La presencia del Guardián del Genoma se reduce en las células epiteliales de la piel y boca conforme éstas envejecen

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

proteína supresora de tumores. Imagen: Protein Data Base- 3TS8, visualizada con QuteMol (http://qutemol.sourceforge.net).

p53 interaccionando con el ADN. Imagen: Protein Data Base- 3TS8, visualizada con QuteMol (http://qutemol.sourceforge.net).

La proteína p53 es también conocida como el “Guardián del Genoma” debido a su participación en diversos mecanismos moleculares, entre los que se encuentra el mantenimiento de la integridad del ADN. Como proteína supresora de tumores, la actividad de p53 tiene un efecto protector frente al cáncer, aumentando la resistencia de los tejidos al desarrollo de tumores. Diferentes estudios muestran que los niveles de p53 aumentan durante la senescencia replicativa en los fibroblastos (células del tejido conectivo). La explicación que se le da a este fenómeno es que cuando una célula alcanza la etapa de senescencia, tras múltiples y sucesivas divisiones que podrían haber llevado a la acumulación de mutaciones en su genoma, la actividad aumentada de p53 promueve su muerte celular programada. De este modo no se pierde el control del ciclo celular y los materiales de la célula se pueden reciclar. No obstante, la expresión de p53 disminuye en los progenitores nerviosos y células madres mesenquimáticas en un patrón dependiente de la edad, lo que apunta a que en los diferentes tipos celulares su regulación es distinta.

Un reciente estudio, dirigido por la Universidad de California Los Angeles acaba de encontrar que los niveles de p53 disminuyen en las células epiteliales de la piel y la boca conforme éstas envejecen, lo que podría contribuir a la mayor frecuencia de desarrollo de cáncer epitelial en las personas mayores.

Los investigadores detectaron que la reducción en los niveles de p53 se produce debido a la disminución en la transcripción del gen que codifica la proteína, como consecuencia de la modificación epigenética de una de las proteínas que compactan el ADN de la región reguladora del gen.

Dada la actividad supresora de tumores de p53, los investigadores argumentan que es posible que las células senescentes o de edad avanzada, con niveles reducidos de p53, sean más vulnerables a la acumulación de mutaciones genéticas debido a factores ambientales o químicos, y por tanto presenten una mayor predisposición a desarrollar cáncer en esas células. En este contexto, actuar sobre los mecanismos epigenéticos que regulan la expresión de p53 durante el envejecimiento podría resultar una aproximación a tener en cuenta para prevenir el desarrollo del cáncer.

“En aproximadamente un 90% de los casos el cáncer en humanos es originado a partir de células epiteliales, lo que sospechamos tiene que ver con la mayor incidencia del cáncer oral y de piel en los pacientes de mayor edad,” indica Reuben Kim, investigador del trabajo y profesor en la Universidad de Californa Los Angeles.

“Buscar formas de mantener los niveles de p53 conforme uno envejece podría proporcionar una pista terapéutica para prevenir el desarrollo del cáncer,” manifiesta No-Hee Park, director del trabajo.

Referencia: Kim RH, et al. Regulation of p53 during senescence in normal human keratinocytes. Aging Cell. 2015 Jul 1. doi: 10.1111/acel.12364.

Fuente: http://newsroom.ucla.edu/releases/ucla-study-finds-that-a-protein-that-helps-suppress-cancer-fades-as-we-age

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)