El ARN no codificante NORAD contribuye a mantener el número de cromosomas en las células

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Imagen: National Institute of Mental Health (EEUU).

NORAD contribuye a mantener el número de cromosomas en la célula, necesario para la correcta transmisión de la información hereditaria a las células hijas. Imagen: National Institute of Mental Health (EEUU).

Investigadores de la Universidad de Texas Southwestern acaban de revelar una función inesperada en un ARN no codificante, al identificar la participación de una de estas moléculas en la regulación de la estabilidad genómica.

El objetivo inicial de los investigadores era identificar fragmentos largos de ARNs no codificante –el ARN que no se traduce en proteínas – implicados en la respuesta a daños en el ADN. Durante el rastreo encontraron un ARN no caracterizado previamente, con un elevado grado de conservación, que se expresaba de forma abundante en tejidos y células humanos, por lo que decidieron estudiar su función.

A partir de experimentos en los que evaluaron las consecuencias de la ausencia del ARN, denominado NORAD (de ARN no codificante activado por daños en el ADN, en sus siglas en inglés), el equipo determinó que este ARN estaba relacionado con el mantenimiento de la estabilidad del genoma. La pérdida de NORAD funcional daba lugar a una inestabilidad de los cromosomas y alteración en su número en la célula, algo esencial no sólo para el correcto funcionamiento de la célula sino también para la correcta transmisión de la información hereditaria tras las sucesivas divisiones.

El siguiente paso de los investigadores fue descubrir cómo ejerce NORAD su función. El análisis de su secuencia indicaba que podía ser capaz de ensamblar un complejo formado por ribonucleoproteínas, en el citoplasma, con funciones diversas. Así, a continuación, investigaron qué otras proteínas podrían formar parte del complejo. De este modo descubrieron que NORAD secuestra a las proteínas PUMILIO, encargadas de reprimir el programa de expresión de genes relacionados con la actividad mitótica y la reparación del ADN. Cuando NORAD no está presente para reprimir la actividad de PUM1 y PUM2, estas proteínas impiden la acción de diversos factores de replicación del ADN, elementos de reparación del ADN y otros factores necesarios para la división celular, lo que da lugar a inestabilidad cromosómica y alteraciones en su número. “Esta es una función completamente nueva para un ARN no codificante y podría tener implicaciones en la biología del cáncer, puesto que la inestabilidad genómica es una de las características principales de las células tumorales,” manifiesta Joshua Mendel, profesor en la Universidad Texas Southwestern e investigador en el Howard Hughes Medical Institute.

Los investigadores consideran que NORAD podría tener otros papeles dentro de la respuesta celular al estrés y apuntan a diferentes futuros temas de estudio de este ARN no codificante, como por ejemplo, cómo influye NORAD en las diferentes rutas de respuesta al estrés o cómo interviene en condiciones fisiológicas normales y patológicas.

Referencia: Lee S, et al. Noncoding RNA NORAD Regulates Genomic Stability by Sequestering PUMILIO Proteins. Cell. 2015. Doi: 10.1016/j.cell.2015.12.017

Fuente: Scientists discover a new role for RNA in safeguarding chromosome number in human cells, with implications for cancer biology. http://www.utsouthwestern.edu/newsroom/news-releases/year-2015/dec/norad-mendell.html

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

2 Responses

  1. José dice:

    Muy interesante información. Gracias! .

  2. sigourney dice:

    einteresante!

Deja un comentario