La herencia que recibimos de los Neandertales

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Representación de un neandertal en el Neanderthal Museum (Alemania).

Entre un 1% y un 4% del genoma de las personas de ascendencia euroasiática es de origen neandertal. Representación de un neandertal en el Neanderthal Museum (Alemania). Imagen: Erich Ferdinand (CC BY 2.0, https://creativecommons.org/licenses/by/2.0).

Entre un 1% y un 4% del genoma de las personas de ascendencia euroasiática es de origen neandertal. Fruto de la mejora en la obtención y análisis de ADN de los fósiles antiguos, la presencia de ADN neandertal en el genoma de muchos de los humanos actuales, es uno de los descubrimientos más sorprendentes de los últimos años en el campo de la evolución humana. De esta información se extrae que los humanos modernos tuvieron contacto reproductivo con los neandertales tras su migración desde África y que todavía existen huellas de esta mezcla de poblaciones en nuestros genomas.

Sin embargo, hasta el momento, se desconocía qué efectos podría tener el ADN neandertal sobre las características o la salud de los humanos modernos. Un estudio, publicado en Science acaba de aportar nuevas claves de la influencia del ADN neandertal en nuestra especie, al revelar que afecta a diferentes rasgos relacionados con el sistema inmune, la piel, o condiciones psiquiátricas y neurológicas.

Los investigadores utilizaron una base de datos, eMERGE, que combina muestras biológicas de 28.000 pacientes con sus correspondientes historiales clínicos electrónicos, al tiempo que mantiene anónima la identidad de cada persona. El equipo utilizó los datos genómicos disponibles para predecir en cada persona la presencia y localización de fragmentos de ADN de origen neandertal y cruzó esta información con la correspondiente a los historiales clínicos y diagnósticos llevados a cabo en cada uno de ellos.

Los resultados del trabajo muestran que la presencia de ciertos alelos o formas génicas de origen neandertal está asociada a fenotipos neurológicos, psiquiátricos, inmunológicos y dermatológicos existentes en los humanos en la actualidad.

El ADN neandertal influye en diferentes rasgos relacionados con el sistema inmune, la piel, o condiciones psiquiátricas y neurológicas. Imagen: Secuencias de nucleótidos del ADN. Francisco González, Cosmocaixa Barcelona (CC BY 2.0, https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/).

El ADN neandertal influye en diferentes rasgos relacionados con el sistema inmune, la piel, o condiciones psiquiátricas y neurológicas. Imagen: Secuencias de nucleótidos del ADN. Francisco González, Cosmocaixa Barcelona (CC BY 2.0, https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/).

Por ejemplo, los investigadores encontraron que algunas variantes influyen en el riesgo a desarrollar queratosis actínica, condición de la piel caracterizada por la presencia de lesiones en la piel resultado del envejecimiento y la exposición prolongada a la radiación solar. “Es posible que independientemente de lo que estas variantes estuvieran haciendo entonces, cuando podrían incluso resultar beneficiosas, con los niveles de exposición existentes en la actualidad, ahora no sean buenas para nosotros,” manifiesta John Capra, director del trabajo.

Otra variante genética de origen neandertal afecta a la velocidad de coagulación de la sangre, haciéndola más rápida. Este rasgo podría resultar beneficioso en un estilo de vida como el tenían los neandertales, en el que una rápida coagulación de las heridas podía facilitar la supervivencia. No obstante, en nuestro tiempo, una mayor densidad sanguínea puede aumentar el riesgo a la formación de coágulos o infartos, problemas poco comunes en un momento de la historia de la evolución humana en el que una gran parte de la población moría joven.

Uno de los resultados más sorprendentes del trabajo es la relación encontrada entre algunos fragmentos neandertales del genoma y características psiquiátricas, como por ejemplo, la depresión. Los investigadores encontraron que el conjunto de variantes neandertales en un individuo contribuye a explicar una proporción importante de la variación en el riesgo a desarrollar depresión. “Esto no quiere decir que los Neandertales nos hagan tener depresión,” indica John Capra. “Algunos fragmentos de ADN neandertal aumentan el riesgo y otros fragmentos de este ADN, en otras posiciones del genoma, lo reducen.” Otro cambio genético adquirido del genoma neandertal está asociado con la adicción a la nicotina, y aumenta el riesgo a desarrollar adicción al tabaco.

Algunos alelos neandertales muestran también asociación con rasgos como la incontinencia, el dolor en la vejiga o alteraciones en el tracto urinario. Sin embargo, los alelos de origen neandertal no son necesariamente perjudiciales. Otros dos recientes estudios han identificado genes ancestrales relacionados con la activación de la respuesta inmune. Los investigadores sugieren que la mayor parte de los genes neandertales podrían haber proporcionado a los humanos modernos ventajas adaptativas hace 40.000 años, conforme migraban a los ambientes no africanos, en los que existían diferentes patógenos y niveles de exposición al sol. Como consecuencia de los cambios en el medioambiente y estilo de vida, estos cambios, inicialmente beneficiosos, podrían dar lugar a enfermedades en las condiciones actuales.

En el caso de las enfermedades psiquiátricas, Corinne Simonti, primera autora del trabajo explica que dada la gran complejidad del cerebro es razonable esperar que la introducción de cambios de una diferente ruta evolutiva –el linaje neandertal –pudiera haber tenido consecuencias negativas.

El equipo de Capra trabaja ahora para entender a nivel molecular cómo influyen los fragmentos de ADN neandertal sobre las enfermedades humanas. De este modo los investigadores confían en ampliar el conocimiento de los mecanismos que intervienen en estas enfermedades y desarrollar métodos para prevenirlas. Además, el equipo se plantea analizar la relación entre las variantes genéticas de origen neandertal y otras variables incluidas en los historiales médicos, como imágenes médicas o resultados de pruebas de laboratorio.

Referencias:

Simonti CN, et al. The phenotypic legacy of admixture between modern humans and Neandertals. Science. 2016. Doi: 10.1126/science.aad2149

Gibbons A.Neandertal genes linked to modern diseases. Science.2016. doi: 10.1126/science.351.6274.648

Fuente: Neanderthal DNA has subtle but significant impact on human traits. http://news.vanderbilt.edu/2016/02/neanderthal-dna-has-subtle-but-significant-impact-on-human-traits/

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

You may also like...

3 Responses

  1. Wendy dice:

    Excelente investigación ojalá encuentren más relaciones del genoma para ayudar a tratar o curar alguna enfermedad.

  2. Isabel dice:

    ¿Me pueden explicar de dónde sacan la teoría de los neandertales y qué aspecto tenían estos?

    Muchas gracias por su información

  3. Como en todas nuestras noticias, al final incluimos las referencias a los trabajos científicos que citamos, así como las fuentes. En este caso:
    Referencias:
    Simonti CN, et al. The phenotypic legacy of admixture between modern humans and Neandertals. Science. 2016. Doi: 10.1126/science.aad2149
    Gibbons A.Neandertal genes linked to modern diseases. Science.2016. doi: 10.1126/science.351.6274.648

    Fuente: Neanderthal DNA has subtle but significant impact on human traits. http://news.vanderbilt.edu/2016/02/neanderthal-dna-has-subtle-but-significant-impact-on-human-traits/

    ¡Un saludo!

    Genética Médica News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)