La Genómica en Oncología Pediátrica

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

genómica oncológica.

Moléculas de ADN. Imagen: Medigene Press S.L.

Dentro del campo de la oncología, los avances en las técnicas de secuenciación y análisis de los genomas, así como la disponibilidad de bases de datos con información cada vez más detallada de las alteraciones genéticas que intervienen en el desarrollo del cáncer, han permitido mejorar la capacidad de detección de las mutaciones y aberraciones cromosómicas del cáncer, y abierto el camino hacia su integración en un contexto clínico, dirigido hacía la individualización de cada paciente.

La incorporación de la genómica y consejo genético en la práctica clínica está cada vez más cerca de convertirse en algo rutinario. Hace unas semanas comentábamos los resultados de un estudio que evaluaba los beneficios del diagnóstico genético temprano para el manejo de los pacientes con diabetes neonatal. Un trabajo similar, dirigido por la Universidad de Michigan ha analizado la utilidad de la genómica en el manejo y tratamiento de los niños y jóvenes adultos con cáncer.

En el trabajo, publicado en el Journal of the American Medical Association, los investigadores, dirigidos por Arul Chinnaiyan, director del Centro de Patología Traslacional de Michigan, muestran los primeros resultados del programa Peds-MiOncoSeq, en el que se analizan el ARN y ADN de muestras tumorales y ADN de tejido sano de pacientes pediátricos o jóvenes con cánceres de muy baja frecuencia o que han sufrido recaídas. La muestra analizada incluía 102 pacientes. En 91 de ellos (28 con cánceres hematológicos y 63 con tumores sólidos), secuenciaron el exoma o parte codificante del genoma obtenido de muestras de tumores y de tejido sano, y llevaron a cabo análisis de expresión en las muestras tumorales. A continuación, en base a los resultados moleculares obtenidos y a la información clínica disponible, un consejo formado por oncólogos, especialistas genéticos, patólogos, bioinformáticos y consejeros genéticos entre otros, evaluó en cada caso si podían llevarse a cabo acciones clínicas relevantes, como tomar decisiones sobre el tratamiento o manejo de la enfermedad y si los pacientes o sus familiares se encontraban en riesgo a desarrollar cáncer en el futuro.

genómica oncológica.

La incorporación de la genómica y consejo genético en la práctica clínica está cada vez más cerca de convertirse en algo rutinario. Imagen: Medigene Press SL.

En un 46% de los casos estudiados se encontró información genética con potencial para ser utilizada en la toma de decisiones clínicas, bien a través de un régimen de tratamiento o a través de consejo genético. Los investigadores tomaron medidas clínicas en un cuarto de los pacientes, entre las que se incluyeron el cambio de terapia en 14 de los pacientes y asesoramiento genético para evaluar riesgos futuros en 9 de los pacientes. En 9 de los pacientes, la intervención clínica personalizada a su perfil genómico resultó en una remisión clínica parcial o completa.

“Estábamos emocionados de ver un resultado sobre el que actuar en un porcentaje sustancial de los pacientes, y pensamos que podría ser potencialmente mayor con el tiempo,” manifiesta Arul Chinnaiyan. “Estos son pacientes que habían gastado todas las opciones terapéuticas probadas o que tenían un diagnóstico extremadamente raro. Si podemos encontrar un evento clínicamente accionable y tener una oportunidad de actuar sobre él, mostramos en este estudio que puede tener un gran impacto sobre el paciente.”

“Cada niño es diferente a la hora predecir cómo responderá a los diferentes tratamientos para el cáncer,” indica Rajen Modi, primer autor del trabajo. “Esta información genética personalizada nos ayuda a predecir mejor qué cambio genético dirige un tumor infantil particular, qué está causando la resistencia al tratamiento y cómo predecir la respuesta a ciertos tratamientos. Este conocimiento puede ayudarnos a unir cada paciente con la terapia específica con mayor probabilidad de beneficiarle.”

Un dato importante del estudio es que menos aquellos que rechazaron la opción, todos los participantes recibieron información sobre los denominados hallazgos inesperados relacionados con el cáncer. Esto llevo a que 9 pacientes fueran informados de la presencia de mutaciones en el tejido sano, es decir, heredadas y heredables, que podrían afectarles no sólo a ellos sino también a sus familias. En algunos de estos casos, no existían evidencias de la presencia de ningún síndrome familiar relacionado con el cáncer. Gracias al estudio, tanto los pacientes como sus familiares pudieron recibir asesoramiento genético.

Los investigadores resaltan que una de las principales limitaciones del estudio es la falta de fármacos para la población pediátrica. En algunos de los casos, a pesar de identificar mutaciones contra las que potencialmente podría actuarse, no existían fármacos que pudieran proporcionar un beneficio. Entre las causas de este fenómeno destacan la falta de información sobre las dosis más adecuadas para los pacientes pediátricos, o la ausencia de ensayos clínicos con este tipo de pacientes.

Los resultados del trabajo son similares a los obtenidos en otras patologías. La utilización de la genómica para individualizar el tratamiento o manejo del cáncer proporciona beneficios a una proporción significativa de pacientes. No obstante, la existencia de pacientes para los que la información obtenida es insuficiente hace que a pesar de los resultados positivos los investigadores se muestren todavía prudentes. “Es temprano y la promesa completa de la medicina de precisión todavía está por cumplirse,” comenta Mody. El investigador comenta que es necesario diseñar terapias mejor dirigidas para los niños, y reducir a menos de dos semanas el tiempo de entrega de de los resultados de la secuenciación del genoma, para que la genómica pueda utilizarse de forma regular en el plan de tratamiento de un paciente.

En un editorial que acompaña al trabajo, investigadores del Children’s Hospital of Philadelphia manifiestan que “él estudio de Mody y colaboradores representa una importante contribución al cuidado de los niños con cáncer. Hace claro que aquellas aproximaciones que están evolucionando rápidamente en adultos son aplicables al cuidado de los niños con cáncer. Estos datos sugieren ampliamente que la medicina de precisión, intensificada con la evaluación genética puede mejorar los resultados de los niños con cáncer.”

Referencias: Mody RJ, et al . Integrative Clinical Sequencing in the Management of Refractory or Relapsed Cancer in Youth. JAMA. 2015 Sep 1;314(9):913-25. doi: 10.1001/jama.2015.10080.

Schnepp RW, et al. Improving Patient Outcomes With Cancer Genomics: Unique Opportunities and Challenges in Pediatric Oncology. JAMA. 2015 Sep 1;314(9):881-3. doi: 10.1001/jama.2015.9794.

Fuentes:

http://media.jamanetwork.com/news-item/incorporating-genomic-sequencing-genetic-counseling-into-pediatric-cancer-treatment-shows-benefit/

http://www.mcancer.org/news/archive/genetic-landscape-can-impact-treatment-children-rare-aggressive-cancer

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario