El tratamiento con una hormona sexual sintética alarga los telómeros de los pacientes con enfermedades teloméricas

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

enfermedades teloméricas. Imagen cortesía de Marta Yerca.

Los telómeros constituyen las estructuras terminales de los cromosomas que protegen la integridad del material hereditario. Imagen cortesía de Marta Yerca.

Un estudio  recientemente publicado en el New England Journal of Medicine muestra que el tratamiento con una hormona sexual sintética puede mejorar algunas de las características patológicas de los pacientes con enfermedades causadas por alteraciones en los telómeros.

Con excepción de unos pocos tipos celulares, la longitud de los telómeros, o extremos de los cromosomas que actúan como protectores del material hereditario, va disminuyendo con cada división celular, a lo largo de la vida. No obstante, algunas células presentan actividad telomerasa, y en ellas, la longitud de los telómeros es mantenida evitando la senescencia celular o apoptosis derivada de la inestabilidad cromosómica resultante.

La reducción de la actividad telomerasa da lugar a diferentes enfermedades como  fallos en la médula ósea, cirrosis hepática, fibrosis pulmonar o riesgo a desarrollar cáncer. Durante años, se han utilizado andrógenos  -hormonas masculinas –para  tratar a pacientes con una de estas enfermedades, la presencia de fallos en la médula ósea. Distintas evidencias apuntan a que estas hormonas podían regular la actividad de la telomerasa en los pacientes, entre ellas un reciente modelo en ratón en el que se observó una mejora de síntomas hematológicos y elongación de los telómeros tras el tratamiento con andrógenos.

El equipo de investigadores decidió evaluar el efecto de la terapia con andrógenos sobre el acortamiento de los telómeros en pacientes con diferentes enfermedades teloméricas. Para ello llevaron a cabo un ensayo en fase 1-2  en el que administraron durante 24 meses danazol, una hormona sexual sintética, diariamente y de forma oral a un grupo de pacientes. Periódicamente, los investigadores extrajeron sangre de los pacientes y evaluaron la elongación de los telómeros de los leucocitos circulantes.

Los investigadores reclutaron 27 pacientes con diversas enfermedades teloméricas. No obstante, tras analizar los 12 primeros observaron que 11 de ellos mostraban una elongación de los telómeros lo suficientemente consistente como para rechazar la hipótesis nula (la ausencia de efecto del danazol sobre los telómeros), lo que permitió detener el ensayo antes de lo previsto.  Los resultados del equipo muestran que el tratamiento con danazol promovió la elongación de los telómeros en los  leucocitos de la circulación sanguínea (un aumento medio de 386 repeticiones teloméricas, al final del estudio), en concordancia con la mejora hematológica observada.

Telomerasa y ADN. Imagen: Protein Data Base- 4J19, visualizada con QuteMol (http://qutemol.sourceforge.net).

Telomerasa (verde) y ADN. Imagen: Protein Data Base- 4J19, visualizada con QuteMol (http://qutemol.sourceforge.net).

A pesar de los prometedores resultados, los investigadores apuntan a la existencia de limitaciones como la imposibilidad de identificar mutaciones asociadas al acortamiento de los telómeros en todos los pacientes, la ausencia de un grupo control no tratado con la hormona (debido a consideraciones éticas y a la no anticipación de los prometedores resultados) o los ocasionales efectos secundarios.

Los autores del trabajo consideran que el alargamiento de los telómeros en los pacientes tratados con danazol se debe a la regulación de la actividad telomerasa mediada por la hormona. La optimización de la dosis o la identificación de moléculas que lleven a cabo una función similar podrían resultar de utilidad clínica en el tratamiento del síndrome mielodisplásico u otras enfermedades teloméricas.

“La elongación de telómeros mediante la utilización de andrógenos u otros compuestos podría ayudar a prevenir la crisis telomérica asociada a algunos desórdenes en los que el mayor riesgo para el paciente es la progresión maligna de la enfermedad a través de la inestabilidad genómica mediada por los telómeros,” señala  Peter M. Lansdorp, en un comentario paralelo al artículo. “Para todas estas posibles intervenciones clínicas se hace necesario disponer de forma urgente de información sobre el papel de la telomerasa y los telómeros en la biología de las células normales, pre-malignas y malignas.”

Referencias:

Townsley DM, et al. Danazol Treatment for Telomere Diseases. N Engl J Med. 2016 May 19;374(20):1922-1931. Doi: 10.1056/NEJMoa1515319

Lansdorp PM. Telomeres on Steroids–Turning Back the Mitotic Clock? N Engl J Med. 2016 May 19;374(20):1978-80. doi: 10.1056/NEJMe1602822.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario