Restos de ADN viral en nuestro genoma regulan genes importantes para el sistema inmune innato

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Virus. Imagen: Razza Mathadsa vía Flickr. (CC BY 2.0, https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/).

Restos de ADN viral integrados en el genoma humano regulan genes importantes para el sistema inmune. Imagen: Razza Mathadsa vía Flickr. (CC BY 2.0, https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/).

La secuencia de ADN del genoma humano es el producto de miles de años de evolución. Por ejemplo, cerca del 8% de nuestro material hereditario es de origen vírico, fruto de la integración de retrovirus exógenos en el mismo.

Hasta el momento, el significado biológico de la presencia del ADN vírico en el genoma humano era una cuestión por resolver. Sin embargo, un nuevo estudio, publicado en Science, indica que algunos de los fragmentos víricos podrían participar en la regulación de genes importantes para el sistema inmune.

Los virus ancestrales integrados en el genoma humano han acumulado mutaciones a lo largo del tiempo que su carácter infeccioso. Sin embargo, a través de diferentes estudios genómicos los investigadores identificaron miles de fragmentos de retrovirus endógenos que son activados por los interferones, proteínas del sistema inmune que intervienen en las rutas de señalización destinadas a evitar la replicación de virus en la célula.

Para confirmar el papel de las secuencias víricas en el sistema inmune, el equipo diseñó un experimento mediante el cual que eliminaron un grupo de ellas en células HeLa humanas. La pérdida de las secuencias víricas resultó en una expresión alterada de los genes inducidos por interferón, confirmando la relación de estas secuencias con la función inmune. Esta alteración de la capacidad de responder de forma adecuada a las señales inmunes se mostró especialmente marcada cuando se eliminaban fragmentos virales cercanos al gen que codifica para AIM2, proteína que se une al ADN viral o bacteriano y promueve el ensamblaje del inflamasoma, complejo molecular que inicia la muerte de la célula infectada.

“Hemos demostrado que algunos de estos virus endógenos han dado forma a nuestra biología,” indica Cédric Feschotte, investigador en la Universidad de Utah y co-director del trabajo. “Dentro de los genomas de mamíferos hay reservas de ADN viral que han acelerado la innovación del sistema inmune innato.”

Los resultados del trabajo apuntan a que a lo largo de la evolución algunos de los fragmentos virales integrados en el genoma humano, han adquirido una nueva función y se han convertido en elementos destinados a combatir la infección con nuevos virus.

“Probablemente no ha sido un accidente que los sistemas inmunes innatos hayan reclamado algunos de estos restos virales,” indica Nels Elde, profesor de Genética Humana en la Universidad de Utah y también co-director del trabajo. “Muchos virus entraron originalmente en nuestros genomas como parte del proceso de replicación viral. El proceso evolutivo giró las tornas hacia nuestro beneficio.”

Referencia: Chuong EB, et al. Regulatory evolution of innate immunity through co-option of endogenous retroviruses. Science. 2016. Doi: 10.1126/science.aad5497

Fuente: Ancient viral invaders in our DNA help fight today’s infections. http://unews.utah.edu/ancient-viral-invaders-in-our-dna-help-fight-todays-infections/

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)