Medicina regenerativa para el corazón tras un infarto de miocardio

Las células cardíacas que mueren en un infarto de miocardio no se recuperan, el corazón pierde parte de su capacidad para bombear la sangre y esto puede desembocar en un fallo cardíaco, una de las principales causas de muerte en el mundo.

Los estudios con animales modelo de pequeño tamaño indican que el cultivo y diferenciación de células madre embrionarias podrían proporcionar las células musculares cardíacas (cardiomiocitos) necesarias para facilitar la regeneración del corazón. Continuando esta línea de trabajo, un equipo de la Universidad de Washington, dirigido por Charles Murry, ha conseguido regenerar músculo cardíaco en macacos a partir de cardiomiocitos obtenidos de células madre humanas.

Los investigadores indujeron infartos de miocardio controlados en macacos anestesiados y pasadas dos semanas inyectaron en el corazón 1000 millones de cardiomiocitos generados en el laboratorio a partir de células madre embrionarias humanas. En las semanas posteriores, los cardiomiocitos humanos se infiltraron y maduraron en el tejido cardíaco dañado, formando fibras musculares que latían como las propias del macaco. De este modo, se consiguió regenerar un 40% del tejido dañado.

El equipo del Dr. Murry ha demostrado por primera vez, no sólo que la técnica es aplicable en un sistema de tamaño y fisiología similares al humano, sino que además ya se tiene la capacidad de generar el elevado número de células necesarias para promover una recuperación funcional en un corazón humano. Según el Dr. Murry, este método podría estar listo para ensayos clínicos en 4 años. No obstante, antes de trasladar el modelo a pacientes humanos quedan por salvar algunas limitaciones, como la aparición de arritmias, latidos irregulares, en los macacos utilizados en el estudio. Estas arritmias resultaron no fatales, y probablemente reflejaran el mayor tamaño del injerto de células respecto a los modelos animales anteriores, así como diferencias en el tamaño del corazón y en el ritmo de los latidos. Sin embargo, se desconocen las complicaciones que dichas arritmias podrían causar en humanos por lo que todavía es necesaria la optimización del método.

Referencia: Human embryonic-stem-cell-derived cardiomyocytes regenerate non-human primate hearts. Nature. 2014 Apr 30. doi: 10.1038/nature13233. http://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature13233.html

 

Vasculatura del corazón del macaco donde se muestra en blanco el injerto de cardiomiocitos realizado. Imagen cortesía del laboratorio del Dr Murry, Universidad de Washington

Vasculatura del corazón del macaco donde se muestra en blanco el injerto de cardiomiocitos realizado. Imagen cortesía del laboratorio del Dr Murry, Universidad de Washington

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal