El seguimiento de mutaciones en el ADN tumoral circulante predice la recaída en el cáncer de mama primario

 

Isaac García-Murillas

The Breakthrough Breast Cancer Research Centre, The Institute of Cancer Research, Fulham Road, London, SW3 6JB, UK.

cáncer de mama. Imagen: Dr. Steven Harmes. Baylor University Medical Center (National Institute of Cancer).

Imagen por resonancia magnética de un pecho. Imagen: Dr. Steven Harmes. Baylor University Medical Center (National Institute of Cancer).

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente entre las mujeres de todo el mundo y la segunda causa más común de muerte por cáncer en esta población. Aproximadamente, el 95% de las mujeres con cáncer de mama son diagnosticadas en los estadios iniciales, sin evidencia macroscópica de metástasis. En muchas mujeres, sin embargo, el cáncer de mama ya ha metastatizado en el momento del diagnóstico y son estas micrometástasis las que pueden, con el tiempo, dar lugar a la manifestación de la enfermedad metastática. La identificación de las pacientes que tienen enfermedad micrometastásica residual, que no ha sido erradicada por terapias neoadyuvantes, y posterior cirugía, permitiría el desarrollo de ensayos clínicos con terapias adyuvantes para prevenir la recaída, centradas en aquellos pacientes que tienen un mayor riesgo.

En este estudio, evaluamos si el análisis de ADN tumoral circulante (ADNtc) en plasma se podría utilizar para monitorizar la micrometástasis en el cáncer de mama primario. El ADNtc puede ser detectado en plasma o suero de pacientes con cáncer avanzado, donde se puede utilizar como una fuente de material biológico no invasiva para elucidar las características genéticas somáticas de estos tumores. Sin embargo, hay pocos datos disponibles sobre si el análisis de ADNtc sería aplicable al cáncer primario, debido en parte a que la carga tumoral es muy baja en estos pacientes.

Para este fin secuenciamos los tumores primarios de 55 mujeres con un panel desarrollado para detectar los genes que se encuentran mutados más comúnmente en el cáncer de mama. Una vez que detectamos mutaciones en estos tumores, desarrollamos ensayos basados en la PCR digital (PCRd) para el seguimiento de estas mutaciones en plasma. La PCRd es una técnica de PCR (amplificación en cadena de la polimerasa) de tercera generación que permite analizar en muestras clínicas la presencia de ADN procedente del tumor dentro de un exceso de ADN que no contiene la mutación. Para conseguir esto, el ADN que se va a analizar es subdividido en una multitud de submuestras, ya sea en micro-pocillos en un chip o en una emulsión, en las que se puede analizar de forma individual la presencia de ADN procedente del tumor. Una vez que las mutaciones identificadas en el tumor primario han sido validadas con PCRd en este ADN, analizamos el plasma de los pacientes con esta técnica para detectar ADNtc en diferentes puntos a lo largo del estudio.

Célula tumoral migrando. Dr. Raowf Guirguis. National Cancer Institute

Célula tumoral migrando. Dr. Raowf Guirguis. National Cancer Institute.

La detección de ADNtc en el plasma, tras la finalización del tratamiento -aparentemente curativo – ya sea en un solo punto de tiempo tras la cirugía, o durante el seguimiento en múltiples puntos, pronostica la recaída metastásica con exactitud [hazard ratio 25.1 (IC, 4.08 a 130.5; log-rank p <0.0001) o 12.0 (IC, 3.36 a 43.07; log-rank p <0.0001, respectivamente)], en nuestro estudio prospectivo con 55 pacientes diagnosticadas con cáncer de mama que recibieron quimioterapia neoadyuvante. Sin embargo, la detección de ADNtc en una muestra de plasma tomada al mismo tiempo que la biopsia primaria, cuando el paciente se presenta en la clínica, no ofrece valor predictivo. Asimismo, demostramos que el seguimiento de mutaciones en serie confiere mayor sensibilidad para la predicción de la recaída, con un promedio en tiempo de espera de aproximadamente 8 meses antes de la detección de una recaída clínica.

De las 15 pacientes con recaída analizadas en este estudio, demostramos que la detección de ADNtc en plasma predice la recaída de las 12 pacientes con enfermedad micrometastásica sistémica. No obstante, las tres recaídas que no podemos predecir ocurren en pacientes con enfermedad micrometastásica a nivel cerebral. Esto nos lleva a hipotetizar que la barrera hematoencefálica no permite la salida del ADN del tumor circulante y por lo tanto, no es posible su detección.

Finalmente, demostramos que el análisis de los datos obtenidos tras la secuenciación de nueva generación del ADNtc podría definir los eventos genéticos que dan lugar a la evolución de la enfermedad micrometastásica, y que a través de la secuenciación de estas micrometástasis, podemos predecir los eventos genéticos de la recaída metastásica subsiguiente con más precisión que si secuenciáramos el cáncer primario.

Sugerimos, por lo tanto, que el seguimiento de las mutaciones puede identificar a los pacientes con cáncer de mama primario con alto riesgo de recaída. Esto podría dirigir intervenciones terapéuticas adyuvantes posteriores que podrían ser adaptadas a los eventos genéticos presentes en la micrometástasis, presentando un enfoque terapéutico que podría, en parte, emplearse para combatir el problema de la heterogeneidad genética intratumoral.

Referencia: Garcia-Murillas I, et al. Mutation tracking in circulating tumor DNA predicts relapse in early breast cancer. Sci Transl Med. 2015 Aug 26;7(302):302ra133. doi: 10.1126/scitranslmed.aab0021.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario