La percepción de aislamiento social puede actuar sobre la salud humana

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Un estudio en adultos de edad avanzada revela que el sentimiento de soledad activa una respuesta fisiológica que puede causar enfermedad. Imagen: Joan Sorolla. CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/).

Un estudio en adultos de edad avanzada revela que el sentimiento de soledad activa una respuesta fisiológica que puede causar enfermedad. Imagen: Joan Sorolla. CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/).

El sentimiento de soledad activa una respuesta fisiológica que puede causar enfermedad. Así lo indica un reciente trabajo dirigido por la Universidad de Chicago recientemente publicado en la revista PNAS.

En los últimos años, diferentes estudios han reconocido el sentimiento o percepción de aislamiento social como un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad crónica o aumento de la mortalidad. Sin embargo, los mecanismos moleculares que intervienen en dicho riesgo, permanecían sin identificar.

El trabajo, dirigido por John Cacioppo, revela que las personas que se sienten aisladas socialmente de forma crónica muestran una alteración de las poblaciones celulares sanguíneas de la línea mieloide que activa una respuesta molecular caracterizada por la activación de genes que inducen inflamación y reducción de la de aquellos que intervienen en contra de las infecciones víricas.

Para llegar a esas conclusiones, los investigadores analizaron de forma repetida la expresión génica en las células obtenidas de sangre periférica de 121 participantes en un estudio de salud. En el 26% de los participantes que presentaban de forma crónica, el equipo había encontrado mayores niveles de estrés y síntomas de depresión, así como un menor apoyo social. En este grupo, se identificó un programa específico de expresión génica en las células sanguíneas, denominado respuesta transcripcional conservada ante la adversidad, en el que se observaba una activación de genes relacionados con respuestas inflamatorias y una reducción de genes asociados a la respuesta inmune antiviral mediada por el interferón g. Esto significa que las personas que desarrollan un sentimiento elevado de soledad experimentan una mayor inflamación y una menor respuesta inmune que aquellas que no se sienten aisladas socialmente.

Los investigadores detectaron que los cambios de expresión observados en las células sanguíneas de las personas con percepción de soledad están mediados por la expansión selectiva de un tipo celular concreto, los monocitos inmaduros. Estos resultados fueron confirmados en un modelo en macaco, especie sensible al aislamiento social, en el que también observaron que los animales aislados muestran niveles elevados de neuroepinefrina, un neurotransmisor que puede estimular a las células de la médula ósea a producir más monocitos inmaduros.

Los cambios de expresión observados en las células sanguíneas de las personas con percepción de soledad están mediados por la expansión selectiva de monocitos inmaduros. Imagen derivada de: Blausen.com staff. "Blausen gallery 2014". Wikiversity Journal of Medicine. DOI:10.15347/wjm/2014.010. ISSN 20018762. [CC BY 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/3.0)].

Los cambios de expresión observados en las células sanguíneas de las personas con percepción de soledad están mediados por la expansión selectiva de monocitos inmaduros. Imagen derivada de: Blausen.com staff. “Blausen gallery 2014”. Wikiversity Journal of Medicine. DOI:10.15347/wjm/2014.010. ISSN 20018762. [CC BY 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/3.0)].

No sólo los individuos con percepción crónica de aislamiento social mostraban un programa diferente de expresión génica en las células sanguíneas, sino que además, la presencia del programa de expresión predecía la aparición de sentimientos de aislamiento, lo que apunta a una interacción entre la percepción social y los patrones de expresión génica asociados a los procesos inflamatorios. Los investigadores sugieren que la participación de los monocitos inmaduros ofrece un mecanismo para esta interacción debido a que este tipo celular puede circular por el cerebro, donde podrían promover ansiedad y alterar el comportamiento social. Igualmente, las moléculas de señalización denominadas citoquinas proinflamatorias pueden circular por el cerebro y activar procesos que amplifiquen el sentimiento de aislamiento.

Los autores del trabajo proponen un modelo en el que la percepción crónica de una amenaza social, de aislamiento, altera la producción de células del linaje mieloide y aumenta el número de células inmaduras relacionadas con respuesta inflamatoria y defectivas para la señalización mediada por interferón.

Los resultados del trabajo muestran cómo la percepción de la soledad, algo frecuente en muchas personas mayores, puede actuar sobre diferentes procesos biológicos e influir sobre sobre la salud humana. Además, concluyen los autores, proporcionan un marco de trabajo en el que estudiar las interacciones entre la percepción social y otras características fisiológicas como la función inmune o actividad neural.

Referencia: Cole SW, et al. Myeloid differentiation architecture of leukocyte transcriptome dynamics in perceived social isolation. PNAS. 2015. Doi:   10.1073/pnas.1514249112

Fuente: Loneliness triggers cellular changes that can cause illness, study shows. University of Chicago. http://news.uchicago.edu/article/2015/11/23/loneliness-triggers-cellular-changes-can-cause-illness-study-shows

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)