Se resuelven las bases genéticas del último tipo de grupo sanguíneo

Amparo Tolosa, Genética Médica News

 

Las transfusiones de sangre no serían posibles si no se conocieran los grupos sanguíneos y las diferentes compatibilidades que hay entre los mismos. Aunque los grupos sanguíneos más conocidos son los correspondientes al sistema ABO y Rh, en la actualidad hay reconocidos muchos más: la Sociedad Internacional de Transfusiones de sangre considera  un total de 36 sistemas diferentes, que incluyen más de 300 antígenos diferentes, la mayoría de los cuales han sido caracterizados.

 

Las transfusiones de sangre no serían posibles si no se conocieran los grupos sanguíneos y las diferentes compatibilidades que hay entre los mismos. Imagen: National Institute of Health.

 

El grupo sanguíneo Xg,  caracterizado por la presencia de antígenos Xg en la superficie de los eritrocitos, es uno de los dos únicos grupos sanguíneos cuyos genes responsables están localizados en el cromosoma X. Su descubrimiento se produjo en 1962, y el gen responsable, XG, se identificó en 1994. Sin embargo, su base genética no ha sido detallada hasta ahora. Un equipo de investigadores de la Universidad de Lund acaba de describir un polimorfismo responsable de la síntesis del antígeno Xg, lo que ha llevado a que más de 60 años después de la identificación del sistema sanguíneo sea por fin posible estimar la presencia o ausencia de los antígenos mediante un análisis genético. “Nos divierte resolver viejos misterios en los que otros han fallado, por lo que combinamos análisis informáticos con experimentos de laboratorio”, señala Martin Olsson, profesor en la Universidad de Lund y director del estudio.

Para resolver el problema, en primer lugar, el equipo analizó las frecuencias de múltiples variantes genéticas localizadas en la región genómica del gen XG y determinó cuáles de ellas se adaptaban más a la distribución de frecuencias del alelo responsable de la expresión del antígeno Xg. De este modo identificaron un polimorfismo de un único nucleótido (SNP), localizado en la región reguladora de la expresión del gen,  que mostraba una elevada correlación con las frecuencias de antígeno en las diferentes poblaciones humanas.

A continuación, el equipo llevó a cabo diversos análisis de expresión en los que determinaron que el polimorfismo, denominado rs311103, modifica el sitio de unión de un factor de transcripción a la zona reguladora de la expresión del gen XG. Concretamente, el alelo C del polimorfismo rs311103 impide la unión del factor de transcripción GATA y reduce la producción de ARN mensajero de XG, con la consiguiente reducción de la expresión del gen.

Con el objetivo de confirmar la identificación del responsable genético de la producción de los antígenos Xg, los investigadores utilizaron el análisis del polimorfismo Rs311103 para predecir el grupo sanguíneo Xg en 158 donantes de sangre. De este modo encontraron que, si bien es posible determinar el grupo sanguíneo a partir del análisis genético en las muestras obtenidas de mujeres, las características especiales del gen XG limitan la predicción del grupo sanguíneo en algunos de los varones.

El sistema Xg es muy interesante. Parte del gen XG, los tres primeros exones, está localizado en la región cromosómica que comparten los cromosomas X e Y. El resto de exones existe únicamente en el cromosoma X. Además, es uno de los pocos genes que escapa a la inactivación del cromosoma X, por lo que las mujeres tienen dos copias activas y los hombres únicamente una. El polimorfismo  rs311103 se encuentra en la región compartida por los cromosomas X e Y lo que complica la predicción del grupo sanguíneo Xg.

Los investigadores encontraron que todas las mujeres con fenotipo negativo para la expresión del antígeno eran homocigotas para el alelo C. Sin embargo, en el caso de los varones, la localización del gen complicó poder realizar predicciones. Si bien todos los que dieron negativo en las pruebas serológicas eran portadores de al menos un alelo C, y todos los que dieron positivo eran portadores de al menos un alelo G, no fue posible predecir el grupo sanguíneo a partir de un genotipo de heterocigoto.  El polimorfismo rs311103 funciona en hemicigosis (el gen XG está truncado en el cromosoma Y)  lo que en la práctica se traduce en que solo es efectivo uno de los dos alelos, el C o el G. Así, no es posible saber con un análisis genético cuál de los dos está activo y por tanto, obtener un genotipo de heterocigosis no permite predecir qué grupo sanguíneo Xg tendrá el portador.

 

grupo sanguíneo xg

Determinación del grupo sanguíneo Xg a partir del análisis genético. En el caso de los varones heterocigotos para el polimorfismo no es posible obtener qué grupo sanguíneo Xg tendrán, ya que la determinación del genotipo no indica cuál de los dos alelos está activo.

 

Los anticuerpos anti-Xg son extremadamente poco frecuentes, por lo que se considera que no tienen relevancia para las transfusiones. No obstante, debido a que Xg  es uno de los pocos grupos sanguíneos cuyos genes responsables están localizados en el cromosoma X puede ser interesante para los bancos de sangre. Esta característica además, permite que sea de utilidad en los estudios de ligamiento del cromosoma X.

Investigación original: Möller M, et al. Disruption of a GATA1-binding motif upstream of XG/PBDX abolishes Xga expression and resolves the Xg blood group system. Blood. 2018. DOI: http://dx.doi.org/10.1182/blood-2018-03-842542

Fuente: Researchers crack the code of the final blood group system. https://www.lunduniversity.lu.se/article/researchers-crack-the-code-of-the-final-blood-group-system

 

 

 

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Normas de uso

La Revista Genética Médica permite realizar comentarios sobre su contenido para favorecer la participación de los lectores, con el objetivo de ofrecer una plataforma de debate y discusión sobre los temas tratados.

El contenido de Genética Médica es de carácter general y tiene una finalidad informativa. La mención de cualquier método, terapia, tratamiento o servicio no debe ser considerado una garantía para su utilización. Determinar el adecuado tratamiento para un paciente es responsabilidad de los médicos y facultativos. La información proporcionada en Revista Genética Médica ha sido diseñada para apoyar, y en ningún caso reemplazar, la relación que existe entre un paciente y su médico.

Para asegurar que todos los lectores tienen una buena experiencia, la Revista Genética Médica solicita que los comentarios sigan unas normas básicas. Los comentarios son evaluados antes de su publicación y moderados por los miembros de la Oficina Editorial de Revista Genética Médica diariamente. Cualquier comentario que no cumpla los principios indicados no será publicado.

Los comentarios están abiertos al público general por lo que los lectores deben considerar que su contenido no necesariamente ha sido realizado por un profesional médico.

Los usuarios tendrán en cuenta que los comentarios serán públicos y cualquier persona con acceso a internet podrá verlos. Los usuarios pueden publicar información personal propia (teniendo en cuenta que será pública) pero no la de otras personas. Los comentarios no podrán ser modificados.

Los principios seguidos para la publicación de comentarios serán:

  • Todos los comentarios que contribuyan a enriquecer el contenido y calidad de los contenidos de Revista Genética Médica serán bienvenidos. Los usuarios se comprometen a proporcionar información veraz y contrastable. Cada usuario proporcionará referencias y/o enlaces que justifiquen sus afirmaciones sobre medicina y salud, siempre que no se trate de una experiencia personal vivida por él mismo.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • En caso de mencionar publicaciones científicas o datos específicos, se citarán las fuentes que en el comentario.
  • Sólo se aceptará la presencia de enlaces en los comentarios cuando su contenido cumpla los principios de publicación de comentarios y estén relacionados con el tema.
  • No se aceptarán comentarios difamatorios o falsos, insultos, amenazas, o ajenos al tema del que trate el artículo. En la misma línea no se aprobará la publicación de comentarios con contenido xenófobo, racista, sexista, homófobo o discriminatorio hacia cualquier religión o colectivo.
  • Los mensajes escritos al completo en mayúsculas no serán aceptados.
  • Mensajes publicitarios, o de cuestiones no relacionadas con el tema del artículo no serán aprobados para su publicación.

Si te ha gustado el artículo, suscríbete ahora de forma gratuita a la Revista Genética Médica y recíbela cada 2 semanas.

(function() { if (!window.mc4wp) { window.mc4wp = { listeners: [], forms : { on: function (event, callback) { window.mc4wp.listeners.push({ event : event, callback: callback }); } } } } })();


He leído y acepto la política de privacidad. (Recibirás Genética Médica News en PDF cada 2 semanas en tu correo, así como los números de la revista Genética Médica y Genómica. Nuestros suscriptores también reciben cualquier novedad en cuanto a nuestros programas formativos, jornadas gratuitas y eventos en el área de la Genética Médica y Genómica.)