Cambios en el número de copias de una variante genética afectan a la capacidad cognitiva

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

En ocasiones, se identifican variantes genéticas que contribuyen de forma importante al neurodesarrollo. Imagen: cortesía de Marta Yerca

En ocasiones, se identifican variantes genéticas que contribuyen de forma importante al neurodesarrollo. Imagen: cortesía de Marta Yerca

En el desarrollo de los desórdenes del neurodesarrollo intervienen múltiples factores, entre ellos genéticos. Rara vez, una única mutación es responsable absoluta de causar la miríada de síntomas clínicos que caracterizan a los trastornos del espectro autista, la esquizofrenia o el desorden bipolar, entre otros. Sin embargo, en ocasiones, se identifican variantes genéticas que contribuyen de forma importante en su desarrollo.

Localizada en el brazo corto del cromosoma 16, la duplicación 16p11.2 BP4-BP5 constituye una variante genética en el número de copias (un polimorfismo en el que los alelos difieren en el número de copias con las que se presentan en el genoma de cada individuo) frecuentemente asociada a los trastornos del espectro autista y la esquizofrenia. Sin embargo, su efecto sobre aspectos o rasgos cognitivos y médicos no había sido evaluado en profundidad.

Un estudio internacional dirigido por la Universidad de Columbia ha analizado el peso de la duplicación y deleción de la región cromosómica 16p11.2 en individuos portadores y encontrado que los cambios en el número de copias de esta variante afectan a la capacidad cognitiva y otros rasgos como el índice de masa corporal y el tamaño de la circunferencia de la cabeza.

Los investigadores evaluaron una serie de variables de comportamiento, clínicas, y biométricas en 270 portadores de la duplicación en la región cromosómica en 16p11.2 y 390 personas con la deleción y las compararon los valores obtenidos en familiares sin la duplicación o deleción. Las muestras analizadas engloban el mayor conjunto de individuos con cambios en el número de copias de 16p11.2 hasta la fecha, y resultan el fruto del trabajo y colaboración de diversos consorcios de investigación.

Los resultados indican que la duplicación 16p11.2 tiene un efecto importante en diferentes rasgos biométricos así como en la habilidad cognitiva. En este caso, por ejemplo, los investigadores encontraron que la deleción de una copia de 16p11.2 resulta en una caída de 25 puntos en el coeficiente de inteligencia en los portadores, mientras que tener una copia de más se traduce en una caída de 16 puntos, incluso entre personas cuya inteligencia es considerada normal. “Entendemos que cada mutación génica tiene un efecto específico, lo que añadido a otros efectos crea una imagen única de la enfermedad en cada paciente,” indica Sébastien Jacquemont. “Incluso si los portadores muestran conjuntos diferenciados de síntomas o no síntomas en absoluto, el efecto específico de estas dos mutaciones parece ser el mismo.”

Un estudio revela que la deleción de una copia de 16p11.2 resulta en una caída de 25 puntos en el coeficiente de inteligencia en los portadores, mientras que tener una copia de más se traduce en una caída de 16 puntos. Imagen: moléculas de ADN.

Genética y neurodesarrollo: un estudio revela que la deleción de una copia de 16p11.2 resulta en una caída de 25 puntos en el coeficiente de inteligencia en los portadores, mientras que tener una copia de más se traduce en una caída de 16 puntos. Imagen: moléculas de ADN.

Los autores estiman que la variante genética relativa al número de copias de 16p11.2 contribuye a aproximadamente la mitad de los déficits cognitivos observados en los portadores que presentan suave o moderada discapacidad intelectual. Otros factores adicionales podrían influir también en la aparición y desarrollo del fenotipo en algunos individuos. “La habilidad intelectual es la suma de muchos factores, la mayoría de los cuales son genéticos y heredados de los padres,” explica Jacquemont. “Cada familiar de primer grado tiene un 50% de su código genético en común y por tanto un 50% de los factores genéticos que determinan parcialmente la cognición”. El investigador añade que en función de los otros factores implicados, una caída del coeficiente de inteligencia de 25 puntos puede determinar si una persona ha cruzado o no el umbral hacia una discapacidad intelectual.

Los resultados del trabajo proporcionan información valiosa sobre el efecto de una variante genética sobre algunos desórdenes del neurodesarrollo. No obstante, suponen un único paso en un largo camino por recorrer y serán necesarios más estudios que cuantifique el efecto de otros factores genéticos y ambientales sobre los fenotipos relacionados con los desórdenes del desarrollo.

Referencia: D’Angelo D, et al. Defining the Effect of the 16p11.2 Duplication on Cognition, Behavior, and Medical Comorbidities. JAMA Psychiatry. 2016 Jan 1;73(1):20-30. doi: 10.1001/jamapsychiatry.2015.2123.

Fuente: Twenty-five-point drop in IQ caused by lack of gene copy. http://www.nouvelles.umontreal.ca/udem-news/news/20160127-twenty-five-point-drop-in-iq-caused-by-lack-of-gene-copy.html

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario