Mecanismos genéticos asociados al consumo de café

El café, una de las bebidas más conocidas en todo el mundo, constituye la principal fuente de cafeína en muchas poblaciones. Diferentes estudios asocian el consumo de café con un menor riesgo a padecer Párkinson, enfermedades del hígado o diabetes de tipo 2. Sin embargo, sus efectos en otros aspectos relacionados con la salud humana siguen sin esclarecerse completamente.

En este sentido, la identificación de factores genéticos relacionados con el consumo de café o con sus efectos sobre la fisiología humana podría arrojar un poco de luz sobre los múltiples estudios clínicos y resultados contradictorios del efecto del café en la salud humana. Bajo esta premisa, un extenso meta-análisis, el mayor efectuado hasta la fecha, liderado por el Consorcio de Genética del Café y la Cafeína, revela 6 nuevos loci génicos y confirma 2 previamente identificados, asociados al consumo y metabolismo del café, los cuales podrían contribuir a la variabilidad de los efectos farmacológicos y metabólicos de esta bebida ancestral.

En el meta-análisis, los investigadores analizaron variantes genéticas distribuidas por todo el genoma en más de 120.000 participantes, todos ellos consumidores habituales de café. El análisis de los datos reveló 8 loci cercanos o dentro de genes implicados en el metabolismo del café (ABCG2, PORAHR y CYP1A1/CYP1A2, estos dos últimos ya identificados en estudios previos), la farmacodinámica de la cafeína o el efecto de recompensa tras su consumo (BDNF y SLC6A4) o de conocido papel metabólico aunque sin relación con el consumo de café (GCKR y MLXIPL). Además, los polimorfismos asociados a un mayor consumo del café localizados cerca de los genes MLXIPL, BDNF y CYP1A2 se habían relacionado en estudios anteriores con una mayor adiposidad, edad de inicio del uso de tabaco, o los niveles de insulina y glucosa en ayudas, así como menor presión sanguínea o perfiles favorables de enzimas hepáticas o inflamatorias.

Los autores concluyen que los resultados obtenidos apoyan la hipótesis de que diferentes mecanismos neurológicos y metabólicos de la cafeína contribuyen sobre los hábitos de consumo del café y que las personas adaptan dicho consumo para equilibrar los síntomas negativos o positivos que presentan según la variabilidad genética. Por último, los resultados apuntan a la existencia de mecanismos moleculares responsables de la variabilidad interindividual en la respuesta, a nivel farmacológico y de salud, al café.

“El café y la cafeína se han asociado a efectos adversos y beneficiosos sobre la salud. Nuestro descubrimiento podría permitirnos identificar los subgrupos de personas cuya salud se beneficiaría con mayor probabilidad al aumentar o disminuir el consumo de café,” indica Marilyn Cornelis, investigadora del Departamento de Nutrición en la Universidad de Harvard y primera autora del trabajo.

Referencia: The Coffee and Caffeine Genetics Consortium, et al. Genome-wide meta-analysis identifies six novel loci associated with habitual coffee consumption. Mol Psychiatry. 2014 Oct 7. doi: 10.1038/mp.2014.107.

Fuente: http://www.hsph.harvard.edu/news/press-releases/genetic-variants-linked-with-coffee-drinking/

Imagen: Ian Ransley (CC BY 2.0)

Imagen: Ian Ransley (CC BY 2.0)

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

1 Response

  1. Interesante estudio. Falta que lleguen las conclusiones de a quien beneficia aumentar el consumo. Los esperamos con ansias (y una tazita de café) !

Deja un comentario