Los aspectos psicológicos del cáncer, la inmunoterapia y la medicina personalizada protagonizan ASCO 2017

Lucía Márquez Martínez, Genética Médica News

 

ASCO 2017

Asistentes al congreso ASCO 2017. Imagen: ASCO/Brian Powers 2017.

Cerca de 38.000 profesionales se han reunido en Chicago del 2 al 6 de junio para celebrar el 53º Congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO por sus siglas en inglés). Durante el evento, se han presentado las últimas novedades en cuanto a terapias contra el cáncer, pero también distintos proyectos que buscan mejorar la calidad de vida de los pacientes. Así, uno de los focos más relevantes del congreso han sido los ensayos clínicos que abordan las consecuencias psicológicas del cáncer y proponen distintos mecanismos para sobrellevar mejor el miedo, el estrés o la ansiedad que a menudo conlleva esta enfermedad. De igual modo, han jugado un papel esencial en el congreso dos campos que representan las grandes promesas de los tratamientos oncológicos: la medicina personalizada y la inmunoterapia.

Los responsables del estudio Conquer Fear (llevado a cabo por la Universidad de Sidney y que se encuentra en fase II), expusieron que la intervención psicológica en supervivientes de cáncer disminuye de forma notable el temor a una recaída inmediata. Además, mostraron que la ayuda psicológica resulta beneficiosa para disminuir los niveles de ansiedad, angustia específica del cáncer y calidad de vida de los pacientes que se han enfrentado a un tratamiento oncológico.

De igual manera, el Princess Margaret Cancer Centre de Toronto presentó un ensayo clínico realizado con 305 pacientes con cáncer avanzado que asegura que una breve intervención psicológica, llamada Managing Cancer And Living Meaningfully (CALM), podría ayudar a reducir los síntomas depresivos que presentan muchos de los enfermos. Tres meses después de recibir la ayuda de CALM, el 52% de los pacientes presentaron un aumento de su bienestar psicológico, frente al 33 por ciento de los pacientes que recibieron la atención habitual. La salud mental también es el centro del estudio presentado por el Hospital Universitario de Basel (Suiza) en el que se aborda cómo un programa online de gestión del estrés online puede aliviar la angustia y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

 

ASCO 2017

Congreso ASCO 2017. Imagen cortesía de ASCO/Danny Morton.

 

La inmunoterapia reafirma su posición

La inmunoterapia ya consolidó su rol en la oncología durante la pasada edición de ASCO y en este nuevo encuentro, reafirma su posición. Así se demostró en un estudio en el que ha participado el Instituto de Oncología Valle de Hebrón (VHIO) y que utiliza el anticuerpo bioespecífico RO6958688 contra el cáncer de colon. Asimismo, el fármaco pembrolizumab muestra resultados favorables a la duración de la respuesta en tumores sólidos y mejoras de supervivencia en melanoma y carcinoma urotelial avanzado.

Por último, se presentaron estudios con remisiones duraderas con CAR-T en pacientes con mieloma múltiple refractario/en recaída y sobre la eficacia de dacomitinib versus gefitinib y de alectinib versus crizotinib en cáncer de pulmón en cáncer de pulmón de células no pequeñas.

 

Congreso ASCO 2017. Imagencortesía de ASCO/Scott Morgan.

 

En cuanto al cáncer de mama metastásico, los resultados del estudio fase III MONARCH2 mostraron un aumento significativo de la supervivencia libre de progresión gracias a la combinación del inhibidor CDK4/6 abemaciclib con fulvestrant. De igual modo, en HER2+, la combinación de quimioterapia, trastuzumab y pertuzumab obtuvo mejores respuestas que la de quimioterapia con trastuzumab y placebo. Además, el estudio fase III OlimpiAD con olaparib demostró la supervivencia libre de progresión en cáncer de mama metástasico HER2 negativo con mutación BRCA. “Ahora podemos personalizar las terapias basándonos en los cambios genéticos de cada tumor y en factores inherentes que determinan su desarrollo”, subrayó Daniel Hayes, presidente de ASCO.

Por su parte, el inhibidor de PARP talazoparib obtuvo resultados positivos en un 21 % de pacientes con mutaciones en BRCA1 o BRCA2 y enfermedad metastásica, que ya habían recibido tratamiento con platino y no habían mejorado.

Respecto a la medicina personalizada o de precisión, destaca MSK-IMPACT, una nueva técnica genómica de secuenciación que detectó ADN tumoral circulante en el 89% de los 124 pacientes con cánceres de mama avanzado, de pulmón y próstata que se sometieron al análisis. Otro trabajo, con en 1.944 pacientes, probó que las pruebas genómicas rutinarias son factibles, pero únicamente repercuten en beneficios clínicos para un pequeño número de quienes las reciben.

De igual modo, un estudio con casi 13.000 pacientes demostró que la quimioterapia con FOLFOX o CAPOX durante tres meses es casi tan efectiva como la de seis meses en pacientes con cáncer de colon tras cirugía por nódulos linfáticos positivos fase III.

 

Daniel F. Hayes, presidente de la ASCO, en el discurso inaugural del congreso. Imagen cortesía de ASCO/Todd Buchanan.

 

En cuanto al cáncer infantil, un análisis realizado por el Childhood Cancer Survivor Study (CCSS) en 23.600 pacientes desveló que la tasa de problemas graves de salud que presentan estos supervivientes disminuye con el tiempo. Así, 15 años después del diagnóstico el porcentaje fue del 12,7 % de los diagnosticados en los años 70, el 10,1 % entre los diagnosticados en los 80 y del 8,8 % entre los diagnosticados en los 90. Las reducciones más relevantes ocurrieron entre los supervivientes de tumor de Wilms (43 %) y linfoma Hodgkin (25 %). De igual modo, según un estudio del St. Jude Children`s Research Hospital en Memphis, los avances en tratamiento y atención de apoyo han mejorado la tasa de supervivencia a cinco años después del diagnóstico, que fueron del 58 % en los 70 al 84 % en la actualidad.

Por otra parte, un estudio con 992 pacientes con cáncer de colon en estadio 3 señaló que aquellos que habían desarrollado un estilo de vida más saludable (concreto en mantener un peso adecuado, realizar ejercicio físico regular y llevar una dieta equilibrada) durante y después del tratamiento presentaban un 42 % menos de riesgo de sufrir una recaída. En cáncer de vías biliares, un estudio con 447 pacientes señaló que dar capecitabina tras la cirugía alarga la supervivencia una media de 15 meses en comparación con optar únicamente por la cirugía.

 

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

Deja un comentario