Un dúo molecular que regula la expresión de genes neurales

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

diferenciación neuronal. Imagen cortesía de Veronica LaPadula.

Terminación nerviosa, una de las especializaciones de las neuronas. Imagen cortesía de Veronica La Padula.

¿Qué hace que una célula se convierta en neurona y no en otro tipo celular? A lo largo del desarrollo las células precursoras expresan secuencialmente diferentes conjuntos de genes que terminan definiendo o especificando su destino hacia unas funciones y características concretas, es decir, hacia un tipo celular específico.

Un estudio dirigido por el King’s College London acaba de revelar un mecanismo por el que las neuronas adquieren esta especificidad durante el desarrollo, al identificar un dúo molecular, formado por la proteína de unión al ARN tristetraprolin (TTP) y el microARN miR-9, que regula la acumulación y expresión de muchos de los ARN mensajeros neurales.

Con el objetivo de determinar cómo se regula la expresión de múltiples conjuntos de genes con tanta precisión en el tiempo y en el espacio, los investigadores se concentraron en un aspecto concreto: la estabilidad de los ARN mensajeros – moléculas intermediarias entre los genes y las proteínas para las que codifican. Concretamente estudiaron unas marcas específicas en los ARN mensajeros con las que pueden interaccionar otras proteínas para desestabilizarlos y con ello influir en la mayor o menor producción proteica.

Lo primero que encontraron fue que los niveles de los ARNs mensajeros que contienen regiones de unión a proteínas que interaccionan con el ARN para desestabilizarlo, aumentan durante la diferenciación neural. A continuación, observaron que muchos de los mencionados ARNs mensajeros son diana de la proteína de unión al ARN tristetraprolin o TTP, cuya ruta molecular es inactivada durante la diferenciación de las células nerviosas. De hecho, los investigadores comprobaron que esta inactivación es necesaria para que las células se diferencien en neuronas. Además, en el proceso de inactivación TTP interviene el microARN miR-9. Así, en las células precursoras los niveles y actividad de TTP son elevados y pueden promover la desestabilización de los ARN mensajeros neurales, evitando su acumulación en la célula. Una vez las células nerviosas inician el proceso de diferenciación miR-9 participa en la desactivación de TTP y los ARN mensajeros de genes neurales pueden acumularse para su expresión en las neuronas.

“La regulación coherente de múltiples genes puede conllevar sustanciosos problemas logísticos,” indica Eugene Makeyev, uno de los autores del trabajo. “Nuestro trabajo sugiere que la regulación ajustada de la estabilidad del mensajero es un importante mecanismo en la dirección de los cambios de expresión génica que se producen durante el desarrollo normal del cerebro.”

Gracias a estudios previos ya se conocía el papel de TTP desestabilizando mensajeros de ARN codificantes para factores de crecimiento u oncogenes, pero esta es la primera vez que se asocia su función, o más bien la ausencia de ella a la diferenciación neuronal. Los autores del trabajo indican que los resultados obtenidos abren nuevas posibilidades para mejorar la conversión de células no nerviosas en neuronas con fines terapéuticos o de investigación, así como ampliar el estudio de los mecanismos por los que, en algunas células tumorales, se produce la sobreexpresión de antígenos onconeurales.

Referencia: Dai W, et al. A post-transcriptional mechanism pacing expression of neural genes with precursor cell differentiation status. Nat Commun. 2015 Jul 6;6:7576. doi: 10.1038/ncomms8576.

Fuente: http://www.kcl.ac.uk/ioppn/depts/devneuro/newsevents/newsrecords/2015/July/Eugene.aspx

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal