Los retos de identificar parentescos atribuidos pero no reales en estudios genéticos - Genética Médica

Los retos de identificar parentescos atribuidos pero no reales en estudios genéticos

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

En las unidades de genética de los hospitales se analizan muestras de ADN todos los días, con el objetivo de proporcionar o confirmar el diagnóstico de los pacientes. En ocasiones, se analizan únicamente los genes que se sospecha pueden estar implicados en la enfermedad. Otras veces, los investigadores analizan el exoma o genoma completo de los pacientes, para identificar las causas genéticas.  En este último caso, la mejor forma de interpretar los datos genómicos es comparar el ADN de los pacientes con el de sus padres. El análisis de tríos, como se denomina a esta aproximación permite descartar variantes genéticas en el paciente no relacionadas con la enfermedad y filtrar las que tienen más probabilidad de estarlo. Por ejemplo, si una variante encontrada en el paciente está presente también en alguno de los progenitores sanos, es poco probable que esté relacionada con la enfermedad. Sin embargo, si la variante presente en el paciente no está en los padres, podría ser la responsable de su condición.

parentescos atribuidos

El análisis de tríos de ADN con fines de investigación, diagnósticos o ambos conlleva ciertos problemas como los hallazgos secundarios o la identificación de parentescos atribuidos pero no reales. Imagen: Rubén Megía, Genética Médica News.

El análisis de tríos de ADN con fines de investigación, diagnósticos o ambos conlleva ciertos problemas. Uno de ellos, que comparte con cualquier estudio genómico, es el de los hallazgos secundarios o obtención de resultados que pueden ser relevantes para la salud de los pacientes o de sus familiares, pero que no están relacionados con el objetivo inicial del estudio.  Otro de los problemas es el los parentescos atribuidos pero no reales, es decir, cuando uno de los progenitores (o los dos, en un caso extremo de adopción no comunicada) no es tal.

El análisis de ADN puede revelar de forma inequívoca una paternidad falsa. ¿Qué hacer ante esta situación? Existe un amplio debate sobre cuál es la mejor forma de actuar en estas situaciones.  Especialmente porque la familia afectada no buscaba resolver una paternidad, sino identificar las causas de la enfermedad de un hijo.

Un artículo, recientemente publicado en Genetics in Medicine ha retomado el debate sobre si debe informarse de las paternidades falsas en la investigación o la práctica clínica. En el trabajo, los autores presentan un caso clínico hipotético,  analizan los pros y los contras de informar de los parentescos atribuidos erróneamente y proponen algunas recomendaciones.

El caso hipotético trata sobre una pareja con un bebé, Sally,  que presenta diferentes problemas del desarrollo. Con el objetivo de diagnosticar y quizás mejorar el cuidado clínico del bebé y conocer el riesgo de tener otro hijo afectado, la familia es incluida en un estudio. Durante el transcurso de la investigación se descubre una nueva variante en la niña, en un gen en el que otras variantes de herencia dominante dan lugar a un trastorno similar al de Sally. Sin embargo, las muestras de ambos progenitores fallaron y no puede evaluarse si la variante fue transmitida por uno de ellos (lo que no parece probable porque ambos progenitores son sanos) o es una variante de novo.  El equipo clínico decide resolver la cuestión analizando el genoma de los padres y descubre que ninguno de ellos es portador y que además, el padre no está relacionado biológicamente con la niña.

El caso plantea muchos interrogantes sobre el modo más adecuado de manejar los parentescos atribuidos de forma incorrecta, especialmente cuando intervienen dos equipos, uno enfocado en investigación y otro clínico. Máxime cuando saber que una paternidad no es tal afecta a la determinación de la causa real de la enfermedad.  En el caso de la pequeña Sally, en ausencia de muestra de ADN del padre biológico no se puede discriminar con seguridad si la variante identificada es patogénica y heredada de un padre portador o es una variante que no tiene efectos biológicos.

Existen múltiples argumentos a favor de informar o no a los padres.  Por ejemplo, en contra de comunicar la existencia de parentesco mal atribuido se destaca el hecho de que los resultados no están directamente relacionados con el manejo del paciente, o que la familia no ha buscado explícitamente resolver una paternidad. A favor, se puede argumentar que la familia buscaba obtener información sobre la condición de su hija y el riesgo a tener otro niño con la enfermedad, y en este sentido, conocer la paternidad mal atribuida podría ser relevante. Una posibilidad es informar a la madre de forma individual, ya que presumiblemente ésta estará al tanto de la situación. Sin embargo, esto no garantiza que el padre sea informado, por lo que este podría vivir con la falsa creencia de que existe riesgo de tener otro niño afectado, cuando si se trata de una variante patogénica, el riesgo es muy bajo.

 

La relevancia clínica debería ser el factor determinante a la hora de revelar o no los resultados. Imagen: Marta Yerca.

 

No existen muchos datos sobre el impacto de la información en estas situaciones, lo que dificulta poder elaborar protocolos de acción. En el caso de los investigadores, los autores del trabajo señalan como argumento más convincente el de “no revelar como opción por defecto”. Sin embargo, en la práctica clínica señalan que la relevancia clínica debería ser el factor determinante a la hora de revelar o no los resultados.  En ambos contextos, los autores recomiendan considerar los daños relativos y los beneficios que pueda aportar la revelación de la información más allá de la consulta inicial de la familia.

Juan de Dios García Díaz, clínico en la Unidad de Genética Clínica y Consejo Genético del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, señala que en su centro no utilizan un protocolo específico para manejar los casos de paternidad atribuida errónea, sino que depende de la intuición sensibilidad y habilidad comunicativa de cada uno.  “La configuración por defecto es no revelarla, salvo que los padres lo soliciten de forma expresa”, señala García Díaz. “No se puede dar una norma general y hay que individualizar el manejo en cada situación.”

En cualquier caso, una buena estrategia a seguir, como señalan en el trabajo, es asegurarse de que los pacientes y sus familias son conscientes de la posibilidad de que pueda revelarse una falsa paternidad antes de aceptar la realización del análisis genético. De este modo podrían minimizarse los daños causados.

“El mero hecho de mencionar la posibilidad puede ser un tema muy espinoso y generar un conflicto en la pareja”, comenta García Díaz. “Mi sugerencia es, como dicen los autores, tratarlo si es posible solo con la mujer, probablemente, en un momento previo a la solicitud del análisis, como puede ser cuando se está elaborando el árbol familiar, y no convertir la prueba genómica en un juicio a la verdad (o la posible infidelidad desconocida)”.

Los parentescos  atribuidos erróneamente son poco comunes, entre un 1% y un 3%. Sin embargo, la capacidad para identificarlos ha aumentado exponencialmente, debido a las pruebas genómicas. En esta situación, los profesionales clínicos se van a enfrentar cada vez más a familias que buscan resolver un problema clínico en las que el parentesco que se supone no es real. Los autores del trabajo resaltan que evitar hablar de este problema no lo hará desaparecer y recomiendan informar a las familias durante el proceso de consentimiento, así como desarrollar protocolos que permitan evaluar los múltiples casos posibles.

Investigación original: Wright CF, et al.  When genomic medicine reveals misattributed genetic relationships—the debate about disclosure revisited. Gen Med. 2018. Doi: https://doi.org/10.1038/s41436-018-0023-7

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)