La composición genética influye en el microbioma intestinal

La afirmación “somos lo que comemos” va a tener que ser ligeramente modificada, según un reciente estudio del King’s College London y la Universidad Cornell, el cual sugiere que nuestra composición genética influye en si estamos gordos o delgados, a través de la regulación de qué tipos de microorganismos conviven en nuestro cuerpo.

Tanto la composición genética de un individuo como las poblaciones microbianas del intestino pueden influir en la enfermedad metabólica o la obesidad, pero hasta el momento la relación entre ambas o cómo pueden los cambios genéticos modelar el microbioma o interaccionar con él y esto afectar al fenotipo, no estaba claro.

Entre los miembros de una misma familia, el microbioma es más similar que entre personas no relacionadas, sin embargo, a pesar de que esta característica podría deberse a que comparten una mayor proporción de identidad genética, tradicionalmente, esto se atribuía al ambiente compartido y la dieta común.

Con el objetivo de determinar qué especies del microbioma son heredables y hasta qué punto lo son y cómo estas especies se relacionan con el resto, los investigadores llevaron a cabo un estudio en el que compararon el microbioma de pares de gemelos idénticos, que comparten su composición genética y pares de gemelos no idénticos que comparten de media el 50% de su  arquitectura genética. En total, el equipo analizó más de 1000 muestras fecales, correspondientes a más de 400 pares de gemelos y desveló que la abundancia de algunas de las poblaciones microbianas era más similar entre los gemelos idénticos que entre los que no idénticos. En concreto, la familia de bacterias cuya presencia se ve más influenciada por la composición genética de su hospedador es la familia Christensenellaceae. Al ser esta una familia descrita hace poco, se desconoce el tipo de interacción entre la misma y el hospedador. No obstante, esta familia, y aquellas otras especies con las que interacciona, se encontraron enriquecidas en individuos con reducido índice de masa corporal.

Por último, con el objetivo de analizar los efectos fenotípicos de la familia Christensenellaceae, los investigadores utilizaron trasplantes fecales en ratones libres de estas bacterias y observaron que tras el trasplante e incorporación de las bacterias en el intestino, los ratones perdían peso.

Los resultados obtenidos proporcionan, por primera vez, evidencias de que la abundancia de algunas especies de bacterias, no sólo está influida por condiciones ambientales como la dieta, el estilo de vida o la salud, sino que también está condicionada parcialmente por la genética del hospedador y que la variabilidad de estas poblaciones bacterianas entre las distintas personas se debe en parte a la variabilidad genética de las personas.  Además, las evidencias de que ciertas especies microbianas en el intestino, cuya abundancia está influida por los genes, pueden ser protectoras para la obesidad, convierten al microbioma en una atractiva diana para los tratamientos destinados a combatir la obesidad.

Referencia : Julia K. Goodrich JK, et al. Human Genetics Shape the Gut Microbiome. Cell, 2014; 159 (4): 789 DOI:10.1016/j.cell.2014.09.053

Fuente: http://www.kcl.ac.uk/newsevents/news/newsrecords/2014/November/Weight-influenced-by-microbes-in-the-gut.aspx

Enterococcus faecalis, una de las múltiples especies bacterianas que habita en el intestino humano. Imagen: Pete Wardell. Center for Disease Control and Prevention, National Institute of Health, EEUU.

Enterococcus faecalis, una de las múltiples especies bacterianas que habita en el intestino humano. Imagen: Pete Wardell. Center for Disease Control and Prevention, National Institute of Health, EEUU.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

1 Response

  1. 9 de abril de 2015

    […] La composicíon genetica influye en el microbioma intestinal […]

Deja un comentario