Novedades en la inmunoterapia contra el cáncer

Provocar la movilización de las defensas del propio organismo contra las células tumorales es un concepto que se ha ido desarrollando en los últimos años hasta convertirse en una realidad para el tratamiento de ciertos tipos de cáncer. Esta semana cinco artículos, publicados en la revista Nature revelan las últimas novedades relativas a la inmunoterapia en cáncer y aumentan la lista de tipos de cáncer en los que puede ser utilizada.

La mayor parte de estos trabajos se centran en la molécula PD-L1 (programmed cell death ligand 1), expresada en muchas células cancerígenas e inmunes, que tiene un papel crucial en la resistencia de las células tumorales a la acción del sistema inmune del paciente. PD-L1 se une a los receptores localizados en los linfocitos T, suprimiendo su migración, proliferación y acción citotóxica, lo que evita que las células cancerígenas sean reconocidas y eliminadas de forma eficiente. Otra molécula de superficie con una función similar es CTLA-4 (cytotoxic T-lymphocyte associated protein 4), que también activa rutas inhibitorias que frenan la actividad de los linfocitos T. El tratamiento con anticuerpos que bloquean CTLA4 y PD-L1 ya ha sido aprobado y utilizado en pacientes, con resultados positivos y a menudo de larga duración.

Tres de los estudios (Powles, et al.; Herbst, et al.; Tumeh, et al.) evalúan la efectividad clínica del tratamiento con anticuerpos que bloquean la acción de PD-L1 en pacientes con diferentes tipos de cáncer no investigados previamente: cáncer de vejiga urotelial metastásico, melanoma avanzado y diversos tumores sólidos, además de proporcionar nuevos datos sobre la dinámica de actuación de los anticuerpos sobre las células tumorales y su interacción con los linfocitos sanos. Otro de los estudios (Gubin, et al.) combina la utilización de anticuerpos frente a PD-L1 y CTLA4 y evalúa en un modelo de sarcoma en ratón, la inmunoterapia como método para provocar la regresión del tumor, con perspectivas muy prometedoras hacia el desarrollo de vacunas para el cáncer personalizadas.

Por último, el trabajo de Yadav y colaboradores, utiliza diferentes aproximaciones como la secuenciación de exomas, expresión génica, espectrometría de masas y análisis computacional para identificar nuevas moléculas en las células tumorales que puedan ser utilizadas como diana en el desarrollo de nuevos péptidos que activen al sistema inmune contra ellas.

Los prometedores resultados de los trabajos apoyan la utilización de inmunoterapia frente al cáncer, apuntan hacia su utilización en una amplia variedad de tipos de cáncer y contribuyen a explicar por qué este tipo de terapias funciona mejor en unos pacientes que en otros.

Referencias:

Powles T, et al. MPDL3280A (anti-PD-L1) treatment leads to clinical activity in metastatic bladder cancer. Nature. 2014 Nov 26;515(7528):558-62. doi: 10.1038/nature13904.

Herbst RS, et al. Predictive correlates of response to the anti-PD-L1 antibody MPDL3280A in cancer patients. Nature. 2014 Nov 26;515(7528):563-7. doi: 10.1038/nature14011.

Tumeh PC, et al. PD-1 blockade induces responses by inhibiting adaptive immune resistance. Nature. 2014 Nov 26;515(7528):568-71. doi: 10.1038/nature13954.

Yadav M, et al. Predicting immunogenic tumour mutations by combining mass spectrometry and exome sequencing. Nature. 2014 Nov 26;515(7528):572-6. doi: 10.1038/nature14001.

Gubin MM, et al. Checkpoint blockade cancer immunotherapy targets tumour-specific mutant antigens. Nature. 2014 Nov 26;515(7528):577-81. doi: 10.1038/nature13988.

Wolchok JD, Chan TA. Cancer: Antitumour immunity gets a boost. Nature. 2014 Nov 26;515(7528):496-8. doi: 10.1038/515496a.

Imagen: Rhoda Baer, National Eye Institute (NEI)

Imagen: Rhoda Baer, National Eye Institute (NEI)

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario