Influencia del ambiente en la variabilidad del sistema inmune

¿Qué influye más en la variación del sistema inmune en la especie humana, los genes o el ambiente? Como en muchas características de los seres humanos, la respuesta no es simple. Nuestro genoma incluye las instrucciones de desarrollo y funcionamiento de los diferentes tejidos, órganos y sistemas del organismo humano, entre ellos los componentes del sistema inmunitario. Además, conocidas alteraciones en algunos genes llevan a la alteración de los mecanismos de defensa del cuerpo y a la aparición de enfermedades relacionadas. No obstante, el sistema inmune media la constante interacción del organismo con el medio ambiente y su capacidad de acción depende en buena medida de dicha interacción y de la exposición a compuestos exógenos para, partiendo de las instrucciones disponibles responder de la forma más adecuada. Además, tiene memoria, por lo que el haberse enfrentado a diferentes patógenos o daños puede influir en respuestas posteriores.

Un reciente estudio de la Universidad de Stanford inclina la balanza de la influencia en el modelado del sistema inmune hacia un mayor efecto del medio ambiente. “Al examinar el sistema inmunitario de las personas, a menudo te encuentras grandes diferencias entre ellas, por lo que nos preguntamos si esto refleja diferencias genéticas subyacentes, o algo más,” indica Mark Davis, director del Instituto de Inmunidad, Trasplantes e Infecciones de Stanford, y director del trabajo. “Sin embargo, lo que encontramos es que en la mayoría de los casos, incluyendo la respuesta la vacuna contra la gripe y otros tipos de respuesta inmune, hay poca o ninguna influencia genética en marcha.”

Para evaluar y diferenciar los efectos hereditarios de los debidos al ambiente, los investigadores llevaron a cabo un estudio en gemelos, en el que evaluaron más de 200 parámetros relacionados con el sistema inmunitario, como las proteínas del suero, citokinas o las poblaciones celulares, en un total de 200 gemelos monocigóticos y dicigóticos.

Puesto que los gemelos monocigóticos comparten su material genético, en caso de un mayor peso de los factores hereditarios se esperaría que la concordancia entre los parámetros analizados fuera mayor que en el caso de los gemelos dicigóticos, que comparten de media un 50% del genoma. De las variables analizadas, el equipo encontró que en un 77% la contribución del ambiente superaba la de los factores hereditarios, y que en un 58% la contribución se debía principalmente a los factores no hereditarios.

Además, los investigadores observaron que las diferencias en la respuesta inmune se incrementan con la edad, lo que tal y como explican, probablemente se deba a la exposición a lo largo de la vida a diferentes agentes patógenos. ”Las influencias no hereditarias, especialmente los microbios, parecen jugar un gran papel en dirigir la variación inmune,” indica Davis. “Al menos durante los primeros 20 años de vida, cuando el sistema inmune está madurando este increíble sistema se adapta continuamente a sus encuentros con patógenos hostiles, microbios amistosos del intestino, componentes nutricionales y más, sobre pasando la influencia de la mayoría de los factores hereditarios.”

Referencia: Brodin P, et al. Variation in the human immune system is largely driven by non-heritable influences. Cell. 2015 Jan 15;160(1-2):37-47. doi: 10.1016/j.cell.2014.12.020

Fuente: https://med.stanford.edu/news/all-news/2015/01/environment-not-genes-plays-starring-role-in-immune-variation.html

La exposición a los patógenos condiciona la variabilidad del sistema inmune humano. En la imagen, Staphilococcus aureus resistente a meticilina. National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIH).

La exposición a los patógenos condiciona la variabilidad del sistema inmune humano. En la imagen, Staphilococcus aureus resistente a meticilina sobre la superficie de una célula del sistema inmune. National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIH).

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

1 Response

  1. Francisco Javier Bel Gomez dice:

    Puede que el sistema inmune se reorganice constantemente ,según la lucha que tenga y anticuerpos que produzca como respuesta al patógeno entrante.Esto estará coordinado con un funcionamiento adaptativo de nuestra herencia genética que activara sistemas o genes como interruptores de inhibición o quizás de activación de genes o también de mensajeros que reciba por posible respuestas inhibitorias o excitatorias .Tambien puede que el organismo de la respuesta funcional adecuada en la mayoría de los casos ,pero también puede que el organismo de una respuesta insatisfactoria para el balance vital del ser .

Deja un comentario