La terapia génica crea marcapasos biológicos en cerdo

Los marcapasos electrónicos se han utilizado con éxito durante las últimas décadas. No obstante, algunas complicaciones como las infecciones de las conexiones del dispositivo, han llevado a plantear el desarrollo de marcapasos biológicos como alternativa.

Un equipo del Cedars Sinai Heart Institute, en EEUU, ha diseñado un procedimiento de terapia genética, mínimamente invasivo, que convierte a las células cardíacas ordinarias en células marcapasos que mantienen el ritmo de los latidos del corazón. Aunque la prueba de concepto ha sido llevada a cabo en cerdo, todo parece indicar su adaptabilidad a humanos.

El grupo de investigadores, dirigido por Eduardo Marbán, ya había demostrado que la expresión del gen TBX18 (T-box 18) convertía cardiomiocitos humanos en células marcapasos y que esta aproximación podría utilizarse en animales pequeños in vivo.

El objetivo del nuevo trabajo era utilizar esa misma aproximación para proporcionar una solución temporal para pacientes con infecciones asociadas a marcapasos y que necesitaran con urgencia regular el ritmo de los latidos del corazón. Debido a la imposibilidad de trasladar directamente el modelo de ratón a humanos, los investigadores utilizaron el cerdo, más similar en tamaño y fisiología a la especie humana que el modelo de ratón, como modelo representativo.

La administración de la terapia génica se llevó a cabo mediante inyección percutánea para conseguir obtener la reprogramación in vivo, en el mismo organismo. De ese modo, al trasladar el método a humanos, la técnica sería lo menos invasiva posible.

Tras la inyección y expresión del gen TBX18, los cardiomiocitos del ventrículo del corazón de los cerdos tratados se convirtieron en células del nodo sinoatrial inducidas, constituyendo un marcapasos biológico que proporcionaba el suficiente apoyo para la actividad diaria, sin efectos secundarios como la aparición de arritmias o toxicidad.

“Con este trabajo, se inicia una nueva etapa para la terapia génica en la que los genes no sólo corrigen un desorden, sino que transforman un tipo celular en otro”, afirma Shlomo Melmed, decano de la Facultad de Cedars-Sinai.

Dado el éxito del experimento los investigadores plantean convertir lo que se sugería como una solución temporal como un tratamiento a largo plazo para curar enfermedades.

Eugenio Cingolani, coautor del trabajo ha planteado también que en el futuro el procedimiento pueda ser utilizado en niños con enfermedades congénitas del corazón: “Esperamos trabajar con especialistas en medicina fetal para crear un tratamiento para niños con bloqueo cardíaco congénito basado en catéteres. Es posible que un día seamos capaces de salvar vidas reemplazando las herramientas con una inyección de genes.”

Eduardo Marbán indica que si la investigación prosigue de forma satisfactoria, el procedimiento podría estar preparado para iniciar estudios clínicos en humanos en alrededor de tres años.

Referencia: Hu YF, et al. Biological pacemaker created by minimally invasive somatic reprogramming in pigs with complete heart block.Sci Transl Med. 2014 Jul 16;6(245):245ra94. doi: 10.1126/scitranslmed.3008681.

Fuente: http://cedars-sinai.edu/About-Us/News/News-Releases-2014/Transplanting-Gene-into-Injured-Hearts-Creates-Biological-Pacemakers.aspx

Territorios del corazón.By Patrick J. Lynch, medical illustrator (Patrick J. Lynch, medical illustrator) [CC-BY-2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.5)], via Wikimedia Commons

Territorios del corazón.By Patrick J. Lynch, medical illustrator (Patrick J. Lynch, medical illustrator) [CC-BY-2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.5)], via Wikimedia Commons

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario