Variantes genéticas de pérdida de función en la esquizofrenia

La esquizofrenia es un desorden neuropsiquiátrico severo que afecta a alrededor de un 1% de la población y supone una carga importante tanto para el paciente como para la sociedad. En términos genéticos, la esquizofrenia es un síndrome complejo con un importante componente hereditario, sin embargo los intentos de identificar los genes que contribuyen sustancialmente al desarrollo de la misma han sido menos fructíferos de lo esperado. Frente a la aproximación clásica de identificar genes concretos y estimar su contribución a la enfermedad, las nuevas tecnologías permiten llevar a cabo un análisis genético global.

En el último número de Neuron, un equipo de investigadores del Columbia University Medical Center liderados por Maria Karayiorgou y Joseph Gogos analiza la contribución de variantes genéticas que dan lugar a pérdida de función en el riesgo a sufrir esquizofrenia. Este tipo de variantes tienen especial interés debido a que presentan una mayor probabilidad de resultar deletéreas, y por tanto dar lugar a patologías.

Los investigadores analizaron los exomas de 231 pacientes con esquizofrenia en los que buscaron variantes de pérdida de función y observaron que los individuos afectados de esquizofrenia tienen más variantes de este tipo que los controles, especialmente en aquellos genes que tienen poca tolerancia a la variación genética funcional.

En el rastreo de mutaciones de novo, no heredadas de los padres, el equipo encontró dos cambios diferentes en sendos individuos en el gen SETD1A (SET domain containing 1A), que codifica para una proteína implicada en la remodelación de la cromatina, así como un enriquecimiento en genes relacionados con este proceso entre los genes que presentaban mutaciones nuevas.

Aunque la contribución de las variantes de novo en el desarrollo de la esquizofrenia sigue sin estar completamente caracterizada, los resultados obtenidos en este estudio muestran la importancia del análisis de variantes de pérdida de función en la etiología genética de la enfermedad e impulsan la búsqueda de este tipo de mutaciones en rastreos genómicos para identificar nuevos genes que participan en los mecanismos de la enfermedad.

Referencia: Loss-of-Function Variants in Schizophrenia Risk and SETD1A as a Candidate Susceptibility Gene. Neuron. 2014 May 21;82(4):773-80. doi: 10.1016/j.neuron.2014.04.043.

Autorretrato de un paciente con esquizofrenia, en el acto de su tratamiento. By Craig Finn (Plos Medicine) [CC-BY-2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.5)], via Wikimedia Commons

Autorretrato de un paciente con esquizofrenia, en el acto de su tratamiento. By Craig Finn (Plos Medicine) [CC-BY-2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.5)], via Wikimedia Commons

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario