MicroARNs en el líquido cefalorraquídeo como biomarcadores de los síntomas que preceden a la enfermedad de Huntington

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Los microARNs son pequeñas moléculas de ARN capaces de interaccionar con el ARN mensajero de los genes y bloquear su expresión. Imagen: proteindatabase 2N7X.

Investigadores de la Universidad de Boston han identificado seis microARNs en el líquido cefalorraquídeo como biomarcadores de los síntomas que preceden a la enfermedad de Huntington. Los seis microARNs podrían ser utilizados para evaluar la eficacia de terapias preventivas para esta enfermedad neurodegenerativa.

La enfermedad de Huntington es un trastorno neurodegenerativo progresivo que se caracteriza por la presencia de movimientos incontrolados, problemas emocionales y pérdida de las habilidades cognitivas. La enfermedad de Huntington es hereditaria y está causada por una mutación que consiste en la expansión patológica del trinucleótido CAG en un segmento del gen HTT. La expansión de CAGs provoca la producción de una proteína anómala, tóxica, que se acumula en las neuronas y altera su función, además de comprometer su supervivencia, lo que inicia el desarrollo de la enfermedad. Si lo habitual en personas sanas es tener entre 10 y 35 repeticiones del trinucleótido CAG en el segmento del gen HTT, las personas con la enfermedad muestran entre 36 hasta más de 120 repeticiones. A partir de las 40 repeticiones la enfermedad se manifiesta prácticamente siempre.

La enfermedad de Huntington no tiene tratamiento ni terapia para detener su avance una vez se manifiesta. Sin embargo, los cambios neuropatológicos y la muerte neuronal comienzan antes de que los síntomas comiencen a manifestarse. En este escenario, la posibilidad de utilizar terapias que puedan retrasar o prevenir la neurodegeneración representa una estrategia muy prometedora. Pero para poder diseñar estas terapias preventivas es necesario disponer de biomarcadores que permitan detectar los cambios producidos en las neuronas antes de la aparición de los síntomas clínicos.

En los últimos años los microARNS, pequeños fragmentos de ARN no codificante con función reguladora de la expresión génica, se han revelado como biomarcadores con gran potencial para muchos procesos biológicos y enfermedades humanas. Por ejemplo, diferentes estudios sugieren la presencia de microARNs específicos en el líquido cerebroespinal en el Alzhéimer o el Párkinson.

En el caso del Huntington, también se ha detectado que la expresión de algunos microARNs está alterada en muestras de cerebro humano. Sin embargo, hasta el momento no se habían obtenido evidencias concluyentes de la presencia de microARNs en líquido cefalorraquídeo que pudieran ser considerados como biomarcadores de la neurodegeneración que ocurre antes de la manifestación clínica de la enfermedad.

microARNs y Huntington

Los cambios patológicos y la muerte neuronal que caracteriza a la enfermedad de Huntington se inician años antes de que se manifiesten los primeros síntomas.

En el trabajo, los investigadores evaluaron la presencia de microARNs en el líquido cefalorraquídeo de 60 participantes. De ellos, 15 habían sido diagnosticados con enfermedad de Huntington, 30 fueron estimados como portadores de expansiones que mostraban signos que precedían al desarrollo de la enfermedad, y 15 eran personas sanas.

El equipo detectó 2.081 microARNs diferentes en el líquido cefalorraquídeo, de los cuales seis (miR-520f-3p, miR-135b-3p, miR-4317, miR-3928-5p, miR-8082 y miR-140-5p) mostraban niveles diferentes de expresión en aquellas personas portadoras de expansiones patológicas que todavía no habían desarrollado la enfermedad de Huntington.

“El resultado más interesante fue que los niveles de microARNs empiezan a aumentar muchos años antes de que el individuo muestre síntomas y continúa aumentando conforme el inicio de la enfermedad se acerca,” señala Richard H. Myers, director del Instituto de Ciencia del genoma de la Universidad de Boston.

La muestra utilizada por los investigadores es pequeña y deberán ser confirmados en otros estudios. No obstante, los resultados obtenidos son prometedores. Si los microARNs identificados reflejan cambios cerebrales que se producen en paralelo al inicio de la neurodegeneración en la enfermedad de Huntington, su estimación podría ser de gran utilidad para determinar si los tratamientos preventivos frente a la enfermedad están funcionando.

“Evaluar los microARNs en el líquido cefalorraquídeo podría ser algo factible de realizar en ensayos clínicos con personas portadoras de la mutación de Huntington, pero que no muestran síntomas,” concluye Myers.

Investigación original: Reed ER, et al. MicroRNAs in CSF as prodromal biomarkers for Huntington disease in the PREDICT-HD study. Neurology. 2017 Dec 27. doi: http://dx.doi.org/10.1212/WNL.0000000000004844

Fuente: Researchers Identify Possible Biomarker for Huntington’s Disease. https://www.bumc.bu.edu/busm/2018/01/02/researchers-identify-possible-biomarker-for-huntingtons-disease/

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal