El estrés durante el embarazo influye en las gestaciones de las siguientes generaciones, en un modelo animal

El parto prematuro es una de las principales causas de mortalidad neonatal, además de un factor importante en la aparición de retrasos en el desarrollo o problemas de salud. El riesgo de embarazos con nacimientos prematuros se propaga a través de generaciones, lo que parece indicar que algunos de los factores responsables se transmiten a la descendencia, posiblemente, a través del linaje materno. El estrés crónico es una de las causas que se han sugerido, sin embargo, hasta el momento, no existían evidencias.

Un estudio de la Universidad de Lethbridge, Canadá, muestra que el estrés en ratas, puede acortar la duración del embarazo en generaciones posteriores, resultado que aporta algunas pistas sobre los nacimientos prematuros en humanos.

Los investigadores, dirigidos por Gerlinde Metz, analizaron la duración de la gestación, la ganancia de peso durante la misma, el tamaño de la camada y su peso asociado, los niveles de glucosa y también diversas hormonas en sangre, en generaciones sucesivas de ratas, sometidas a estrés durante los días 12-18 de gestación. Además el equipo analizó la expresión génica en córtex, útero y placenta, de las tres generaciones de hembras en estado de gestación analizadas, con el objetivo de identificar rutas moleculares reguladoras del comportamiento materno y de la gestación. En el experimento, parte de las hembras de la camada eran sometidas a estrés y parte utilizada como control interno para evaluar los efectos del estrés.

Los resultados indican que el estrés prenatal y multigeneracional reduce la duración de la gestación, así como el peso ganado, además de aumentar los niveles de glucosa y modificar el comportamiento materno. Además, el análisis de expresión reveló que los microARN que presentan cambios de expresión en el cerebro, regulan entre otros, genes implicados en la organización de la cromatina reguladores de la expresión.

Los cambios más dramáticos asociados al estrés se observaron en la cuarta generación estudiada, en la que los cambios fenotípicos se mantuvieron en ausencia de la exposición directa al estrés, sugiriendo la existencia de un programa epigenético, más allá de la secuencia del ADN.

Gerlinde Metz indica que el estudio muestra que el estrés durante el embarazo induce una huella epigenética que será traspasada a las futuras generaciones, pudiendo influir en la salud o el riesgo al nacimiento prematuro. ”Este nuevo paradigma podría modelar el origen de las causas de muchos nacimientos prematuros humanos. El nacimiento prematuro en humanos se debe probablemente a diversos factores, no obstante los datos de este estudio ofrecen una plataforma para futuros estudios sobre predictores e intervenciones en los partos prematuros.”

Así, aunque los resultados obtenidos derivan del análisis de una única cohorte de animales (a través de 4 generaciones) permiten abrir una vía para determinar parte de las causas de los embarazos prematuros en humanos.

Referencia: Yao Y, et al. Ancestral exposure to stress epigenetically programs preterm birth risk and adverse maternal and newborn outcomes. BMC Medicine. 2014. 12:121. doi:10.1186/s12916-014-0121-6

Fuente: http://www.uleth.ca/unews/article/university-lethbridge-researchers-show-stress-during-pregnancy-has-generational-effects#.U-ozVWPy_Qh

Imagen: Por Sean McGrath from Saint John, NB, Canada (Maternity Curves) [CC-BY-2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0)], via Wikimedia Commons

Imagen: Por Sean McGrath from Saint John, NB, Canada (Maternity Curves) [CC-BY-2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0)], via Wikimedia Commons

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

Deja un comentario