Contribución del gen ERAP1 en la espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es una enfermedad caracterizada por la inflamación de las articulaciones de la columna vertebral. Aunque no existe una cura para ella, algunos tratamientos alivian los síntomas y pueden contribuir a prevenir la enfermedad, por lo que el diagnóstico temprano puede mejorar sustancialmente la calidad de vida de los pacientes.

Entre los factores responsables de la enfermedad, la principal contribución genética identificada es el aumento del riesgo provocado por la presencia del antígeno leucocitario HLA-B27. En segundo lugar, diferentes estudios de asociación apoyan la implicación del gen ERAP1 (endoplasmic recitulum aminopeptidase 1), que codifica para una enzima del retículo endoplasmático que participa en el procesado del complejo mayor de histocompatibilidad I, y cuya función es vital para la función de los linfocitos T, además de coincidir espacialmente con la de HLA-B27, en el retículo endoplasmático.

Un estudio de la Universidad de Southampton, en Reino Unido, ha analizado las variantes genéticas de ERAP1 en pacientes con espondilitis anquilosante y controles, y encontrado la existencia de combinaciones específicas en los afectados por la enfermedad.

El estudio, en el que se identificaron 13 alotipos o combinaciones de variantes genéticas con cambio de aminoácido para el gen, en un mismo cromosoma, revela que el gen es altamente polimórfico en humanos. Aunque las razones de esta elevada variabilidad no están del todo claras, los investigadores argumentan que puede estar relacionada con la presión selectiva por parte de agentes infecciosos o patógenos. En este sentido, resaltan el interés de determinar si combinaciones concretas están asociadas a una mejor protección frente a ciertos patógenos.

Además, a pesar del reducido tamaño de la muestra, los resultados apuntan a una frecuencia diferente de los alotipos en controles y pacientes, y lo que es más relevante, las combinaciones de alotipos (cada persona posee en sus células dos cromosomas con el gen ERAP1 y por tanto dos alotipos) de los pacientes no se encontraban en pacientes y viceversa.

Por último, el análisis funcional de las variantes proteicas derivadas de los pares de alotipos de los pacientes con espondilitis anquilosante indica que su actividad enzimática está limitada y que ello podría contribuir a la patogénesis de la enfermedad. Esto tiene interés de cara al tratamiento de la enfermedad, ya que al descubrirse cómo las variaciones en ERAP1 cambian su función, la proteína podría considerarse una diana para el desarrollo de nuevos fármacos.

Los investigadores concluyen que los resultados proporcionan un mecanismo por el cual la función de ERAP1 contribuye al desarrollo de la enfermedad e indican la posibilidad de utilizar las combinaciones de alotipos identificadas en los pacientes como biomarcadores.

Referencia: Reeves E, et al. Functionally distinct ERAP1 allotype combinations distinguish individuals with Ankylosing Spondylitis. Proc Natl Acad Sci U S A. 2014 Dec 9;111(49):17594-9. doi: 10.1073/pnas.1408882111.

Fuente: http://www.southampton.ac.uk/mediacentre/news/2014/dec/14_231.shtml

 

Imagen: National Human Genome Research Institute

Imagen: National Human Genome Research Institute (www.genome.org)

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario