Variantes del gen MC1R aumentan el riesgo a melanoma independientemente de la exposición al sol

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

La radiación ultravioleta es un agente mutágeno dominante en el origen y evolución de los melanomas por exposición al sol. Imagen: Ernesto del Aguila III, National Human Genome Research Institute (https://www.genome.gov).

La radiación ultravioleta interviene en el origen y evolución de los melanomas , sin embargo no es el único mecanismo implicado. Imagen: Ernesto del Aguila III, National Human Genome Research Institute (https://www.genome.gov).

Además del peso de la exposición al sol en el riesgo al melanoma, diferentes estudios han planteado la existencia de otros mecanismos moleculares adicionales. Por ejemplo, en un trabajo llevado a cabo en ratón, los animales con un alelo condicional del gen BRAF en un ambiente genómico de falta de función de Mc1r –con  pelaje equivalente al pelirrojo humano –desarrollaban melanoma con una mayor frecuencia que los albinos, sin haber sido expuestos a radiación. El estudio apuntaba a que era la feomelanina la que contribuía al riesgo del melanoma. Además, la piel de los ratones de pelo rojo mostraba otros cambios: una mayor peroxidación de lípidos y daños oxidativos en el ADN. Esta información llevó a pensar a los investigadores que podría existir una relación similar en humanos.

El gen MC1R codifica para el receptor de la melanocortina 1, que interviene en la producción del pigmento oscuro  eumelanina en los melanocitos, como respuesta a la luz ultravioleta, para proteger frente a los daños causados en el ADN por este tipo de radiación. Variantes genéticas en MC1R que disminuyen su actividad, influyen en la proporción de eumelanina respecto a otro tipo de melanina, la feomelanina, hecho que influye en el color del pelo. Así, los portadores de variantes que reducen la proporción de eumelanina (de tonalidad entre negro y marrón) respecto a la feomelanina (de color entre amarillo y rojo) son pelirrojos, pecosos y tienen la piel clara. La eumelanina tiene cierta capacidad para absorber la radiación UV. No obstante, la feomelanina tiene una menor capacidad para proteger frente a la radiación UV y cuando es expuesta a ésta se activa la liberación de especies reactivas del oxígeno. Por esta relación, los niveles de ambas melaninas han sido evaluados en relación al melanoma.

Para determinar si en humanos la ruta molecular de la feomelanina también participa en mecanismos independientes a la exposición a UV, un equipo de investigadores de la Universidad de Viena, dirigido por Ichiro Okamoto, llevó a cabo un estudio  de asociación caso-control en el que se comparó la frecuencia de variantes genéticas en MC1R en relación a la probabilidad a desarrollar cáncer de piel. Además para investigar los posibles efectos independientes de la radiación UV, los datos se ajustaron no sólo en función del sexo y la edad, sino también en función de variables relacionadas con la exposición al sol, como el historial de quemaduras solares o signos clínicos de daño solar. En 991 pacientes con melanoma y 800 controles, los investigadores compararon los portadores de las diferentes combinaciones de variantes, encontrando que las combinaciones responsables de una menor proporción de eumelanina (y por tanto, de mayor feomelanina) aumentan el riesgo a desarrollar melanoma.

Imagen: Derek Gavey (CC BY 2.0, https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)

Variantes en el gen MC1R que alteran la proporción de melaninas y confieren tonalidad de cabello pelirrojo confieren riesgo intrínseco a desarrollar cáncer, independientemente de la exposición solar. Imagen: Derek Gavey (CC BY 2.0, https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)

Estos resultados indican que las personas que tienen ciertas variantes en el gen MC1R tienen un riesgo intrínseco a desarrollar cáncer independiente de la exposición solar.

En un editorial que acompaña al artículo Elisabeth M. Roider y David E. Fisher señalan la relevancia del trabajo, así como la necesidad de entender mejor cómo las variantes en MC1R, la feomelanina y las especies reactivas del oxígeno afectan al desarrollo del melanoma y cómo se puede proteger a las personas con variantes de riesgo. También plantean la posibilidad de que el riesgo a desarrollar melanoma independientemente de la exposición pueda ocurrir también en personas de piel clara no pelirrojas.

En cualquier caso, independientemente de la existencia de mecanismos internos de riesgo al melanoma, el efecto de la exposición al sol no puede ser olvidado. “Por ahora, las personas de pigmentación clara necesitan entender los riesgos asociados a la exposición solar y deberían utilizar protección solar física siempre que sea posible,” concluye el editorial. “El examen regular de la piel y la autoevaluación siguen siendo pasos valiosos hacia la detención de la mortalidad por melanoma.”

Referencias:

Wendt J, et al. Human Determinants and the Role of Melanocortin-1 Receptor Variants in Melanoma Risk Independent of UV Radiation Exposure. JAMA Dermatol. 2016 Apr 6. doi: http://dx.doi.org/10.1001/jamadermatol.2016.0050.

Roider EM, Fisher DE. Red Hair, Light Skin, and UV-Independent Risk for Melanoma Development in Humans. JAMA Dermatol. 2016 Apr 6. doi: 10.1001/jamadermatol.2016.0524

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

1 Response

  1. lu dice:

    Me operaron de melanoma,soy mujer de 36 años y nunca me tire s dormir bajo sol ni cama solar,poco lunares y sin embargo tube melanoma.Asi q creo en esta teoria.
    Se encontro el tratamiento para los q somos positivos en ese gen,no?
    Hay un estudio para hacerse?

Deja un comentario