No hay un gen de la inteligencia sino que miles de genes contribuyen con un pequeño efecto

En la actualidad existe un gran interés en identificar los genes responsables de todo rasgo humano con cierto componente hereditario. Los objetivos, una vez caracterizada la base genética de la altura, el color de pelo, la personalidad, o las habilidades cognitivas, pasan desde conocer la evolución de la especie o cómo ha llegado a ser lo que es, hasta determinar cómo la alteración de esos factores genéticos puede influir en la salud del ser humano o su relación con el medio. Una limitación para el estudio de los rasgos complejos es que suelen estar gobernados por procesos moleculares más complejos todavía, que además interaccionan entre sí, dando lugar a nuevos niveles de complejidad, que no pueden ser analizados con las aproximaciones actuales. Aumentar el tamaño de la muestra, puede contribuir a aumentar el poder estadístico de los trabajos de investigación, pero no siempre es la única solución.  Así, por ejemplo, no podemos identificar un único ‘gen de la inteligencia’.
Diferentes estudios genéticos indican que una parte de la variabilidad en las habilidades cognitivas (evaluadas mediante la resolución de test cognitivos) se debe a factores hereditarios. Sin embargo, hasta el momento, la mayoría de los estudios destinados a determinar dichos factores han sido poco concluyentes. En un intento de crear un marco de análisis común, en 2011 se creó el Consorcio de la Asociación de Genética y Ciencias Sociales, el cual pretendía unir esfuerzos en términos de protocolos y obtención de muestras. En un primer trabajo, publicado en 2013, en el que se utilizaron muestras de 126.000 personas, el grupo identificó tres variantes asociadas al tiempo de escolaridad, aunque dichas variantes correlacionaban con un apenas un mes más de estudios en las personas que las presentaban.

Adiós al ‘gen de la inteligencia’

Esta semana ha sido publicado un trabajo que continúa el proyecto. En él, los investigadores llevan a cabo un estudio de asociación en dos fases diferentes. En la primera, los investigadores realizaron un estudio de asociación de genoma completo con muestras de ADN más de 106.000 participantes para identificar un conjunto de genes relacionados con los logros educativos evaluados como años de escolarización.

Después, llevaron a cabo un segundo estudio utilizando esos genes, potencialmente relacionados con un fenotipo cognitivo y buscaron su implicación en habilidades cognitivas evaluadas mediante un test en una muestra de más de 24.000 individuos. De este modo, el equipo identificó tres nuevas variantes genéticas comunes asociadas a la habilidad cognitiva pero ningún gen que pueda ser denominado en exclusiva el ‘gen de la inteligencia’. La contribución de estas variantes es muy pequeña y no permite realizar ninguna predicción para la consecución de una tarea cognitiva, no obstante, los autores apuntan a su utilidad para futuras investigaciones, destinadas a desentrañar las bases biológicas de la variabilidad de las habilidades cognitivas y en última instancia, a poder detectar aquellas personas con mayor riesgo a desarrollar problemas cognitivos a edades avanzadas.
“Este estudio sobre la variación normal en la ejecución de tareas cognitivas confirma que no hay genes con un gran efecto sobre el rasgo,” indican Beben Benyamin y Peter Visscher, dos de los autores del trabajo. “No hay un ‘gen de la inteligencia’, sino que la habilidad cognitiva se ve influida por miles de genes, cada uno con un pequeño efecto.”
Daniel Benjamin, investigador de la Universidad Cornell en Ithaca, New York, y codirector del trabajo ha manifestado que todo el equipo de investigadores conocía la posibilidad de no obtener grandes resultados, pero afirma que no han salido con las manos vacías, ya que el descubrimiento de que rasgos como la inteligencia están influidos por muchos genes, cada uno con un efecto pequeño, guiará estudios futuros y también moderará las expectaciones.

Referencias:

Rietveld CA, et al. Common genetic variants associated with cognitive performance identified using the proxy-phenotype method. Proc Natl Acad Sci U S A. 2014 Sep 8. pii: 201404623.

Callaway, E. ‘Smart genes’ prove elusive. Nature. 2014. 8 Sept. doi:10.1038/nature.2014.15858

Fuente: http://theconversation.com/intelligence-inheritance-three-genes-that-add-to-your-iq-score-31397

Gen de la inteligencia

Imagen: Arthur Toga, University of California, Los Angeles

Imagen: Arthur Toga, University of California, Los Angeles

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario