Los tests genéticos triunfan en Amazon como regalo de Navidad

Lucía Márquez Martínez, Genética Médica News

 

¿Qué tienen en común una sandwichera, unas botas de cowboy y un test para conocer tus orígenes genéticos? Que los tres pueden adquirirse a través de Amazon. En los últimos meses, el todopoderoso gigante de las compras online ha añadido las pruebas genéticas a su amplísimo catálogo de productos y, a tenor de las cifras de ventas conseguidas, parece que la jugada le ha salido bien. Ahora, con el despliegue de regalos navideños en el horizonte, los análisis de ADN se erigen como una de las opciones más codiciadas de la red para sorprender a familiares o amigos. Atrás quedaron colonias y calcetines, ahora lo que se lleva es descubrir los recovecos de tu genoma a través de una muestra de saliva.

 

Con el despliegue de regalos navideños en el horizonte, los análisis de ADN se erigen como una de las opciones más codiciadas de la red para sorprender a familiares o amigos. Imagen: Unsplash.

 

El pasado Black Friday uno de los test de ADN de la compañía 23andMe se coló entre los cinco productos más vendidos de toda la oferta disponible en Amazon. Imagen: Amazon.com.

Una simple búsqueda en este portal de ventas por Internet basta para descubrir el gran número de empresas que ofrecen sus kits genéticos. El potencial de estos productos quedó claro durante el pasado Black Friday, cuando uno de los test de ADN de la compañía 23andMe se coló entre los cinco productos más vendidos de toda la oferta disponible en Amazon, junto a compañeros tan dispares como un robot de cocina o un mando de televisión con control remoto a través de la voz. Algo semejante sucedió durante el último Amazon Prime Day, una jornada de ofertas exclusivas para los clientes con cuenta Prime (una suscripción anual con distintas ventajas) y en el que los tests de 23andMe presentaban un 50% de descuento.

El éxito en estos dos días de ventas descontroladas no fue casual: actualmente dos pruebas genéticas copan la lista de ventas en la categoría de productos sanitarios del gigante digital. En concreto, se trata de las pruebas que AncestryDNA y 23andMe comercializan para dar a conocer el origen genético de cada usuario. En ambos casos, es posible incluir en el pedido papel de regalo para envolverlo.

Como explica Fernando Alonso, consultor de marketing digital y responsable de FerSEO, el éxito de venta de estos tests a través de Amazon se debe a que la plataforma supone “un paraguas comercial muy potente y completo, pues ofrece a los consumidores seguridad, atractivo y rapidez”. “Amazon está en la cima del comercio digital, constituye un grandísimo centro comercial online y no para de crecer, tanto en volumen de ventas como de visitas. Ni siquiera noticias negativas, como las denuncias por las pésimas condiciones laborales de sus empleados, parecen afectar a la opinión sobre la plataforma que tienen sus clientes”, añade.

Los riesgos de la compra online

Empresas como Ancestry DNA analizan los orígenes genéticos de sus consumidores. Imagen: Amazon.

Emplear estas pruebas es muy sencillo: una vez recibido el kit, basta con tomar una muestra de saliva enviarla por correo al laboratorio de la compañía y esperar a recibir los informes con los resultados correspondientes. Sin embargo, la información obtenida con estas pruebas puede ser farragosa, compleja y difícil de interpretar. En este sentido, cabe destacar que a través de Amazon es posible obtener dos tipos de tests: los que analizan los orígenes genéticos de cada usuario (y te indican, por ejemplo, el porcentaje de ADN eslavo o asiático que posees) y los que revelan cuestiones sanitarias como el riesgo a sufrir determinadas enfermedades, por ejemplo, celiaquía, Parkinson o fibrosis quística. Este segundo grupo de pruebas han levantado cierta polémica en los últimos meses ya que se ofrecen sin el acompañamiento de un asesor genético que guíe al usuario y le informe de una manera individualizada sobre las implicaciones que suponen estos análisis.

Tal y como recogió en su momento Genética Médica News, la Sociedad Española de Asesoramiento Genético (SeaGEN) es muy crítica con los tests de este tipo que aportan información sobre la salud pues asegura que “pueden suponer un riesgo para el consumidor por dos motivos: por un lado la ausencia de asesoramiento genético pre y post test por personal cualificado en centros acreditados (tal y como está establecido en la ley de investigación biomédica), y la ausencia de una correcta interpretación de los resultados por un profesional puede suponer un riesgo médico y psicológico para el usuario. Por otro lado, algunas de las pruebas genéticas directas al consumidor no tienen utilidad clínica, puesto que se basan en el estudio de variantes genéticas frecuentes que se asocian con un ligero incremento o disminución del riesgo a distintas enfermedades (polimorfismos) para estimar el riesgo de enfermedades comunes y multifactoriales, sin tener en cuenta otros factores de riesgo como historia familiar, variantes genéticas en genes de elevada penetrancia o estilo de vida”.

Así, los líderes de SeaGEN resaltan la importancia del asesoramiento genético pretest, cuyo objetivo es “transmitir al paciente los estudios genéticos disponibles, sus beneficios y limitaciones y las posibles alternativas para fomentar una decisión informada basada en sus valores y principios”. Desde un punto de vista profesional, para elegir un análisis de este tipo se debe valorar “el diagnóstico clínico del paciente y los genes que deben ser estudiados, las técnicas más adecuadas para su estudio, así como los criterios de calidad del laboratorio y en qué persona de la familia está indicado realizar el estudio”. Sin embargo, según subrayan desde el colectivo de asesores, a la hora de elegir un test directo al consumidor, la mayoría de personas de la  población general “se basa únicamente en la información proporcionada por la empresa que oferta el test genético, que en muchas ocasiones es puramente comercial”,

“Es posible que mucha gente compre estas pruebas a la ligera, sin pararse a pensar muy bien en lo que están adquiriendo ni en la repercusión que puede tener para su vida y su futuro”, apunta Alonso, quien señala que, en general, las compras online de todo tipo son cada vez “más impulsivas”. “Resulta muy sencillo meter productos en el carrito de la web y ni siquiera necesitamos la tarjeta de crédito para pagar, pues podemos hacerlo vía Paypal”, resalta. La experiencia de compra se limita así a un par de clicks, poco importa si estamos encargando un kit para conocer los misterios de nuestro ADN o unos zapatos nuevos.

 

Atrás quedaron colonias y calcetines, ahora lo que se lleva es descubrir los recovecos de tu genoma a través de una muestra de saliva. Imagen: Unsplash.

 

Regalar una experiencia en familia

Desde las empresas implicadas tienen más que claras las posibilidades de sus tests genéticos como regalo para amigos, parientes o seres queridos en general. “Las pruebas genéticas personales permiten a las personas aprender más sobre sí mismas a través de su ADN”, exponen los responsables de 23andMe. Desde la compañía subrayan que su modelo de negocio se basa “en ayudar a las personas a comprender su propia información genética, empoderándolas en el manejo de su salud e invitándolas a participar en la investigación con el objetivo de acelerar el ritmo del descubrimiento científico”.
“Todos tienen derecho a acceder y comprender su propia información genética, a obtener una comprensión más profunda del papel que desempeña el ADN en nuestras vidas individuales y a tomar medidas audaces e informadas para el autoconocimiento”, añaden desde la empresa estadounidense.

regalar pruebas genéticas

En MyHeritage están especializados en encontrar a “nuevos miembros” de las familias a las que pertenecen los usuarios “y descubrir sus orígenes étnicos”. Imagen: Amazon.

En MyHeritage están especializados en encontrar a “nuevos miembros” de las familias a las que pertenecen los usuarios “y descubrir sus orígenes étnicos”. Incluso cuentan con una página web en la que van recopilando las historias más emotivas de los clientes que descubren a parientes que ni sabían que existían. Mientras, desde la compañía Ancestry, con sede en Estados Unidos y en inminente expansión a México, elaboran “un esquema de origen étnico que se extiende por varias generaciones anteriores y permite analizar posibilidades tales como: ¿de qué parte de Europa provienen mis ancestros?”. De esta forma, las compañías proponen convertir estos tests en una suerte de liturgia familiar en la que poner en común la información obtenida.

Si la compra de estos tests a través de portales como Amazon se convierte en una costumbre asentada a largo plazo o se queda en simple moda pasajera está aún por ver. Lo que parece claro es que, al menos en la Navidad de 2017, no hace falta consultar a Rudolph el reno para aventurar que miles de kits de análisis genético aparecerán estratégicamente colocados bajo el árbol la mañana del 25 de diciembre.

 

 

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario