Influencia modesta de los genes en el riesgo a desarrollar cáncer por consumo elevado de carne

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Hace unos días la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificaba la carne procesada como carcinogénica para los humanos (Grupo 1) y el consumo de carne roja como probablemente carcinógeno. Imagen: Kim Ahlström from Tokyo, Japan (BACON.) [CC BY 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0)].

Hace unos días la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificaba la carne procesada como carcinogénica para los humanos (Grupo 1) y el consumo de carne roja como probablemente carcinógeno. Imagen: Kim Ahlström from Tokyo, Japan (BACON.) [CC BY 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0)].

Hace unos días la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificaba la carne procesada como carcinogénica para los humanos (Grupo 1) y el consumo de carne roja como probablemente carcinógeno. Esta decisión de la OMS está basada en las evidencias científicas obtenidas por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) tras la revisión exhaustiva de los datos obtenidos en diferentes estudios epidemiológicos de los últimos años.

Aunque la relación entre la dieta y el riesgo a desarrollar cáncer de colon era ya conocida – el consumo elevado de carne procesada o carne roja se asocia a un mayor riesgo de este cáncer-, el comunicado de la OMS ha tenido una gran repercusión a nivel mediático y ha sido recibido con cierta alarma por el público general. Sin embargo, lejos de generar alarma, el objetivo del CIIC era que gobiernos y agencias reguladoras internacionales pudieran evaluar los riesgos y beneficios del consumo de carne roja o procesada y proporcionar las mejores recomendaciones dietéticas posibles.

La composición genética de un individuo puede influir en cómo metaboliza y responde a los nutrientes y componentes de la dieta. ¿Podría afectar también al riesgo a desarrollar cáncer de colon proporcionado por el consumo elevado de carne roja o procesada? Un estudio, publicado el año pasado, sugiere que sí, aunque en una muy pequeña proporción, e indica que además de otros factores ambientales, como el estilo de vida, nuestra herencia genética podría modificar el efecto de los factores de la dieta sobre el riesgo a desarrollar cáncer de colon.

Los investigadores recopilaron la información de 10 estudios caso control y analizaron la variabilidad genética, más de 2.7 millones de polimorfismos genéticos, en 9.287 pacientes con cáncer de colon y 9.120 controles, en relación con diferentes factores dietéticos. De este modo identificaron una interacción entre una variante genética común, el consumo de carne procesada y el riesgo al cáncer de colon. Según esta interacción, el riesgo de cáncer de colon asociado a la carne procesada era significativamente mayor entre las personas con una combinación determinada del polimorfismo rs4143094. La variante se encuentra cerca del gen GATA3, un factor de transcripción ya asociado a otras formas de cáncer, en una región donde podría influir en su expresión. Esto hizo pensar al equipo que el consumo de carne procesada podría activar una respuesta inflamatoria o inmune relacionada con el desarrollo tumoral en la que influyan los niveles de GATA3.

Nuestra composición genética no va a eliminar el riesgo a desarrollar un cáncer asociado al consumo elevado de carne procesada, pero tiene el potencial de influir, aunque sea mínimamente, en ese riesgo. Museo de Ciencias de Londres. Imagen: John Goode (CC BY 2.0)

Nuestra composición genética no va a eliminar el riesgo a desarrollar un cáncer asociado al consumo elevado de carne procesada, pero tiene el potencial de influir, aunque sea mínimamente, en ese riesgo. Museo de Ciencias de Londres. Imagen: John Goode (CC BY 2.0)

“La dieta es un factor de riesgo modificable para el cáncer de colon,” indicaba Jane Figueiredo, primera autora del trabajo. “Nuestro trabajo es el primero en entender si algunos individuos presentan un riesgo mayor o menor en función de su perfil genómico. Esta información puede ayudarnos a entender mejor la biología y quizás en el futuro llevar a estrategias de prevención dirigidas”. Conviene hacer notar que el peso de la presencia de la variante genética es muy pequeño comparado con el riesgo basal a desarrollar cáncer y los resultados del trabajo deberán ser confirmados antes de plantear utilizar la información genética relativa a rs4143094 de una persona sin antecedentes familiares de cáncer de colon para hacer recomendaciones sobre su dieta en relación al cáncer. “No estamos diciendo que si no tienes la variante genética deberías comer toda la carne roja que te gustaría,” comentaba Figueiredo. “Las personas con el alelo de la variante genética tienen un riesgo mayor de cáncer de colon si consumen altos niveles de carne procesada, pero la línea base de riesgo asociada al consumo de carne es ya muy desfavorable.”

Así pues, nuestra composición genética no va a eliminar el riesgo a desarrollar un cáncer asociado al consumo elevado de carne procesada, pero tiene el potencial de influir, aunque sea mínimamente, en ese riesgo. En resumen: las recomendaciones sobre el consumo de carne de la OMS son aplicables a todos, independientemente del perfil genético.

Aunque modestos, y todavía pendientes de replicar en otras poblaciones, los resultados del trabajo de Figuereido muestran una pequeña parte de la compleja red de interacciones entre la composición genética de un individuo y los factores ambientales, dentro del contexto de estado fisiológico de una persona. En el futuro, se espera que conforme se vayan identificando e interpretando estas interacciones, se puedan desarrollar, ya sea tratamientos o pautas dietéticas, para cada persona, de forma individualizada, con el objetivo de conseguir su bienestar.

Referencias y fuentes:

Bouvard V, et al. Carcinogenicity of consumption of red and processed meat. Lancet Oncol. 2015 Oct 23. pii: S1470-2045(15)00444-1. doi: 10.1016/S1470-2045(15)00444-1.

Figueiredo JC, et al. Genome-wide diet-gene interaction analyses for risk of colorectal cancer. PLoS Genet. 2014 Apr 17;10(4):e1004228. doi:10.1371/journal.pgen.1004228

http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2015/cancer-red-meat/es/

http://keck.usc.edu/About/Administrative_Offices/Office_of_Public_Relations_and_Marketing/News/Detail/2013__pr_marketing__fall__processed_meat_colon_cancer

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal