microARNs producidos en el tejido adiposo regulan la expresión génica de otros tejidos

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Según el estudio, las células del tejido adiposo utilizan también microARNs como adipoquinas, moléculas que pueden regular metabolismo y otros procesos fisiológicos en tejidos alejados. Blausen.com staff. “Blausen gallery 2014”. Wikiversity Journal of Medicine. DOI:10.15347/wjm/2014.010. ISSN 20018762.

Las células del tejido adiposo producen y liberan proteínas que pueden activar la regulación del metabolismo y otros procesos fisiológicos en tejidos alejados, como algunos centros cerebrales. Estas proteínas reciben el nombre de adipoquinas. Un reciente estudio acaba de ampliar la variedad de moléculas que pueden actuar como adipoquinas, al encontrar que los microARNs liberados de las células del tejido adiposo pueden afectar la expresión de genes en otros tejidos como el hígado.

Con el objetivo de determinar la función de los microARNs producidos en el tejido adiposo y liberados en vesículas denominadas exosomas, los investigadores utilizaron un modelo en ratón en el que no se produce la enzima Dicer, molécula clave en la síntesis de microARNs, en los adipocitos.

Al comprometer la síntesis de microARNs en el tejido adiposo, el equipo observó  una disminución general en los niveles de microARNs de los exosomas presentes en el suero: la gran mayoría de los microARNs presentes en los exosomas mostraban una reducción de más de cuatro veces respecto a los ratones utilizados como control. Respecto a los microARNs que se no se encuentran en exosomas, los investigadores detectaron también una reducción, aunque no tan marcada como la de los exosomas.

Tanto el trasplante de tejido adiposo normal como el tratamiento con exosomas obtenidos de ratones  control permitió restaurar los niveles disminuidos de microARNs en los exosomas circulantes, por lo que los autores sugieren que los adipocitos son los principales productores de los microARNs encontrados en exosomas en circulación.

Por otra parte, el equipo encontró un resultado similar en pacientes con lipodistrofia, caracterizados por la pérdida de tejido adiposo, en los que los niveles de microARNs de los exosomas estaban reducidos.

adipoquinas

Algunos microARNs son producidos en el tejido adiposo y liberados en vesículas denominadas exosomas. Imagen: National Center for Advancing Translational Sciences (NCATS), National Institutes of Health.

A continuación el equipo planteó la cuestión de si los microARNs liberados por los adipocitos pueden actuar sobre otros tejidos. Para responder a esta pregunta, los investigadores analizaron la regulación de la expresión génica en hígado y observaron que al impedir la producción de microARNs en los adipocitos, se altera la expresión de genes como fgf21.

Si los microARNs producidos en el tejido adiposo pueden actuar en otros tejidos y regular el metabolismo del organismo, su utilización podría resultar una herramienta terapéutica para el tratamiento de ciertas enfermedades. Apoyando esta idea, el equipo observó que el trasplante de tejido adiposo, especialmente del tejido adiposo marrón, mejoraba la tolerancia a la glucosa y los niveles de insulina en los ratones tratados.

Investigaciones futuras deberán determinar si los microARNs producidos y liberados por los adipocitos pueden actuar sobre otros tejidos, así como su relación con diversas condiciones humanas. Los investigadores destacan que “puesto que los microARNs se producen en diferentes depósitos adiposos, sus niveles podrían cambiar en enfermedades en las que la masa de tejido graso se ve afectada como la obesidad, la lipodistrofia o en las que su función y distribución está comprometida, como la diabetes y el envejecimiento.”

Además, puesto que el tejido adiposo es de fácil acceso, los investigadores señalan que sería una buena diana para llevar a cabo terapia génica. “Podríamos tomar el tejido adiposo subcutáneo de un paciente con una aguja de biopsia, modificar las células para producir los microARNs que queremos, poner las células de nuevo en el paciente y esperar conseguir la regulación de los gen es que el paciente no está regulando,” señala Kahn, quien plantea que la aproximación podría utilizarse también en enfermedades no metabólicas como el cáncer de hígado.

Referencia: Thomou T, et al. Adipose-derived circulating miRNAs regulate gene expression in other tissues. Nature. 2017 Feb 23;542(7642):450-455. doi: 10.1038/nature21365.

Fuente: Signals from Fat May Aid Diagnostics and Treatments. http://www.joslin.org/news/signals-from-fat-may-aid-diagnostics-and-treatments.html

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

Deja un comentario