El genoma del cáncer infantil revela diferencias fundamentales respecto al cáncer de adultos

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

La disección del genoma del cáncer infantil revela diferencias fundamentales respecto al cáncer en adultos. Imagen: Rubén Megía, MedigenePress SL.

Si bien en los últimos años la mayor parte de los canceres infantiles son tratados con éxito, el cáncer infantil sigue representando uno de los principales caballos de batalla de los investigadores y profesionales médicos.

El cáncer infantil no es igual que el cáncer que se desarrolla en adultos: presenta características fisiopatológicas y moleculares propias, lo que hace que deba ser estudiado de forma independiente. Por otra parte, el menor número de pacientes respecto al cáncer de adultos ha impedido, hasta el momento, diseccionar las bases genéticas del cáncer infantil con el mismo nivel de precisión con que se ha llevado a cabo en el caso de los tumores de adultos. Por estas razones, y a pesar de haberse producido un avance significativo en los tratamientos y supervivencia a largo plazo, los pacientes con cáncer infantil no han podido beneficiarse por completo de los resultados obtenidos en pacientes adultos.

Dos nuevos estudios que han analizado en total los exomas o genomas de más de 2.500 tumores de pacientes con diferentes tipos de cáncer infantil acaban de llevar a cabo el análisis más amplio hasta la fecha del genoma del cáncer infantil. Los resultados de ambos trabajos proporcionan un mayor conocimiento de esta enfermedad y abren el camino hacia el desarrollo de tratamientos dirigidos y adaptados a los pacientes.

Uno de los estudios, dirigido por el St Jude Children’s Research Hospital analiza muestras de tumores y muestras de tejido normal en 1.699 pacientes con diferentes tipos de cáncer pediátrico (leucemia linfocítica, leucemia mieloide, neuroblastomas, tumores de Willms y osteosarcomas). En este trabajo, los investigadores determinaron las diferentes mutaciones asociadas a la presencia del cáncer y encontraron 142 genes directores del cáncer, de los cuales únicamente el 45% habían sido descritos en cáncer de adultos.

“Esto muestra por primera vez que los cánceres pediátricos y adultos surgen con frecuencia a partir de diferentes genes con distintas mutaciones,” señala Jinghui Zhang, catedrático en el Departamento de Biología Computacional y director del trabajo. “Los resultados realmente proporcionan el mensaje de que los pacientes con cáncer pediátrico no son pequeños adultos y su enfermedad no debería ser tratada como si este fuera el caso.”

Dentro de los diferentes perfiles moleculares encontrados, los investigadores destacan la presencia de una firma genética, presente en algunas leucemias, asociada a la exposición de luz ultravioleta. Este resultado podría indicar que la exposición a la luz ultravioleta es un factor de riesgo ambiental para el desarrollo de leucemia en algunos niños.

 

A pesar de haberse producido un avance significativo en los tratamientos y supervivencia a largo plazo, los pacientes con cáncer infantil no han podido beneficiarse por completo de los resultados obtenidos en pacientes adultos. Imagen: Aditya Romansa, Unsplash.

 

El segundo estudio, dirigido por el Hopp Children’s Cancer Center en Heidelberg, en colaboración con el Consorcio Alemán del Cáncer y la Sociedad Alemana de Pediatría Oncológica y Hematología  analiza el genoma de 961 tumores de niños, adolescentes y jóvenes adultos de 24 tipos de cáncer diferentes.

En este caso, los investigadores detectaron que un 7% de los pacientes analizados eran portadores de mutaciones germinales, aquellas que se heredan de los padres o se producen en momentos muy tempranos del desarrollo y están presentes en todas las células del organismo, no solo las tumorales. Además de su influencia o peso sobre el desarrollo del cáncer infantil, estas mutaciones pueden estar presentes en otros miembros de la familia o ser heredadas en el futuro por la descendencia, por lo que estos resultados plantean la necesidad de que los responsables médicos de estos pacientes ofrezcan asesoramiento genético a la familia.

El equipo también estimó la frecuencia de mutaciones en los diferentes tipos de cáncer pediátrico y comparó estos resultados con los conocidos en cáncer en adultos. Si bien en ambos casos el gen más mutado era TP53, en los tumores de adultos la frecuencia de mutaciones en este gen era 10 veces mayor que en los tumores pediátricos. También se encontró que la tasa de mutación en los tumores infantiles es del orden de 14 veces más baja que la que se observa en los tumores de adultos.

Por último, los investigadores evaluaron qué mutaciones presentes en los tumores infantiles eran susceptibles de ser tratadas farmacológicamente y encontraron que el 52% de los tumores pediátricos primarios presentan mutaciones de este tipo, lo que podría tener gran relevancia a la hora de diseñar ensayos clínicos o considerar una terapia más personalizada para los pacientes.

Los dos estudios revelan grandes diferencias en el cáncer pediátrico respecto al que tiene lugar en adultos.

Los dos estudios revelan grandes diferencias en el cáncer pediátrico respecto al que tiene lugar en adultos. En el caso de los cánceres que se manifiestan en la infancia, la tasa de mutación observada en los genomas de los pacientes es menor y el desarrollo de la enfermedad suele estar dirigido por un único gen. Sin embargo, en los cánceres observados en adultos, no solo la tasa de mutación es mayor (lo que es coherente con el hecho de que las células acumulan mutaciones con la edad) sino que además se observa que en el desarrollo tumoral intervienen diferentes genes directores del cáncer. Otra diferencia importante es que en el caso del cáncer infantil las mutaciones responsables del cáncer suelen ser específicas de cada tipo de tumor pediátrico, mientras que en el cáncer de adultos diferentes tipos de tumores comparten ciertos perfiles mutacionales.

“Comparados a los tumores en adultos, las investigaciones revelan grandes variaciones en el tipo e incidencia de los genes mutados,” señala Lukas Chavez, investigador en el Hopp Children’s Cancer Center y uno de los supervisores del trabajo. “Esto confirma una vez más que el desarrollo tumoral ocurre de forma fundamentalmente diferente en niños en comparación a adultos. Y también nos muestra que tenemos que desarrollar terapias dirigidas para niños de forma diferente a adultos.” El investigador concluye que posiblemente sean necesario desarrollar fármacos específicos para los niños con cáncer.

Conocer qué perfiles moleculares están presentes en los diferentes tipos de tumores infantiles, ayuda, al igual que en el caso de los tumores de adultos, a determinar qué rutas biológicas están implicadas en los mismos, y por tanto, a identificar posibles dianas de tratamiento. Si bien todavía queda mucho trabajo para caracterizar completamente el cáncer infantil, los dos estudios, publicados en Nature, proporcionan una visión lo suficientemente detallada de la diversidad molecular de esta enfermedad como para sentar las bases del desarrollo de nuevas oportunidades terapéuticas para los pacientes de cáncer más jóvenes.

Artículos originales:

Ma X, et al. Pan-cancer genome and transcriptome analyses of 1,699 paediatric leukaemias and solid tumours. Nature. 2018 Feb 28. doi: http://dx.doi.org/10.1038/nature25795

Gröbner SN, et al. The landscape of genomic alterations across childhood cancers. Nature. 2018 Feb 28. doi: http://dx.doi.org/10.1038/nature25480

Fuentes:

Bandopadhayay P y Meyerson M. Landscapes of childhood tumours. Nature. 2018.

Genomic analysis underscores need for precision therapies that target pediatric cancer. https://www.stjude.org/media-resources/news-releases/2018-medicine-science-news/genomic-analysis-underscores-need-for-precision-therapies-that-target-pediatric-cancer.html

A molecular map of childhood cancers. https://dktk.dkfz.de/en/about-us/news/molecular-map-childhood-cancers

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal