Clasificación inmunogenética de pacientes con leucemia linfocítica crónica

La leucemia linfocítica crónica de células B, que representa un tercio del total de los nuevos casos diagnosticados de leucemia, es la más  común en adultos y se caracteriza por la acumulación de linfocitos B en sangre y médula ósea.

Este tipo de leucemia presenta un curso clínico variable, de forma que en algunos pacientes la necesidad de tratamiento es inmediata, mientras que en otros, el avance de la enfermedad es mucho más lento. En este contexto, la posibilidad de identificar rasgos o características en los pacientes mediante los que se pudiera predecir la evolución y pronóstico de la enfermedad sería de gran utilidad para decidir las opciones terapéuticas más adecuadas a cada paciente.

El papel de los receptores de los linfocitos B en la leucemia linfocítica crónica se ha visto apoyado por la eficacia terapéutica de los inhibidores de su señalización. Además, otras evidencias de su importancia en la enfermedad, así como de la existencia de una selección de antígenos en la enfermedad, es el hecho de que pacientes no relacionados pueden tener una composición casi idéntica de las inmunoglobinas del receptor de linfocitos B.

Un estudio, dirigido por investigadores de la Universidad de Upsala, Suecia, ha analizado a más de 8.500 pacientes con leucemia linfocítica crónica, para los que se disponía de información inmunogenética, y clasificado a los pacientes según diferentes grupos de estereotipos de las inmunoglobulinas de los receptores de membrana de los linfocitos B.

Los resultados indican que los pacientes de un mismo grupo, en general, mantenían un curso clínico similar para la enfermedad, mientras que los pacientes de diferentes grupos diferían.

“Era evidente que los pacientes con una combinación específica seguían el mismo curso clínico y que éste era diferente del de otros pacientes con otras combinaciones,” indica Panagiotis Baliakas, uno de los coordinadores del estudio. “Por ejemplo, los pacientes del subtipo número 2 mostraron un curso de la enfermedad agresivo, con un tiempo medio hasta el primer tratamiento, de únicamente dos años. Contrariamente, los pacientes del subtipo 4 presentaban una enfermedad que no requería tratamiento hasta después de unos 11 años de media.”

Los autores concluyen que la clasificación molecular de la leucemia linfoblástica crónica basada en las inmunoglobulinas de los receptores de las células B podría ser integrada junto con clasificaciones clínicas para refinar el pronóstico de los pacientes que comparten ciertos perfiles inmunogenéticos. Estos pacientes podrían ser estratificados en los ensayos clínicos destinados a evaluar tratamientos o manejo de la enfermedad y beneficiarse de aproximaciones terapéuticas dirigidas hacia ellos.

Referencia: Baliakas P, et al. Clinical effect of stereotyped B-cell receptor immunoglobulins in chronic lymphocytic leukaemia: a retrospective multicentre study. Lancet Haematology. 2014 Nov.  doi:10.1016/S2352-3026(14)00005-2

Fuente: http://www.uu.se/en/news/news-document/?id=3889&area=2,4,10,16&typ=artikel&na=&lang=en

Células de leucemia. Imagen: A Surprising New Path to Tumor Development. PLoS Biol 3(12): e433. doi:10.1371/journal.pbio.0030433 CC-BY-2.5

Células de leucemia. Imagen: A Surprising New Path to Tumor Development. PLoS Biol 3(12): e433. doi:10.1371/journal.pbio.0030433 CC-BY-2.5

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario