Un proyecto para el diagnóstico de nuevas enfermedades genéticas

La utilidad clínica de la secuenciación del genoma y exoma completos para el diagnóstico de enfermedades mendelianas raras ya conocidas y descritas ha quedado demostrada en los últimos años. Sin embargo, el potencial de estas aproximaciones para el diagnóstico de enfermedades genéticas idiopáticas, cuyas causas son desconocidas, no ha sido explorado en profundidad.

Con el objetivo de utilizar herramientas genómicas para identificar las causas de las enfermedades genéticas idiopáticas graves, raras, y que desafían la obtención de un diagnóstico o no responden a los tratamientos convencionales, el Instituto de Investigación Scripps, en EE.UU., inició en 2011 el Estudio IDIOM (Estudio de Enfermedades Idiomáticas del Hombre, en sus siglas en inglés). Los responsables de IDIOM, que continúa en marcha, han publicado recientemente un artículo en el que describen el procedimiento seguido y los resultados de los primeros tres años del proyecto.

¿Cuál es el protocolo seguido en el estudio IDIOM? El rastreo y reclutamiento de pacientes es el primer paso. Algunos de los principales criterios de inclusión en el proyecto son: tener una condición grave no diagnosticada a pesar de haberse realizado intensas evaluaciones médicas y genéticas, que la enfermedad sea susceptible de tratar o se pueda actuar de alguno modo sobre ella, y que, en principio parezca ser genética. Además, los pacientes deben de disponer de un médico que trabaje con el equipo de investigación y tome la responsabilidad de comunicar los resultados a los pacientes. Una vez cada caso es revisado por los clínicos colaboradores del proyecto, los pacientes deben firmar el consentimiento informado, antes de ser enrolados en el estudio.

Siguiendo con el proceso, el genoma de los pacientes y familiares biológicos es secuenciado, analizado e interpretado en el Instituto Scripps de Ciencia Translacional. El resultado final, bajo la forma de un informe genómico individual se evalúa por el panel formado por investigadores clínicos y el médico responsable del paciente. Por último, el paciente es informado por su médico respecto a las posibles implicaciones en el manejo o tratamiento de su enfermedad derivadas de los resultados genéticos. En caso de ser necesario el paciente dispone de consejeros genéticos con los que tratar temas como la planificación familiar o decisiones reproductivas.

En el trabajo publicado, los investigadores responsables de IDIOM ofrecen detalles de los 121 pacientes evaluados, para los que se obtuvo un diagnóstico molecular probable en aproximadamente el 60% y un diagnóstico confirmado en el 18%. Más allá del beneficio intrínseco que supone la identificación de la causa molecular de la enfermedad del paciente, los autores manifiestan cómo estos diagnósticos llevaron a diferentes beneficios clínicos, apoyando la utilización de secuenciación de genomas no sólo para enfermedades ya conocidas sino también para aquellas difíciles de diagnosticar. Aunque el proceso puede resultar más largo que en el caso de enfermedades mendelianas, y todavía es susceptible a ser mejorado en muchos aspectos, sin duda constituye un gran paso hacia el diagnóstico e identificación de las causas de las miles de enfermedades genéticas todavía sin caracterizar.

Referencia: Bloss CS, et al. A genome sequencing program for novel undiagnosed diseases. Genet Med. 2015 Mar 19. doi: 10.1038/gim.2015.21http://www.nature.com/gim/journal/vaop/ncurrent/abs/gim201521a.html

 

enfermedades genéticas idiopáticas. Imagen : Maggie Bartlett (National Human Genome Research Institute, www.genome.org)

Modelo tridimensional del ADN. Imagen : Maggie Bartlett (National Human Genome Research Institute, www.genome.org)

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

Deja un comentario