La edad que aparentamos, también influenciada por los genes

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Imagen: National Human Genome Research Institute

Por primera vez, un estudio ha identificado variantes genéticas asociadas a la edad que una persona aparenta. Imagen: National Human Genome Research Institute.

Un estudio recientemente publicado en Current Biology acaba de revelar que ciertas variantes del gen MC1R influyen en la edad que una persona aparenta.

A partir de cierta edad parecer más joven de lo que realmente se es, es una característica muy apreciada, no solo a nivel social o cultural, sino también a nivel biológico, puesto que algunos estudios indican que la edad que una persona aparenta está asociada a marcadores moleculares del envejecimiento, como la longitud de los telómeros. De este modo, conocer los factores genéticos y ambientales que intervienen para que una persona parezca más joven de lo que cronológicamente es, puede resultar beneficioso para identificar terapias contra el envejecimiento.

Los investigadores llevaron a cabo un estudio de asociación en el que analizaron 8 millones de variantes genéticas distribuidas a lo largo del genoma en 2.693 ancianos, en relación a la edad percibida a partir de imágenes faciales. De este modo encontraron una fuerte asociación entre la percepción de la edad y diversas variantes genéticas en el gen MC1R, gen relacionado con la pigmentación.  Las personas con determinadas variantes de este gen aparentaban dos años más de promedio que las personas no portadoras de las mismas, independientemente de la edad, el color de la piel o la exposición al sol. Estos resultados fueron replicados en dos muestras independientes de menor tamaño.

MC1R codifica para el receptor de la melanocortina 1, e interviene en la pigmentación de la piel y el cabello. Por ejemplo, algunas variantes genéticas del gen están asociadas a la coloración roja del cabello. Además, recientes estudios señalan hacia un papel del gen en inflamación y reparación de daños en el ADN.

El trabajo supone el primer estudio en identificar variantes genéticas asociadas a la edad percibida y además demuestra que es posible analizar y rastrear factores genéticos relacionados con este rasgo. “Por primera vez, se ha encontrado un gen que explica en parte por qué algunas personas parecen mayores y otras más jóvenes a lo que les corresponde por su edad,” manifiesta Manfred Kayser, investigador en el Erasmus University Medical Center, en Rotterdam, Holanda, y uno de los autores del trabajo.

Las variantes de MC1R asociadas a la edad percibida no son las únicas que intervienen en este rasgo (además de los factores ambientales) y serán necesarios estudios futuros para identificar otras regiones genéticas y sus correspondientes productos moleculares, asociados. Respecto a MC1R, los investigadores indican que entre las áreas de trabajo se incluye el determinar cómo la proteína MC1R afecta al envejecimiento facial.

En última instancia, los investigadores confían en que estas líneas de trabajo podrían ofrecer un importante conocimiento sobre la salud humana y la naturaleza del envejecimiento. “Creemos que la utilización de la percepción de la edad es una de las mejores y más emocionantes formas de medir cómo de bien está envejeciendo la gente, lo que esperamos que llevará a mayores descubrimientos en la investigación del envejecimiento y la salud en el futuro cercano” afirma David Gunn, investigador de la empresa Unilever y co-director del trabajo.

Referencia: Liu F, et al. The MC1R Gene and Youthful Looks. Curr Bio. 2016. Doi:  10.1016/j.cub.2016.03.008

Fuente: How old do you look? Study finds an answer in our genes. http://www.eurekalert.org/pub_releases/2016-04/cp-hod042116.php

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal