La falta de actividad del gen Wbp2 produce pérdida de audición

Amparo Tolosa, Genética Médica News

Células sensoriales del oído. Imagen: Henning Horn, Brian Burke and Colin Stewart, Institute of Medical Biology, Agency for Science, Technology, and Research, Singapore.

Células sensoriales del oído. Imagen: Henning Horn, Brian Burke and Colin Stewart, Institute of Medical Biology, Agency for Science, Technology, and Research, Singapore.

La pérdida progresiva de audición es una condición frecuente en las poblaciones humanas. No obstante, debido a que los mecanismos moleculares responsables de la misma no han sido descritos en profundidad, en la actualidad se carece de aproximaciones terapéuticas efectivas.

Un estudio recientemente publicado en EMBO Molecular Medicine acaba de revelar que la falta de actividad del gen Wbp2 está relacionada con la pérdida progresiva de audición, conectando la señalización hormonal con la audición y proporcionando nuevas dianas para el tratamiento de esta condición patológica.

A partir de un rastreo a gran escala en ratón, los investigadores habían identificado al gen Wbp2 como relacionado con la pérdida auditiva. La carencia de Wbp2, que codifica para una proteína que actúa como regulador de la expresión génica dependiente de las hormonas estrógeno y progesterona, daba lugar a una disminución en la capacidad de audición en los ratones, sin mostrar otros fenotipos.

Una vez confirmado el papel de Wbp2 en el desarrollo de sordera en ratones, los investigadores decidieron analizar el gen en humanos. Tras analizar la secuencia de WBP2 en 8.087 personas con sordera y 1.823 controles, el equipo encontró variantes no descritas del gen en dos de los afectados, un niño de 5 años con sordera prelingual bilateral y una niña de 9 años con pérdida auditiva bilateral severa.

El equipo volvió entonces al modelo en ratón, creando líneas que expresaran las variantes genéticas identificadas en los niños con sordera. Al evaluar los efectos de estas variantes los investigadores determinaron que la ausencia de Wbp2 provoca pérdida auditiva no debido a la muerte de las células sensoriales, sino como consecuencia de un defecto en las sinapsis que afecta a la actividad del nervio auditivo. La carencia de Wbp2 se traduce en la expresión reducida de los genes de los receptores de estrógenos y progesterona en la cóclea –parte del oído interno- y genes que codifican para proteínas post-sinápticas.

Los resultados obtenidos en el trabajo abren una importante vía terapéutica para hacer frente a la pérdida auditiva. La ausencia de otros fenotipos, fuera de la sordera, en ratones y en niños con deficiencia en Wbp2 sugiere a los investigadores que la proteína actúa de forma específica sobre la transcripción de los receptores de estrógenos intracelulares del sistema auditivo y no sobre los receptores hormonales que regulan las funciones gonadales. De este modo, la modulación de la ruta regulada por Wpb2 podría afectar específicamente al sistema auditivo y resultar un tratamiento más eficaz que la manipulación farmacológica de la señalización de estrógenos y progesterona.

Referencia: Buniello A, et al. Wbp2 is required for normal glutamatergic synapses in the cochlea and is crucial for hearing. EMBOpress. 2016. Doi: 10.15252/emmm.201505523

Fuente: Wbp2 is a novel gene implicated in deafness.http://www.embo.org/news/research-news/research-news-2016/wbp2-is-a-novel-gene-implicated-in-deafness

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

1 Response

  1. laura lopez dice:

    Lo que he leido, aun poco me gusta ,es interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal