Los perfiles epigenéticos del envejecimiento están alterados en la enfermedad de Alzheimer

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Un reciente estudio de la Universidad de Pensilvania revela que algunas marcas epigenéticas características del envejecimiento se encuentran alteradas en el cerebro de las personas con enfermedad de Alzheimer.

Más de 45 millones de personas en todo el mundo tienen algún tipo de demencia, concepto que engloba  los diferentes trastornos cerebrales progresivos y degenerativos que afectan a la memoria, el pensamiento, el comportamiento y las emociones.  Las cifras son impactantes: el número de pacientes con demencia se duplica cada 20 años y se produce un nuevo caso aproximadamente cada 3 segundos.

La enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuente de demencia y su principal factor de riesgo es la edad avanzada. En su desarrollo intervienen tanto factores ambientales como genéticos. Sin embargo, todavía se desconocen los detalles de cómo están relacionados los mecanismos moleculares del envejecimiento con la aparición de esta enfermedad.

Los mecanismos epigenéticos, constituidos por los diferentes elementos funcionales que tienen la capacidad de regular la expresión de los genes sin alterar la secuencia de ADN, son a menudo considerados como un puente entre el ambiente y los genes. El conjunto de estos mecanismos, también conocido como epigenoma, puede ser influenciado por factores ambientales y a su vez interviene de forma directa en cómo se expresan los genes de una célula o un tejido.

epigenética y Alzhéimer

El término epigenética hace referencia al conjunto de elementos que regulan la expresión de los genes sin modificar la secuencia del ADN. Imagen: Darryl Leja, National Human Genome Research institute (www.genome.gov).

 

En el caso del envejecimiento diferentes estudios han demostrado una conexión entre cambios en la estructura de la cromatina mediados por estímulos ambientales  y diferentes marcadores de envejecimiento. Dentro de estos estudios la acetilación de las proteínas histonas, alrededor de las que se encuentra compactado el ADN parece tener un papel relevante. El grado de compactación del ADN alrededor de las histonas media el acceso de los diferentes elementos reguladores de la expresión al ADN, por lo que influye directamente en la expresión de los genes. Modelos animales y celulares de envejecimiento muestran, por ejemplo, que una de las señales de acetilación en la proteína histona H4 está implicada en el envejecimiento cerebral.  Esta señal epigenética concreta , denominada H4K16ac, regula la respuesta celular al estrés y el daño en ADN, lo que la convierte en una importante candidata a jugar un papel en el desarrollo de la enfermedad de Alzhéimer.

Los investigadores analizaron la marca epigenética  H4K16ac en muestras de tejido cerebral de cerebros postmortem donados por personas de diferentes edades y pacientes con enfermedad de Alzheimer. Concretamente, utilizaron tejido correspondiente al lóbulo temporal lateral, una de las regiones afectadas de forma temprana por la enfermedad.

Al comparar la presencia de la señal epigenética en el cerebro de personas jóvenes con la correspondiente a personas de edad más avanzada los investigadores encontraron que con la edad se produce un enriquecimiento de la acetilación en 4K16ac. Sin embargo, en los pacientes con enfermedad de Alzheimer lo que se observaba era una pérdida de la marca de acetilación en aquellas regiones del genoma que se encuentran cerca de genes relacionados con el envejecimiento y el Alzhéimer.

Los resultados plantean también que algunos de los cambios de acetilación observados y relacionados con el proceso normal de envejecimiento podrían proteger frente al Alzhéimer y al ser alterados predisponer a la enfermedad.

“Esta es la primera vez que hemos sido capaces de observar estas relaciones en el tejido humano utilizando tejido cerebral postmortem del Banco Penn Brain,” señala Shelley Berger, profesora de Biología Celular y del Desarrollo en la Universidad de Pensilvania y directora del trabajo.” Nuestros resultados establecen las bases de una conexión epigenética entre el envejecimiento y la enfermedad de Alzhéimer”.

Al analizar los perfiles de acetilación en los tres grupos de estudio los investigadores identificaron tres tipos de perfiles de acetilación en H4K16ac, dos de ellos dependientes de la edad y un tercero específico de la enfermedad de Alzheimer.

Los resultados del trabajo plantean un modelo en el que la enfermedad de Alzhéimer no constituye un estado avanzado del proceso de envejecimiento normal, sino que es producida por una alteración en el proceso de envejecimiento que lleva a cambios en cromatina y expresión génica.  Estos resultados plantean también que algunos de los cambios de acetilación observados y relacionados con el proceso normal de envejecimiento  podrían proteger frente al Alzhéimer y al ser alterados predisponer a la enfermedad.

Los investigadores reconocen que el estudio no es una vía directa hacia la cura para el Alzhéimer pero sí plantean la posibilidad de que contribuya a prevenir la muerte neuronal y aumentar la calidad de vida frente al envejecimiento. En el futuro, el equipo planea investigar qué cambios fisiológicos llevan a que la marca epigenética H4K16ac disminuya en el cerebro de los pacientes con enfermedad de Alzhéimer.

Investigación original: Nativio R, et al. Dysregulation of the epigenetic landscape of normal aging in Alzheimer’s disease. Nat Gen. 2018. Doi: http://dx.doi.org/10.1038/s41593-018-0101-9

Fuente: Penn Study Shows that the “Epigenetic Landscape” is Protective in Normal Aging, Impaired in Alzheimer’s Disease. https://www.pennmedicine.org/news/news-releases/2018/march/epigenetic-landscape-is-protective-in-normal-aging

 

 

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


Acepto el Aviso Legal

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


Acepto el Aviso Legal