La capacidad de reparación del ADN disminuye con la edad

La capacidad de reparar los daños en el ADN disminuye con la edad

A lo largo de la vida, el material hereditario va sufriendo ataques por parte de agentes endógenos o  medioambientales. Como resultado, el ADN va acumulando daños de mayor o menor relevancia. Uno de los peores daños posibles son las roturas de la doble cadena de ADN, ya que pueden derivar en la pérdida de información genética vital producida por las potenciales reorganizaciones cromosómicas resultantes y con ello influir en múltiples procesos celulares. De hecho, se ha observado una acumulación de reorganizaciones cromosómicas con la edad, tanto en humanos como en otras especies. Diferentes estudios indican que esto puede ser debido a que la capacidad de reparar los daños en el ADN disminuye con la edad. Sin embargo, esta hipótesis no había sido contrastada in vivo, durante el envejecimiento normal de un organismo.

Un estudio de la Universidad de Roschester, EEUU ha abordado esta idea y revelado, en un modelo de ratón, que con la edad no sólo disminuye la eficiencia de los mecanismos de reparación del ADN, sino que además las células utilizan mecanismos menos eficientes.

Los investigadores utilizaron una línea de ratones en la que podían detectar de forma visual en qué células se producía un tipo específico de reparación de las roturas de doble cadena, la denominada recombinación no homóloga. En este tipo de reparación, la más frecuente en vertebrados, los extremos de la doble hélice rotos son unidos de forma directa.

“Los científicos teníamos herramientas limitadas para el estudio de cómo cambia la reparación del ADN con la edad,” indica Vera Gorbunova, investigadora del equipo. “Ahora somos capaces de medir la eficiencia con que las células de los ratones de diferente edad repararan las roturas de ADN en el mismo cromosoma.”

Los investigadores observaron que la eficiencia de la recombinación homóloga variaba según el tejido analizado, siendo mayor en la piel pulmón y fibroblastos y menor en astrocitos o células cardíacas. Además esta eficiencia disminuía con la edad, especialmente en el caso de la piel, dando paso a otro mecanismo de reparación menos eficiente, la recombinación mediada por microhomología, en la que los extremos rotos son unidos por el solapamiento de secuencias similares localizadas en los extremos del ADN rotos.

Los autores del trabajo indican que los resultados proporcionan un mecanismo para explicar la inestabilidad genómica asociada a la edad así como el aumento en la incidencia de cáncer. Además, el modelo de ratón modificado genéticamente que utilizan puede utilizarse para investigar cómo la dieta, fármacos u otros factores ambientales o genéticos afectan a los mecanismos de reparación del ADN en ratón.

“Estos ratones podrían ayudarnos a encontrar nuevas formas para prevenir algunas de las enfermedades asociadas con la edad,” afirma Vera Gorbunova.

Referencia: Vaidya A, et al. Knock-in reporter mice demonstrate that DNA repair by non-homologous end joining declines with age. PLoS Genet. 2014 Jul 17;10(7):e1004511. doi: 10.1371/journal.pgen.1004511.

Fuente: http://www.rochester.edu/newscenter/less-effective-dna-repair-process-takes-over-as-mice-age-biologists-find-68022/

By Maggie Bartlett, (National Institute of Human Genome Research)

By Maggie Bartlett, (National Institute of Human Genome Research)

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)