Sindrome de Moebius: Mutaciones de Novo. 

Mutaciones de novo en PLXND1 y REV3L causan el síndrome de Moebius

 

Laura Tomas-Roca

Department of Human Genetics, Radboud University Medical Center, Donders Institute for Brain; Departamento de Anatomía Humana y Psicobiología, Universidad de Murcia

Representación del nervio craneal VII, uno de los afectados en los pacientes con síndrome de Moebius. Imagen: Patrick J. Lynch, medical illustrator (Patrick J. Lynch, medical illustrator) [CC BY 2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.5)].

Representación del nervio craneal VII, uno de los afectados en los pacientes con síndrome de Moebius. Imagen: Patrick J. Lynch, medical illustrator (Patrick J. Lynch, medical illustrator) [CC BY 2.5 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.5)].

El síndrome de Moebius o también conocido como Secuencia de Moebius, fue descrito por primera vez por Albrecht Von Graaefe en 1880, y ocho años después, el neurólogo Paul Julius Möbius lo definió más extensamente otorgándole su nombre. Se trata de una enfermedad neurológica extremadamente rara, que en España afecta a alrededor de 1 entre 115.000 recién nacidos. Los dos síntomas que lo definen son la parálisis congénita de los músculos faciales y la ausencia de los movimientos de abducción de los ojos, debido a una alteración de los nervios craneales VI (abducens) y VII (facial). Sin embargo, otros nervios craneales pueden estar afectados como el XII (hipogloso) o el III (motor ocular externo). El espectro clínico del síndrome de Moebius es muy variable y los recién nacidos suelen presentar problemas respiratorios y de deglución. Los síntomas más comunes son: problemas en el habla debido a la parálisis facial, deformidades y falta de miembros, estrabismo, paladar hundido, retrasos motores, problemas dentales y defectos sensoriales.

La etiología y patogenia de este síndrome ha sido debatida durante décadas, y las dos principales hipótesis sugieren las alteraciones vasculares y los defectos genéticos como principales causas. La teoría vascular sostiene que las alteraciones neurológicas a nivel del tronco encefálico se deben a una falta del riego sanguíneo de la zona durante el embarazo. Por otro lado, la teoría genética se apoya en unos raros casos de familias con sintomatología parecida al síndrome de Moebius. Sin embargo, los pacientes típicos de Moebius aparecen de forma esporádica, en familias en las que no hay más miembros afectados.

Con la premisa de que la inmensa mayoría de los pacientes son esporádicos, especulamos que la causa de una parte de ellos podrían ser las mutaciones de novo. Para corroborar nuestra hipótesis analizamos el exoma de ocho pacientes aislados, con técnicas de secuenciación masiva de nueva generación, e identificamos dos mutaciones de novo en dos genes, PLXND1 y REV3L. Posteriormente secuenciamos estos dos genes en nuestra cohorte de 103 pacientes y encontramos mutaciones de novo adicionales en ambos genes.

Defecto de migración de motoneuronas en mutantes de Plxnd1. Imagen: Laura Tomas-Roca, Department of Human Genetics, Radboud University Medical Center, Donders Institute for Brain; Departamento de Anatomía Humana y Psicobiología, Universidad de Murcia.

Defecto de migración de motoneuronas en mutantes de Plxnd1. Imagen: Laura Tomas-Roca, Department of Human Genetics, Radboud University Medical Center, Donders Institute for Brain; Departamento de Anatomía Humana y Psicobiología, Universidad de Murcia.

Asimismo, analizamos los cerebros de los ratones mutantes para Plxnd1 y Rev3l y en ambos observamos una disminución en el número de motoneuronas en el núcleo motor del facial, similar a lo que se ha observado en pacientes de Moebius. En el caso de Plxnd1 esta disminución se debe a un defecto de la migración de las motoneuronas hacia su destino final en el núcleo del facial. Sin embargo, la haploinsuficiencia de Rev3l causaría una pérdida estocástica de precursores neuronales debido a un defecto en la replicación del ADN.

En resumen, hemos identificado un total de seis mutaciones de novo en PLXND1 y REV3L, en seis pacientes esporádicos, diagnosticados con el síndrome de Moebius. Además, hemos probado que defectos en estos genes, envueltos en funciones biológicas diferentes, producen una disminución del número de motoneuronas en el núcleo motor del facial.

Referencia: Tomas-Roca L, et al. De novo mutations in PLXND1 and REV3L cause Möbius syndrome. Nat Commun. 2015 Jun 12;6:7199. doi: 10.1038/ncomms8199.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)