Cambios globales en el ambiente pueden influir en el riesgo genético a la obesidad

La interacción de los genes con el ambiente y su relación con la salud o enfermedad pueden ser modificadas en el tiempo, de forma  que características genéticas que sean ventajosas en un contexto histórico pueden resultar neutrales o incluso negativas en un periodo diferente. Este carácter temporal había sido intuido previamente a raíz de la presencia de mutaciones ancestrales en ciertas poblaciones asociadas en la actualidad a enfermedad; a  diferencias encontradas en estudios que analizaban cohortes nacidas en años diferentes; o en casos concretos como el de la obesidad, cuya incidencia ha aumentado considerablemente en los últimos años en algunas poblaciones.

Un estudio internacional acaba de demostrar que, en efecto, el impacto de una variante genética puede depender del año de nacimiento, apuntando a que los cambios globales que se producen en el medioambiente a lo largo del tiempo pueden modificar la influencia de los factores genéticos en algunos fenotipos.

Para ello, los investigadores analizaron un polimorfismo en el gen FTO (fat mass and obesity associated) implicado en el riesgo a la obesidad, en los participantes del conocido estudio longitudinal Framingham Heart Study y observaron que la correlación entre la variante del gen asociada a obesidad y el índice de masa corporal aumentaba en las diferentes etapas de la vida evaluadas, según el año de nacimiento de los participantes estudiados. Los resultados indican que en los participantes del estudio nacidos antes del periodo  1942-1945 la variante genética analizada del gen FTO no muestra asociación con el riesgo de obesidad, mientras que para los nacidos después de esa fecha la correlación era significativa. Los autores no profundizan en los factores ambientales responsables del cambio en la relación gen-obesidad, aunque sí mencionan que durante la primera mitad de los años 40 y especialmente tras la Segunda Guerra Mundial se produjeron importantes cambios en los hábitos alimenticios hacia un mayor consumo calórico, además de una reducción del gasto energético en los puestos de trabajo, todo ello propiciado por los avances tecnológicos.

“Sabemos que el ambiente juega un papel muy importante en la expresión de los genes, y el hecho de que nuestro efecto se observe hasta entre hermanos nacidos en diferentes años implica que los factores ambientales globales, como las tendencias en alimentación o la actividad en el lugar de trabajo, y no sólo aquellos encontrados dentro de las familias, pueden impactar en los rasgos genéticos,” indica James Niels Rosenquist, primer autor del trabajo. El investigador añade que el estudio abre la posibilidad de que en el futuro se identifiquen nuevos factores genéticos de riesgo como consecuencia de las diferentes respuestas genéticas al medio ambiente en continuo cambio.

Referencia: Rosenquist JN, et al. Cohort of birth modifies the association between FTO genotype and BMI. Proc Natl Acad Sci U S A. 2014 Dec 29. pii: 201411893.

Fuente: http://news.harvard.edu/gazette/story/2014/12/year-born-may-determine-obesity-risk/

 

Imagen: Petr Kratochvil [CC0], via Wikimedia Commons

Imagen: Petr Kratochvil [CC0], via Wikimedia Commons

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario