Primeros mapas del proteoma del cuerpo humano

El primer esbozo del genoma humano se publicó en el año 2001, marcando un hito sin precedentes en la historia de la genética. Poco más de una década después, el esfuerzo colaborativo de diferentes laboratorios internacionales ha permitido la elaboración de los primeros mapas del proteoma humano, descripciones de la distribución de proteínas en el organismo, que proporcionan una nueva herramienta para la investigación biomédica.

Dos trabajos, dirigidos por Akhilesh Pandey de la John Hopkins University School of Medicine y Bernhard Kuster de la Technische Universität München publican en paralelo en Nature sendos catálogos del proteoma humano, cuyas bases de datos http://www.humanproteomemap.org/ y https://www.proteomicsdb.org son ofrecidas de forma pública y gratuita a los investigadores y público interesado.

En los estudios se utilizaron muestras procedentes de diferentes tejidos humanos, poblaciones celulares y fluidos corporales, cuyas proteínas se analizaron mediante técnicas de espectrometría de masas. Los resultados de las dos publicaciones destacan la presencia de numerosos fragmentos proteicos codificados por ADN previamente considerado como no codificante, así como la existencia de perfiles proteicos característicos para cada órgano analizado.

Dentro de las futuras aplicaciones de estos catálogos de proteínas se encuentra el análisis de los mecanismos que controlan los niveles de proteína, que podría llevarse a cabo mediante la comparación de los perfiles de expresión proteica con los de ARN mensajero, o la predicción de interacciones de las proteínas con fármacos.

Un tercer proyecto en marcha, el Swedish Human Protein Atlas (http://www.proteinatlas.org/), explora el proteoma utilizando técnicas de proteómica basadas en anticuerpos, combinando la generación de anticuerpos a gran escala con la elaboración de perfiles proteicos en tejidos y células mantenidos en un soporte de microarrays.

La cobertura de los mapas de proteínas todavía no es completa, alcanzando 84-91% del proteoma humano. Además, hay que tener en cuenta que a diferencia del ADN, los niveles de proteína fluctúan según el momento del desarrollo o situación fisiológica. No obstante, estas herramientas resultan potencialmente muy prometedoras y se espera que impulsen el avance en la investigación biomédica como lo hizo la publicación del primer borrador del genoma humano hace 13 años.

Referencias:

A draft map of the human proteome. Nature. 2014 May 29;509(7502):575-81. doi: 10.1038/nature13302. http://www.humanproteomemap.org/

Mass-spectrometry-based draft of the human proteome. Nature. 2014 May 29;509(7502):582-7. doi: 10.1038/nature13319. https://www.proteomicsdb.org/#overview

http://www.proteinatlas.org/

By Emw (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) or GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], via Wikimedia Commons

By Emw (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) or GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], via Wikimedia Commons

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

2 Responses

  1. Mauricio Corredor, PhD dice:

    Estimados señores
    GMN
    Podrían indicarme el nombre de la la proteina o a que estructura corresponde la proteína anunciada en el artículo http://revistageneticamedica.com/2014/06/04/primeros-mapas-del-proteoma-del-cuerpo-humano/

Deja un comentario