Australia abre el debate sobre la selección del sexo de los hijos

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Cromosomas sexuales, responsables de la determinación del sexo en la especie humana. Imagen cortesía de Marta Yerca.

Cromosomas sexuales, responsables de la determinación del sexo en la especie humana. Imagen cortesía de Marta Yerca.

Una iniciativa del gobierno Australiano en la que se incluye una sección para evaluar la posibilidad de permitir la selección del sexo de los hijos, incluso sin fines terapéuticos, ha abierto el debate de hasta qué punto pueden o deben los padres intervenir en las características de su descendencia.

La selección del sexo durante el proceso de fecundación in vitro (FIV) está permitida en algunos países, incluyendo España, en aquellos casos en los que supone la prevención de la transmisión de enfermedades ligadas a uno de los sexos. Este es el caso de la hemofilia o algunas distrofias musculares ligadas al cromosoma X, enfermedades en las que los hijos varones tienen un 50% de probabilidades de heredar la condición cuando las madres son portadoras de la enfermedad (esto es, que siendo sanas, tienen una de las dos copias del gen responsable de la enfermedad dañada).

Frente a la aceptación, regulada, de la selección del sexo con fines terapéuticos, Europa, Nueva Zelanda, Australia, diferentes países de Asia y cuatro estados de EE.UU. prohíben la elección del sexo de los hijos con fines no terapéuticos, por diversas razones, entre ellas, las éticas.

Dados los avances médicos y tecnológicos de los últimos años, la Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia (NHMRC, en sus siglas en inglés) ha iniciado el proceso de revisar las recomendaciones éticas de la utilización de tecnologías de reproducción asistida en investigación y en la práctica clínica. Para ello, han publicado un borrador de las mismas y han hecho una invitación para su consulta pública. Una de las secciones a considerar es la de la elección del sexo de la descendencia sin fines terapéuticos. En el borrador, para facilitar la discusión, la NHMRC ha incluido diferentes situaciones en las que se puede plantear la decisión de elegir el sexo de los hijos sin un objetivo puramente médico, planteando si son apropiadas o éticas. Algunas de ellas serían la obtención de un equilibrio de sexos en la familia, el respeto a la autonomía de los progenitores a la hora de decidir o incluso diferentes contextos culturales. Además, se plantea la posibilidad de que haya consecuencias psicológicas adversas para los hijos al comunicarles que su sexo fue seleccionado, o provocadas por el sentimiento de tener que cumplir las expectativas generadas tras la elección.

Entre las cuestiones a tener en cuenta el NHRMC plantea la posibilidad de que haya consecuencias psicológicas adversas para los hijos al comunicarles que su sexo fue seleccionado, o provocadas por el sentimiento de tener que cumplir las expectativas generadas tras la elección.nerissa's ring (Flickr: girl, lost) [CC-BY-2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0).

Entre las cuestiones a tener en cuenta sobre la selección del sexo de la descendencia el NHRMC plantea la posibilidad de que haya consecuencias psicológicas adversas para los hijos al comunicarles que su sexo fue seleccionado, o provocadas por el sentimiento de tener que cumplir las expectativas generadas tras la elección.nerissa’s ring (Flickr: girl, lost) [CC-BY-2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0).

El NHMRC resalta también el hecho de que ya existen parejas que viajan desde Australia a países en los que no está prohibido decidir el sexo de los hijos para realizarse la FIV. Ante esta situación, el NHMRC apunta que los estándares y sistemas de salud de esos otros países pueden no ser los mismos que en Australia y podrían resultar en problemas sanitarios tanto para la madre como para los futuros hijos.

Otras cuestiones a tener en cuenta son si la selección del sexo sin un propósito médico es una buena forma de utilizar los recursos médicos dentro de los sistemas sanitarios, si podría derivar en una intensificación de los estereotipos de género, o si podría convertirse en el primer paso hacia permitir, en el futuro, seleccionar otras características como la altura, capacidad deportiva o inteligencia.

El NHMRC reconoce la existencia de razones prácticas y éticas para continuar con la política actual de permitir únicamente elegir el sexo cuando hay razones terapéuticas para ello. No obstante, manifiesta que ahora es el momento de determinar si las razones no médicas para decidir el sexo de los hijos se consideran aceptables o no y si es así, dónde debería ponerse el límite de la selección de características.

La iniciativa australiana ha planteado una cuestión que tarde o temprano llegará al resto de países en los que está prohibido decidir sobre el sexo de los hijos. Los resultados de la consulta pública y la posterior decisión final de la NHMRC proporcionarán, sin duda, un marco de acción a considerar en futuros debates.

Fuentes:

Boletín Oficial del Estado, Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida.

http://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2006-9292&tn=1&vd=&p=20150714&acc=Elegir

Consulta pública de la Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia:

http://consultations.nhmrc.gov.au/files/consultations/drafts/artdraftethicalguidelines150722.pdf

http://consultations.nhmrc.gov.au/public_consultations/assisted-reproductive-tech

http://www.frontlinegenomics.com/1815/is-it-time-to-allow-sex-selection-in-ivf/?utm_source=newsletterEU01%2F9%2F15&utm_medium=email&utm_campaign=newsletterEU01%2F9%2F15

 

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

1 Response

  1. carmen reynoso camayo dice:

    estuvo muy interesante

Deja un comentario