El VIH sigue replicándose en reservorios anatómicos en pacientes en tratamiento

Ramón Lorenzo-Redondo

Northwestern University, Chicago, Illinois (USA)

 

Linfocito T infectado por VIH . Imagen: NIAID/NIH (NIAID Flickr's photostream) [Public domain], via Wikimedia Commons

El VIH mantiene una replicación residual en los nódulos linfáticos de pacientes con carga viral indetectable por causa del tratamiento antiviral. Imagen: Linfocito T infectado por VIH . National Institute of Allergy and  Infectious Diseases.

Un equipo liderado por el Dr. Steven Wolinsky de la Northwestern University de Chicago ha publicado recientemente un artículo en la revista Nature, que demuestra que el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) mantiene una replicación residual en los nódulos linfáticos de pacientes con carga viral indetectable por causa del tratamiento antiviral. Este estudio, cuyo primer autor es el Dr. Ramón Lorenzo Redondo, investigador español del equipo del Dr. Wolinsky, concluye que mientras el virus es eliminado de la sangre por los fármacos utilizados en los pacientes infectados, éste continúa infectando nuevas células en regiones del sistema linfático de dichos pacientes.

Actualmente, los medicamentos utilizados para tratar a los pacientes infectados con VIH consiguen parar la progresión de la infección mediante la eliminación del virus que circula en la sangre, haciéndolo indetectable a los métodos habituales de medición de partículas virales. Sin embargo, con los tratamientos utilizados hoy en día, no se consigue la eliminación total del virus y, si se detiene el uso de los fármacos antivirales, la infección se extiende de nuevo con rapidez. La búsqueda del origen de esta reactivación viral es uno de los objetivos principales para la consecución de una cura permanente del VIH. Para ello, es necesario conocer si el virus únicamente se mantiene silente integrado en células inactivas de larga vida media, siendo éste el único origen de la reactivación viral, o si también se mantiene replicando escondido en compartimentos anatómicos del organismo. Este estudio prueba la existencia de evolución y tráfico de las poblaciones virales desde el sistema linfático al torrente sanguíneo, demostrando que existe replicación viral en los nódulos linfáticos durante la administración del tratamiento antiviral.

Para llegar a esta conclusión, los autores analizaron durante 6 meses muestras de sangre y nódulos linfáticos de tres pacientes con carga viral indetectable debido al potente tratamiento antiviral al que estaban sometidos. En estas muestras de diferentes compartimentos anatómicos, además de obtener las secuencias del genoma del virus, se midieron las concentraciones de los fármacos utilizados. Los resultados obtenidos demostraron que las concentraciones de drogas en los nódulos linfáticos eran menores que las concentraciones en sangre, no llegando a alcanzar niveles óptimos para detener la replicación viral. Así, cuando se analizan las secuencias virales, se puede observar cómo el virus continúa evolucionando en estos pacientes, señal inequívoca de replicación, siendo el tejido linfático el origen de las secuencias detectadas en la sangre durante el tratamiento.

En ausencia de concentraciones óptimas de drogas en un compartimento anatómico, la adquisición de mutaciones no es ventajosa para el virus y, por lo tanto, estos cambios en los genomas son eliminados de la población.

En ausencia de concentraciones óptimas de drogas en un compartimento anatómico, la adquisición de mutaciones no es ventajosa para el virus y, por lo tanto, estos cambios en los genomas son eliminados de la población.

Además, colaboradores de la universidad de Oxford desarrollaron un modelo matemático para explicar la ausencia de mutaciones de resistencia a los antivirales en las secuencias genéticas analizadas. Estos cambios en los genomas virales confieren resistencia a los fármacos y se observan en virus que replican en presencia de los mismos. Sin embargo, en el modelo desarrollado por estos científicos se puede comprobar cómo en ausencia de concentraciones óptimas de drogas en un compartimento anatómico, la adquisición de mutaciones no es ventajosa para el virus y, por lo tanto, estos cambios en los genomas son eliminados de la población. Las simulaciones del modelo replicaban perfectamente los resultados obtenidos en los análisis de las secuencias virales de los pacientes, dando mayor solidez a los resultados obtenidos.

El estudio concluye que debido a las bajas concentraciones de fármacos en los nódulos linfáticos, el virus es capaz de seguir replicándose infectando nuevas células. Estos compartimentos anatómicos constituyen “santuarios” para el virus que proveen de partículas virales al resto del organismo.

Las consecuencias prácticas de este estudio son de gran importancia, ya que por primera vez se demuestra que existen poblaciones virales que se replican activamente acantonadas en zonas del organismo donde las drogas no llegan. Debido a que la estrategia hacia la que en la actualidad se están enfocando todos los esfuerzos en el campo de la cura del VIH es la de activar las células latentemente infectadas y eliminar el virus presente en ellas, estos resultados indican que esta estrategia no funcionará si además no se eliminan estas poblaciones virales que siguen replicando en compartimentos anatómicos. Para ello es necesario desarrollar estrategias para conseguir concentraciones de fármacos efectivas en las regiones donde el virus continua replicando. La consecución de este objetivo significaría suprimir completamente la replicación viral, suponiendo un paso fundamental hacia la erradicación del VIH en los pacientes infectados.

Referencia: Lorenzo-Redondo, R et al. Persistent HIV-1 replication maintains the tissue reservoir during therapy. Nature 2016 Feb 4; 530: 51–56. doi:10.1038/nature16933

Fuente: HIV is Still Growing, Even When Undetectable in the Blood. http://www.northwestern.edu/newscenter/stories/2016/01/hiv-undetectable-in-bloodstream.html

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

1 Response

  1. Ale dice:

    Ojala la humanidad pueda lograr la erradicacion de esta terrible enfermedad

Deja un comentario