Quimioterapia adaptada a la evolución del tumor

Pedro M. Enriquez-Navas,  H. Lee Moffitt Cancer Center & Research Institute

 

Imagen por resonancia magnética de un pecho. Imagen: Dr. Steven Harmes. Baylor University Medical Center (National Institute of Cancer).

Un reciente trabajo plantea una quimioterapia adaptada para controlar el cáncer en lugar de erradicarlo. Imagen: Dr. Steven Harmes. Baylor University Medical Center (National Institute of Cancer).

Es un hecho bien conocido que el cáncer no es una enfermedad simple. En muchos casos se considera como una enfermedad de enfermedades. También se sabe que un tumor puede estar compuesto por diferentes tipos de células, pudiendo variar estas tanto genómica- como fenotípicamente. Sin embargo, a pesar de que esta variabilidad puede ser tanto temporal como espacial, las terapias que se aplican actualmente son estáticas, aplicándose con la filosofía de erradicar el mayor numero de células tumorales en el menor tiempo posible. Estos tratamientos sólo son modificados si ocurre un evento de toxicidad y/o de ineficacia de la terapia. Así, no es de extrañar que estas terapias tengan un alto ratio de fracaso. Es más, en una gran parte de los casos conducen a una enfermedad resistente al tratamiento que, en última instancia, conduce a la metástasis.

Las células se hacen resistentes al tratamiento porque emplean recursos (energía) en el desarrollo de diferentes mecanismos de resistencia a la terapia. Así, están mejor adaptadas al medio en presencia de la terapia pero, en ausencia de la misma, este gasto de energía en herramientas de defensa no lo pueden emplear en otras tareas como son el desarrollo y la división celular. Además, las células tumorales no sólo compiten con las células “normales” del cuerpo, si no que también lo hacen con otras células tumorales por espacio y recursos.

En este escenario, nosotros creemos que eliminar el mayor numero de células tumorales sensibles al tratamiento no es lo más adecuado si perseguimos el objetivo de estar el mayor tiempo posible conviviendo con una enfermedad bajo control. Modelos matemáticos de dinámicas evolutivas Darwinianas han demostrado que dejando una población suficiente de células tumorales sensibles al tratamiento, estas son capaces de mantener bajo control aquellas que son resistentes al tratamiento. Es decir, el tratamiento mantendrá bajo control las células sensibles al tratamiento y estas mantendrán bajo control aquellas resistentes al mismo. Ciertamente sí, siempre habrá un tumor en el paciente, pero este estará controlado por tiempo infinito. Y este tumor será compatible con el desarrollo normal de la actividad vital.

Este novedoso concepto ha sido probado en modelos preclínicos de cáncer de mama (triple-negativo y estrógeno positivo) con quimioterapia (paclitaxel). Se han probado dos algoritmos diferentes de tratamiento: (i) uno en el que se aplica una cantidad de quimioterapia constante pero con la opción de omitir el tratamiento si el tumor disminuye su tamaño y (ii) otro en el que la dosis de quimioterapia es modulada dependiendo de si crece o disminuye el volumen tumoral. Es este último el que ha dado mejores resultados, manteniendo los tumores en ambos modelos a niveles semejantes a los iniciales.

Actualmente, nos encontramos en una fase de expansión de este tratamiento, creando nuevos ensayos clínicos, ampliando el numero de modelos tumorales donde lo podemos aplicar y, como no, mejorando los actuales algoritmos de tratamiento.

Referencia: Enriquez-Navas PM, et al. Exploiting evolutionary principles to prolong tumor control in preclinical models of breast cancer. Sci Transl Med. 2016 Feb 24;8(327):327ra24. doi: http://dx.doi.org/10.1126/scitranslmed.aad7842

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario