Primer fármaco epigenético cuyos efectos beneficiosos se transmiten a la descendencia, en un modelo animal para el Huntington

La conocida implicación de mecanismos epigenéticos en el desarrollo de múltiples enfermedades humanas ha impulsado el estudio e identificación de fármacos epigenéticos. Un ejemplo son los inhibidores de las acetilasas de histonas (conocidos como HDAC en base a sus siglas en inglés), esto es, inhibidores de las enzimas que modifican químicamente las proteínas implicadas en el empaquetamiento del material hereditario en el núcleo celular, interviniendo por lo tanto, en el acceso de la maquinaria enzimática de expresión al ADN. HDACi 4b, uno de estos compuestos ha sido utilizado con cierto éxito en modelos de la enfermedad de Huntington, aunque su forma de actuación, más allá de la remodelación del ADN, no había sido evaluada.

Un estudio del Instituto de Investigación Scripps, en EE.UU., ha analizado el efecto de HDACi 4b sobre el genoma y demostrado que la inhibición de deacetilasas de histonas modifica la expresión génica a través de cambios en la metilación del ADN y lo que es más, su efecto se transmite a la descendencia.

El equipo, dirigido por Elisabeth Thomas, observó alteraciones de la expresión de genes implicados en la metilación del ADN tanto en fibroblastos de pacientes con enfermedad de Huntington como en un modelo de ratón. Además, en el caso del ratón, los efectos beneficiosos del fármaco epigenético, tanto cognitivos como motores, se extendieron a la descendencia de los ratones tratados, concretamente a través de la línea masculina, lo que es coherente con los resultados de expresión en fibroblastos humanos, que indicaban que los cambios de metilación provocados por el fármaco eran mayores en el cromosoma Y que en los otros cromosomas.

Una característica de las modificaciones epigenéticas es que pueden ser transmitidas a través de las generaciones, sin alterar la secuencia del ADN. Este es el primer caso de un fármaco cuyos efectos beneficiosos se transmiten a la descendencia y aunque de momento sólo se haya demostrado en ratones, los resultados podrían tener una gran repercusión en su utilización en humanos. Además de su potencial para el tratamiento de la enfermedad de Huntington, algunos de estos inhibidores de acetilasas de histonas han sido aprobados para su uso clínico en desorden bipolar o cáncer y diferentes ensayos clínicos están en curso por lo que su campo de aplicación es amplio. “Muchos pacientes con estas enfermedades tienen hijos, por lo que la gran pregunta es cómo estos tratamientos afectan a su descendencia,” indica Elisabeth Thomas.

Referencia: Jia Het al. HDAC inhibition imparts beneficial transgenerational effects in Huntington’s disease mice via altered DNA and histone methylation. Proc Natl Acad Sci U S A. 2014 Dec 22. pii: 201415195.

Fuente: http://www.scripps.edu/news/press/2014/20141222thomas.html

 

fármaco epigenético

Ratones de laboratorio. Imagen: Maggie Bartlett, (National Institute of Human Genome Research, NIH)

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)