responsable de aproximadamente un 5% de las muertes en todo el mundo y representa la tercera causa de muerte en mundo. Si bien el tabaco es la principal causa de la enfermedad, diferentes estudios señalan que existen factores genéticos implicados en su desarrollo.  Así, no todos los fumadores desarrollan la enfermedad ni ésta se presenta de forma exclusiva en aquellos que fuman (un quinto de las personas afectadas son no fumadoras).

La ausencia de un tratamiento efectivo para la EPOC ha llevado a los investigadores a rastrear el genoma humano, a la búsqueda de elementos genéticos que contribuyan al riesgo a sufrir la enfermedad y permitan resolver los mecanismos por los que se inicia.

En uno de los estudios, dirigido por la Universidad de Leicester y la Universidad de Nottingham, los investigadores analizaron 24 millones de variantes genéticas en más de 130.000 personas para las que se disponía de información relativa a su función pulmonar. La comparación de la frecuencia de las variantes genéticas en función de la salud pulmonar  reveló 97 localizaciones del genoma relacionadas con la EPOC, 43 de ellas no identificadas previamente. En estas regiones se localizaban preferentemente genes relacionados con el desarrollo, fibras elásticas y rutas de regulación epigenética que han llevado a los investigadores a proponer nuevas dianas terapéuticas para el tratamiento de la EPOC.  “Nuestros resultados apuntan a proteínas que ayudarán a guiar el desarrollo de nuevos fármacos y a proteínas que son dianas de fármacos ya probados en diferentes enfermedades,” indica Martin Tobin uno de los codirectores del trabajo. “Esto indica que utilizar con diferente propósito fármacos ya probados en otras enfermedades podría ser una vía para mejora los tratamientos para la EPOC.”

A partir de la información genética, el equipo calculó para cada persona un valor de riesgo genético a desarrollar EPOC encontrando que el grupo de personas con mayor riesgo, éste era 3.7 veces mayor que en el caso de aquellas con menor riesgo. Esto incrementa más todavía el riesgo de las personas fumadoras, que presentan un riesgo ambiental elevado a desarrollar la enfermedad.

enfermedad pulmonar

La ausencia de un tratamiento efectivo para la EPOC ha llevado a los investigadores a rastrear el genoma humano a la búsqueda de marcadores y genes que podrían actuar como dianas terapéuticas.

Los datos utilizados en el estudio procedían del UK Biobank, plataforma internacional de salud que almacena información médica y muestras de sangre, saliva y orina de medio millón de personas, con fines de investigación. En este sentido, y a la vista de los prometedores resultados, el equipo resalta el gran potencial del “big data” en la caracterización de las bases genéticas de rasgos complejos y enfermedades humanas.

“La EPOC tiene un efecto devastador en las vidas de las personas que viven con ella y en sus personas queridas y cuidadores,” señala Ian Jarrold, jefe de investigación en la British Lung Foundation. “Entender cómo se desarrolla y progresa  la EPOC es clave para el descubrimiento de nuevos tratamientos y para utilizar los tratamientos existentes de forma más efectiva. Este trabajo representa un importante paso hacia esto, y quizás también lleve a una mejor prevención y diagnóstico más temprano y un tratamiento precoz para la EPOC.”

En el segundo estudio, dirigido por el Brigham and Women’s Hospital, en el que también participa el equipo de la Universidad de Leicester, analiza el genoma de más de 24.000 pacientes con EPOC y 55.000 personas control e identifica 22 regiones cromosómicas asociadas a la enfermedad, 13 no identificadas previamente. La mayoría de estas regiones habían sido previamente relacionadas con la función pulmonar. Además, los investigadores identificaron correlaciones genéticas entre la EPOC y el asma.

“Estamos emocionados con estos resultados ya que no sólo hemos descubierto nuevos factores genéticos de riesgo para la EPOC, sino también un solapamiento entre el riesgo genético de la EPOC con el riesgo genético al asma y la fibrosis pulmonar,” manifiesta Brian Hobbs, primer autor del trabajo. “ Este es el primer paso en un largo proceso en el que confiamos en entender las bases genétias de la EPOC, o de lo que podrían ser diferentes enfermedades que se presentan como EPOC.”

Los dos estudios amplian el conocimiento de los componentes moleculares que intervienen en el desarrollo de la EPOC y la correcta función pulmonar, elementos clave para poder desarrollar o redirigir tratamientos para la misma.

Investigaciones originales:

Hobbs BD, et al. Genetic loci associated with chronic obstructive pulmonary disease overlap with loci for lung function and pulmonary fibrosis. Nat Genet. 2017 Feb 6. doi: http://dx.doi.org/10.1038/ng.3752

Wain LV, et al. Genome-wide association analyses for lung function and chronic obstructive pulmonary disease identify new loci and potential druggable targets. Nat Genet. 2017 Feb 6. doi: http://dx.doi.org/10.1038/ng.3787

Fuentes:

New Genetic Markers for COPD Discovered. http://www.brighamandwomens.org/about_bwh/publicaffairs/news/pressreleases/PressRelease.aspx?PageID=2618

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

Deja un comentario