Hacia el diseño de un nuevo código genético

Si hace poco más de un mes la biología sintética asombraba a la comunidad científica con la creación de un cromosoma artificial, esta semana el diseño de una bacteria que incluye un nuevo par de bases nucleotídicas sintéticas en su material genético ha provocado una auténtica revolución.

El trabajo, realizado en el The Scripps Research Institute de California, fue publicado el pasado 7 de mayo en la revista Nature y es el resultado de más de 10 años de investigación por parte del equipo liderado por el profesor Floyd E. Romesberg.

El genoma de un organismo contiene toda la información genética codificada por medio de la combinación de cuatro unidades: adenina, timina, citosina y guanina, las cuales se emparejan dos a dos (A-T, C-G) en la estructura de la doble hélice. Para que la introducción de nuevos nucleótidos en el genoma de un organismo pueda ser considerada como exitosa, son necesarias una serie de condiciones: en primer lugar, las bases nucleotídicas deben emparejarse de manera semejante a las existentes en la naturaleza, para no alterar la estructura en doble hélice; además, deben estar disponibles en el interior de la célula en una forma que puedan ser utilizados para la síntesis de ADN; las polimerasas deben poder utilizar los nucleótidos de forma precisa durante la replicación del ADN; y por último, los nucleótidos deben incorporarse de manera estable y no ser eliminados por los mecanismos de reparación del ADN. El equipo del Dr. Romesberg había avanzado en algunos de estos aspectos durante los últimos años, sin embargo, siempre en condiciones in vitro. Ahora, por primera vez se ha conseguido en un organismo vivo.

Los investigadores utilizaron la pareja de nucleótidos sintéticos, d5SCICS y dNaM, que habían proporcionado los mejores resultados en la replicación sintética de ADN en tubos de ensayo y la integraron en un plásmido que introdujeron en la bacteria Escherichia coli. La clave para que los nucleótidos, no presentes en la naturaleza, estuvieran disponibles para toda la maquinaria de síntesis de ADN fue añadir también un plásmido con un gen que codificaba para un transportador de nucleótidos trifosfato. Este transportador, procedente de un tipo de microalga, permitiría el paso de los nucleótidos, desde el medio de cultivo, dónde se habían añadido artificialmente, hasta el interior de la célula. Finalmente, los investigadores consiguieron demostrar la incorporación de los nucleótidos exógenos en la célula, su utilización por parte de polimerasas en la replicación del ADN plasmídico y su estabilidad frente a los mecanismos de reparación del ADN. La siguiente fase de la investigación será demostrar que este nuevo ADN se transcribe a ARN de forma normal en la célula y evaluar cómo podría ser utilizado por la maquinaria enzimática encargada de la síntesis proteica.

La obtención del primer organismo que incluye tres emparejamientos de bases en lugar de los dos originales ofrece posibilidades infinitas en el campo de la biología sintética. Una de ellas es la obtención de nuevas proteínas creadas a partir de nuevos aminoácidos. La expansión del código genético de las 64 combinaciones formadas por tripletes de cuatro nucleótidos, a las 216 combinaciones que se obtendrían utilizando también d5SCICS y dNaM, permitiría ampliar el número de aminoácidos que pueden ser utilizados durante la síntesis de proteínas, aumentando la complejidad de las mismas. Este potencial de diseño sintético de proteínas a la carta favorecería sin duda la creación de nuevas terapias y herramientas de diagnóstico, entre otras aplicaciones.

Referencia: A semi-synthetic organism with an expanded genetic alphabet.Nature. 2014 May 7. doi: 10.1038/nature13314. http://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature13314.html

Escherichia coli By Mattosaurus (Own work) [Public domain], via Wikimedia Commons

Escherichia coli By Mattosaurus (Own work) [Public domain], via Wikimedia Commons

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal