Personalizar el tratamiento del cáncer mejora la efectividad de las terapias

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Un reciente meta-análisis publicado en JAMA Oncology, revela que la utilización de información genética individual para personalizar los tratamientos del cáncer mejora la efectividad de las terapias.

En los últimos años, la mejora de las tecnologías de secuenciación del genoma humano ha permitido llevar a cabo un importante progreso en el conocimiento de las bases moleculares del cáncer y revelado la importancia de la composición genética de un individuo en la tolerancia o efectividad de un fármaco dado. Consecuentemente, muchos fármacos son diseñados de forma específica frente a dianas moleculares concretas y la genética del paciente o el tumor es tenida en cuenta cada vez más a la hora de administrar un medicamento. En paralelo, la estratificación de los pacientes según sus características genéticas en los ensayos clínicos puede favorecer la obtención de resultados robustos sin necesitar un elevado número de participantes en los mismos y por tanto, acelerar el proceso de desarrollo de terapias efectivas contra el cáncer.

Un reciente meta-análisis publicado en JAMA Oncology, revela que la utilización de información genética individual para personalizar los tratamientos del cáncer mejora la efectividad de las terapias. Imagen: Medigene Press SL.

Un reciente meta-análisis muestra que la utilización de información genética individual para personalizar los tratamientos del cáncer mejora la efectividad de las terapias. Imagen: Medigene Press SL.

Con el objetivo de evaluar el impacto de las estrategias contra el cáncer basadas en marcadores (lo que se conoce como medicina personalizada o de precisión), los investigadores revisaron 346 ensayos clínicos en fase I (todos los comprendidos en un periodo de 3 años) y compararon los resultados de aquellos que utilizan una estrategia personalizada para seleccionar los pacientes que podrían beneficiarse de un tratamiento concreto, con los resultados de los ensayos que no llevan a cabo esta selección.

Los autores del trabajo encontraron que la mayor parte de los ensayos en fase I no consideran la composición genómica de los pacientes a la hora de decidir la idoneidad de un tratamiento. De los 234 ensayos en los que el tratamiento iba dirigido a una diana concreta, 57 seguía una aproximación basada en biomarcadores para seleccionar los pacientes y 177 utilizaba una estrategia no personalizada.

Al considerar los resultados de los ensayos, el equipo observó que los estudios que utilizaban una estrategia basada en biomarcadores tenían una mediana de tasa de respuesta al tratamiento mejor que aquellos donde no se tenía en cuenta ningún biomarcador de los pacientes (30.6% frente a 4.9%) así como una mayor supervivencia. Y lo que es más, aquellos que utilizaban marcadores genómicos tenían una mejor respuesta que los que consideraban proteínas como biomarcadores (42% frente a 22.4 de mediana). Los investigadores también detectaron diferencias según el tipo de tumor. Por ejemplo, en el caso de los tumores sólidos la estrategia personalizada estaba asociada a una respuesta del 24.5% frente al 4.5% de las terapias no personalizadas, mientras que en el caso de los tumores hematológicos la respuesta era del 24.5% frente al 13.5%.

Los resultados del trabajo indican que la utilización de biomarcadores para seleccionar pacientes en los ensayos de fase 1 mejora la eficacia de los resultados. “Nuestro análisis muestra que en la era de la medicina de precisión, los ensayos clínicos de fase I utilizando terapia personalizada con aproximación basada en biomarcadores pueden hacer más que evaluar la toxicidad y efectos secundarios,” manifiesta Maria Schwaederlé, investigadora en el Centro de Terapia Personalizada para el Cáncer de la Universidad de California San Diego y primera autora del trabajo. “Estos ensayos tempranos pueden resultar en una mejora en la evolución de los pacientes, incluso entre personas cuya enfermedad es resistente a los tratamientos estándar, seleccionando a los pacientes que responderán mejor mediante una aproximación personalizada desde el principio.”

“Otro punto importante es que los fármacos dirigidos a menudo son inútiles si no se combinan con biomarcadores individuales del paciente, para determinar si hay probabilidad de que se beneficien de una terapia particular,” señala Razelle Kurzrock, director del trabajo.

Referencia: Schwaederle M, et al. Association of Biomarker-Based Treatment Strategies With Response Rates and Progression-Free Survival in Refractory Malignant Neoplasms. JAMA Oncol. 2016. Doi: 10.1001/jamaoncol.2016.2129

Fuente: Personalized Medicine Leads to Better Outcomes for Patients with Cancer. https://health.ucsd.edu/news/releases/Pages/2016-06-06-personalized-medicine-leads-to-better-cancer-outcomes.aspx

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario