Mutaciones en el gen KCNC1 causan un tipo de epilepsia mioclónica progresiva

La epilepsia mioclónica progresiva constituyen un grupo de desórdenes familiares caracterizados por convulsiones mioclónicas (sacudidas repentinas e involuntarias de los músculos) ataxia, deterioro intelectual progresivo y degeneración neuronal. En su mayoría estos desórdenes se heredan de forma autosómica recesiva, con muy pocos casos de herencia autosómica dominante o mitocondrial y se han identificado diversos genes implicados en algunos de ellos. Sin embargo su diagnóstico clínico preciso es complicado, debido a la existencia de heterogeneidad genética y al solapamiento de los síntomas con otras patologías.

Un estudio colaborativo, en el que participan diferentes centros de investigación y hospitales de Europa, Norteamérica, Asia y Australia ha abordado el problema de la identificación de las causas moleculares de una serie de pacientes con epilepsia mioclónica progresiva recogidos durante los últimos 25 años.

Los investigadores secuenciaron el exoma, o parte del genoma que se traduce en proteínas, en 84 pacientes con epilepsia mioclónica progresiva sin causa identificada. Tras analizar las variantes genéticas y filtrarlas en función de su presencia en bases de datos o carácter patogénico, el equipo fue capaz de resolver cerca de un tercio de los casos.

El resultado más sorprendente fue la presencia de una mutación de novo recurrente en el gen KCNC1 en 11 de los pacientes. La mutación, pArg329His, causa un cambio de aminoácido en una de las subunidades de la familia Kv3 de canales de potasio, en un dominio importante para su funcionamiento. Tanto la información obtenida por análisis bioinformáticos como los análisis funcionales en un modelo animal, Xenopus, indican que el cambio puede alterar la transmisión de señales de ciertas células nerviosas en las que se expresa el gen y con ello contribuir a las convulsiones. Otras evidencias apoyan también que la alteración de la función en las neuronas del cerebelo puede contribuir al daño motor.

Los investigadores indican que la recurrencia de la mutación, su elevada frecuencia de aparición de novo, no transmitida por sus padres, probablemente se debe a su localización, en una posición “caliente” para este tipo de cambios. La estimación de su recurrencia es que la mutación sucede en uno de aproximadamente 6 millones de concepciones.

Ante la participación de KCNC1 en la epilepsia mioclónica progresiva, se plantea la posibilidad de que la modulación farmacológica de su actividad podría ser una aproximación viable para el tratamiento de los pacientes con la mutación. No obstante, y a pesar de que existen fármacos antiepilépticos dirigidos hacia la regulación de otros canales iónicos similares, todavía no se dispone de ningún activador conocido para KV3.1.

Referencia:Muona M. A recurrent de novo mutation in KCNC1 causesprogressive myoclonus epilepsy. Nat Genet. 2014 Nov 17. doi: 10.1038/ng.3144.

Fuente: http://www.eurekalert.org/pub_releases/2014-11/uoh-ang111714.php

Epilepsia mioclónica progresiva

Canal de potasio, cerrado y abierto. Imagen: David Goodsell [CC-BY-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], via Wikimedia Commons

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)